Murió Marie Fredriksson, la cantante de Roxette

Marie Fredriksson, la cantante del duo sueco Roxette, tenía 61 años
Marie Fredriksson, la cantante del duo sueco Roxette, tenía 61 años Fuente: Archivo
Martín Artigas
(0)
10 de diciembre de 2019  • 09:23

Marie Fredriksson, integrante del dúo sueco Roxette, murió a los 61 años. Así lo confirmó la familia de la cantante a través de un breve comunicado difundido por distintos medios del país escandinavo.

"Con gran tristeza tenemos que anunciar que uno de nuestras artistas más grandes y queridas se ha ido. Marie Fredriksson murió en la mañana del 9 de diciembre, como consecuencia de complicaciones derivadas de su enfermedad", escribió la familia de Frediksson, en referencia al tumor cerebral que se le descubrió en 2002.

Además, se hizo saber que el sepelio de la cantante se llevará adelante de manera privada, y solo participarán de su despedida los amigos y familiares más cercanos.

Fredriksson estaba en pareja desde 1991 con el tecladista Mikael Bolyos y era madre de dos hijos, Inez Josefin y Oscar.

"El tiempo pasa tan rápido. No pasó tanto desde que pasamos días y noches en mi pequeño departamento compartiendo sueños imposibles. ¡Y qué sueño eventualmente pudimos hacer realidad! Me siento honrado de haber conocido tu talento y generosidad. Todo mi amor va para tu familia. Las cosas nunca volverá a ser iguales", escribió en su cuenta de Twitter Per Gessle, el cantante, guitarrista y compositor con el que Fredriksson supo integrar Roxette.

La protagonista de un fenómeno pop

Nacida en la ciudad de Össjö, en Suecia, Fredriksson se inició en la música junto a la banda punk Strul, a fines de los 70. Tras la disolución del grupo, comenzó a trabajar como solista y llegó a publicar tres discos antes de unirse artísticamente a Gessle para conformar así el dúo Roxette.

Por sugerencia de un directivo de EMI, Fredriksson y Gessle comenzaron a escribir canciones en inglés, sin saber que muy pronto se convertirían en un fenómeno pop a nivel global. Su álbum debut, Pearls of Passion (1986) tuvo una buena repercusión en Suecia, pero no llegó a lanzarlos internacionalmente. Lo mismo pasó en un primer momento con su segundo trabajo en conjunto, Look Sharp! (1988), que demoró en abrirse camino en los charts estadounidenses pero finalmente lo consiguió con hits como ""Dressed for Success", "Listen to Your Heart" y "The Look".

Roxette - It muts have been love - Fuente: YouTube

04:15
Video

Poco tiempo después, Roxette sumaría otro éxito a nivel mundial con la inclusión de su balada "It must have been love" en la banda sonora de la película Mujer bonita, de 1990. Para entonces, la banda se encontraba trabajando en el que sería su tercer y más exitoso disco, Joyride (1991), que llegó a vender 11 millones de copias a nivel mundial y los trajo por primera a la Argentina.

Fue durante esa gira, en Australia, cuando conoció a quien se convertiría en su esposo, el músico Mikael Bolyos. "Si no nos hubiéramos conocido, no sé si hubiera podido continuar en Roxette mucho más tiempo. No pude manejar el lado personal de la vida en una gira. Estaba pasando mucho tiempo en bares, bebiendo demasiado. Estuve triste muchas veces y tuve dificultades con la prensa, cuando siempre tenía que ser amable y decir las cosas correctas, siempre tener que estar disponible para todos, siempre sonreír y ser feliz. Marie Fredriksson, la artista, había crecido en estatura, a expensas de Marie, la persona privada. Tenía cada vez menos espacio para ser yo misma. Y cuando era yo misma, me sentía insegura, pequeña y perdida", aseguró la cantante años después.

En 1992, la banda publicó Tourism, un disco que mezclaba nuevas canciones con cortes en vivo de sus más grandes éxitos, y en 1994 volvieron al ruedo con Crash! Boom! Bang!, que vendió unas 6 millones de copias en todo el mundo.

Decidida a tomarse un respiro en medio de la enorme trascendencia internacional que había alcanzado junto a Roxette, Fredriksson continuó trabajando en proyectos en paralelo con otros músicos suecos. No fue hasta 1998 que volvió a encontrarse con Gessle para meterse en un estudio y grabar Have a Nice Day (1999), disco que no llegó a la marca de sus predecesores pero los trajo de regreso a las listas.

En Argentina: Fredriksson junto a Per Gessle, en 1999, durante la presentación de su disco Have a Nice Day
En Argentina: Fredriksson junto a Per Gessle, en 1999, durante la presentación de su disco Have a Nice Day Fuente: LA NACION

El infierno de Marie

Poco después de publicar Room Service (2001), Fredriksson sufrió un desmayo que la hizo darse cuenta que algo no estaba bien. "Fue el 11 de septiembre de 2002 cuando comenzó el infierno", recordó en la biografía Liste to my heart, publicado en junio de este año. Allí, la cantante dio detalles de cómo reaccionó cuando le diagnosticaron un tumor cerebral y cómo fueron las intervenciones y tratamientos que llevó adelante para luchar contra la enfermedad.

Entre las secuelas con las que tuvo que lidiar, la artista enumeró pérdida de visión, pérdida de estabilidad, dificultad para recordar palabras e incapacidad para escribir. "A pesar de lo perdida que me he sentido en la vida, siempre he experimentado una fuerza enorme al cantar. Eso es lo que no me puede arrebatar nadie. Mi voz nunca me ha fallado", asegura en el libro.

A modo de terapia, Fredriksson decidió volver al estudio para componer y reconectarse con la música. Durante ese periodo editó dos discos: The Change (2004) y Min bäste vän (2006).

En 2009, la cantante participó como invitada de un show de Gessle y la chispa volvió a encenderse. El dueto empezó a trabajar en el que sería su octavo disco ( Charm School, de 2011) y poco tiempo después se embarcó en una gira internacional que los trajo nuevamente a la Argentina, con dos presentaciones en el Luna Park y una en el Orfeo de Córdoba.

Roxette - "It just happens" - Fuente: YouTube

03:46
Video

Decididos a seguir adelante con Roxette, grabaron dos discos más, el último de ellos, Good Karma, editado en 2016. Para promocionar este trabajo, el dúo organizó una gira por Europa, con la que también celebrarían sus 30 años. Sin embargo, el tour debió ser cancelado por consejo de los médicos de Fredriksson, quienes consideraron que la cantante se encontraba demasiado débil como para afrontar ese nivel de compromiso.

"Lamentablemente, mis días de gira han terminado. Quiero aprovechar esta oportunidad para agradecer a nuestros maravillosos fanáticos que nos han seguido en nuestro largo y sinuoso viaje", escribió ella en sus redes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.