Nuevo disco: Bandalos Chinos busca respuestas en tiempos de paranoia

Bandalos Chinos abraza el rock nacional de estadios en Paranoia Pop, el disco que grabaron en enero en Sonic Ranch, Texas
Bandalos Chinos abraza el rock nacional de estadios en Paranoia Pop, el disco que grabaron en enero en Sonic Ranch, Texas Crédito: Nora Lezano
Emilio Zavaley
(0)
16 de octubre de 2020  • 15:17

Bandalos Chinos - 'Paranoia pop'

Independiente - 3 estrellas

Paranoia pop, el disco que Bandalos Chinos editó este mes, suena inevitablemente atravesado por el contexto. Fue grabado en Sonic Ranch, el estudio de Texas, en enero, otra vez con la producción de Adán Jodorowsky como en BACH, mientras la gente circulaba por el mundo sin restricciones ni barbijos y la banda planeaba sus giras por algunos países del continente para el resto del año. La mezcla, en cambio, se hizo en París, durante la post cuarentena europea, varias semanas después de lo programado. Son dos escenarios muy diferentes que parecen convivir en sus diez canciones, aunque una pandemia no estuviera en los planes de nadie cuando las compusieron.

Si crecieron bajo la influencia de Luis Alberto Spinetta y un nombre recurrente para encorsetar el sonido de sus discos anteriores es Virus, en el primer single del álbum, "Mi manera de ser", juegan con el imaginario del rock nacional de estadios, a partir de un teclado Yamaha CP80 que suena en la intro entre palmas. Pero en el tema que abre y le da el nombre al disco la referencia es mucho más directa: Bandalos Chinos toma el diálogo de la guitarra funkera y el bajo rebelde y groovero de "Fanky" de Charly García y de "Lo que sangra" de Soda Stereo. Con Louta como invitado, en la letra plantea la pregunta que atraviesa al grupo después del crecimiento tras su disco anterior: ¿qué pasa en la vida de un músico cuando la empieza a pegar, cuando en el fondo siguen siendo el mismo grupo independiente pero con una estructura más grande y giras más extensas? Ahora, todo eso suena a un mundo prácticamente olvidado.

Igualmente no hay pista de aplausos -ni de gritos de fans, como en "El ídolo"- que alcance para acercarse a la experiencia de un show en vivo. Por eso el extremo más lento del disco es el que mejor marida con la actualidad. Debajo del arreglo de cuerdas, "Sin señal" tiene información más rica capaz de destrabar los días anodinos de los últimos meses. "Tengo el día entero y solo pienso en dormir/ A pesar de toda esta locura", canta Goyo Degano en "La herida". También parece describir la vida en cuarentena, pero no: el delicado piano de Salvador "Chapi" Colombo crea el clima perfecto para la canción de ruptura del álbum.

En "AYNMG" empiezan a tomar posición combativa -"Si tu idea de paz tiene palos y gas/ ¡Tengo que cantar!"-, y "Los puntos" es un final inesperado, pero no por eso menos agradable. Es un viaje a la intimidad del estudio arriba de unas guitarras clásicas y las voces de Goyo, el mexicano David Aguilar y la colombiana Tei Shi alrededor de un micrófono. Sentir esa unión puede hacer que te olvides de todos estos meses de distanciamiento social.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.