Anécdota retro: el día que Luisana Lopilato tuvo que ir a buscar a su hermano a un hospital