Daniel Radcliffe confesó sentirse “avergonzado” por su trabajo en Harry Potter