El descargo de Gimena Accardi ante las críticas por su cuerpo: "El mío es un cuerpo real"

Crédito: Instagram
(0)
3 de diciembre de 2018  • 19:21

Las redes sociales son una vidriera en donde los famosos muestran su día a día. Sin embargo, las imágenes no solo llegan a aquellos que los quieren y admiran, sino a otras personas que no tienen reparos en criticarlos vilmente. En esta oportunidad, Gimena Accardi se cansó de los duros comentarios contra su cuerpo y decidió publicar un fuerte descargo.

"Cada vez que subo una foto medio en bolas, me asustan algunos muy pocos comentarios agresivos (por suerte siempre recibo muuuucho amor), así que siento la necesidad de escribir esto", comenzó redactando la actriz. "Tengo 33 años, mido 1.58, peso 47kg. Jamás tuve problemas alimenticios, ni de salud. Cuento con un cuerpo pequeño que ama comer de todo. Nunca hice dietas, no se qué es una caloría, amo las harinas, los chocolates y mato por el dulce de leche. Me encantaría ser vegetariana, pero la hamburguesa me puede, y la milanesa con fideos me parece una obra de arte. Siempre estoy pensando en algo rico para comer y si es una buena picada y luego un asado con amigos, mejor".

Ver esta publicación en Instagram

.•domingoL•. . @sweetvictorian by @merydelcerrok

Una publicación compartida por Gimena Accardi (@gimeaccardi) el

"Genéticamente siempre fui flaca y pequeña, no voy al gimnasio ni hago deportes. Sólo hago yoga, para calmar mi mente y conectarme con mi cuerpo y alma. Sólo para eso", continuó escribiendo la esposa de Nicolás Vázquez. "No tengo cirugías estéticas porque me da pánico entrar a un quirófano, y porque acepto mi cuerpo tal cual es. Todos los años me hago los chequeos correspondientes y gracias a Dios gozo de excelente salud... No me molesta entrar corriendo al mar a las 12 del mediodía, porque la felicidad de nadar no se compara con la mirada negativa del resto. Éste, el mío, también es un cuerpo real. Entonces bien, esos pocos comentarios que me dejan a veces, hablan de ustedes mismos, de su poca aceptación hacia ustedes, y lo proyectan en la foto de otro. Por eso escribo esto. Para que se amen tal cual son, si hay buena salud, nada más importa. Acéptense primero ustedes, para después, poder aceptar al otro", culminó.

Ver esta publicación en Instagram

Cada vez que subo una foto medio en bolas, me asustan algunos muy pocos comentarios agresivos (por suerte siempre recibo muuuucho amor), asique siento la necesidad de escribir esto. Tengo 33 años, mido 1.58, peso 47kl. Jamás tuve problemas alimenticios, ni de salud. Cuento con un cuerpo pequeño que ama comer de todo. Nunca hice dietas, no se qué es una caloría, amo las harinas, los chocolates y mato por el dulce de leche. Me encantaría ser vegetariana, pero la hamburguesa me puede, y la milanesa con fideos me parece una obra de arte. Siempre estoy pensando en algo rico para comer y si es una buena picada y luego un asado con amigos, mejor. Genéticamente siempre fui flaca y pequeña, no voy al gimnasio ni hago deportes. Sólo hago yoga, para calmar mi mente y conectarme con mi cuerpo y alma. Sólo para eso. No tengo cirugías estéticas porque me da pánico entrar a un quirófano, y porque acepto mi cuerpo tal cual es. Todos los años me hago los chequeos correspondientes y gracias a Dios gozo de excelente salud. Amo mis pequeñas tetas, que van completamente acordes a este cuerpo. No me molesta entrar corriendo al mar a las 12 del mediodía, porque la felicidad de nadar, no se compara con la mirada negativa del resto. Éste, el mío, también es un cuerpo real. Entonces bien, esos pocos comentarios que me dejan a veces, hablan de ustedes mismos, de su poca aceptación hacia ustedes, y lo proyectan en la foto de otro. Por eso escribo esto. Para que se amen tal cual son, si hay buena salud, nada más importa. Aceptense primero ustedes, para después, poder aceptar al otro.

Una publicación compartida por Gimena Accardi (@gimeaccardi) el

Esta no es la primera vez que la actriz usa las redes sociales para descargarse y contar experiencias personales. En junio publicó una carta a favor de la despenalización del aborto, en donde contaba sus ganas de ser madre y por qué su deseo personal no tiene nada que ver con el apoyo a la causa. "Perdí un embarazo de 13 semanas y lloré durante meses. Porque PARA MÍ, eso que estaba en mi panza, era un bebé desde el momento en que me dio positivo el test", había revelado.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.