El emotivo recuerdo de Verónica Perdomo y de su madre, a diez años del accidente cerebral

Verónica Perdomo y su mamá, en Incorrectas
Verónica Perdomo y su mamá, en Incorrectas
(0)
15 de julio de 2019  • 18:50

"Todos los años festejo esta nueva oportunidad que me dio la vida", dijo Verónica Perdomo entrevistada por Moria Casán en Incorrectas, por América. Es que se cumplen 10 años del ACV que sufrió y que la tuvo en coma y al borde de la muerte. Tuvo que aprender nuevamente a caminar, a hablar, a comer. "Lo bueno de estar acá es que van a tener que usar su cerebro chicas, porque el mío no funciona", les dijo a las panelistas de Moria, para aclarar que aún confunde muchas palabras.

"Ahorraba mucha plata y terminé gastándola en mi recuperación, en el Fleni. Estaba pasada, trabajaba mucho, me había separado y no vivía la vida. Lo único que hacía era trabajar. Quizá si hubiese estado más relajada y disfrutando, no hubiese tenido el ACV", contó Verónica. Y recordó el día que sufrió el derrame cerebral.

"Estaba trabajando en Chile ese día. Tenía fiebre hacía dos días y en una escena que estaba grabando tenía que ducharme. Sentí el agua muy fría y, de pronto, sentí que me iba a morir y quise volver a mi país. Me fui al avión, pensé en dormir porque estaba muy cansada. Y nunca más me desperté. Creo que parte del cerebro dejó de funcionar. No me acuerdo nada pero me dijeron que me mi exmarido me fue a buscar. Le dijeron que tenía gripe A, me llevó a casa. Me sentía muy mal. Pero de esto no me acuerdo nada de nada. Tenía un fuerte dolor de cabeza. Dejó de funcionarme el hemisferio izquierdo. Creyeron que era la vista. Pero no. Pensaron que en tres días iba a estar bien, pero la droga que me dieron me hizo mal", agregó Verónica.

"La vida me dijo: pará un poco y disfrutá", contó Perdomo en una emotiva entrevista con Moria Casán

05:50
Video

"La vida me dijo: pará un poco y disfrutá. Perdí a mi papá cuando yo estaba en recuperación y a mi hermano al año siguiente", contó luego. La entrevista se volvió cada vez más emotiva y Moria invitó a entrar a la mamá de Veróncia, quien contó su propia experiencia. "Recuerdo que, como mamá, yo quería estar en lugar de mi hija y mi marido me dijo que era él el que tenía que estar en lugar de Vero. Y se murió dos semanas después. En otras religiones se podría pensar que fue una vida por otra. Mi marido tuvo un derrame como el de Vero, pero en la panza. Estuvo dos semanas con su hija día y noche en el Fleni, antes de morir. Fue como una despedida. Después de cinco días le dijeron a Vero que se había muerto su papá. Ella nos contó que había tenido una visión. Estaba en una habitación y vio a un hombre muerto. Algo va a pasar decía ella. Y dos semanas después murió el papá".

Finalmente, Verónica contó que había tenido un sueño mientras estaba en coma. "Estuve casi muerta porque además del ACV tuve una trombosis en los pulmones. Me vi muerta. Era como un teatro, vi una luz, estaba feliz, viendo qué pasaba entre bambalinas. Y de repente una chica me cerró la puerta y no me dejó entrar".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.