srcset

Entrevistas

Alejandro Sanz: "Cuando me enamoro lo doy todo, siempre estoy dispuesto a ir por más"

Cindy Damestoy
(0)
18 de febrero de 2020  • 00:24

"Eso de ser artista, mi niño, es para uno en un millón", le decía María Pizarro a su hijo, Alejandro Sanz , cuando tenía 6 años. En aquél entonces el pequeño que se convertiría en un gigante de la música se cuestionaba tímidamente en sus pensamientos: "¿Y si yo pudiera ser ese uno en un millón?". La gran inspiración del cantante estaba en su propia casa: su padre, Jesús Sanchéz, un músico que recorría miles de kilómetros con su grupo Los tres de la bahía . Así, el legado artístico circulaba por las venas de "Alejandrito", quien cada día intentaba aprender nuevos acordes imitando a su papá. Era tanta su pasión por la guitarra, que empezaba a practicar a las 6 de la mañana y nadie conseguía sacarlo de su habitación.

Una vez aquella guitarra se rompió, pero él emparchó el hueco que tenía el instrumento con las páginas de una revista y siguió tocando. Así empezó la ilusión de ser cantante: un sueño que nacía de su alma, y causaba un gran temor en su madre. Ella no quería que su hijo transitara la complicada vida de artista que tenía su marido. Sin embargo, Sanz peleó hasta convencerla de que recorrería ese camino, por más duro que fuese.

Trailer del docuemental Sanz: Lo que fui es lo que soy - Fuente: Youtube

01:50
Video

De adolescente, iba con sus amigos a un puente desde donde se veían pasar muchos autos: allí, el español que ganó la mayor cantidad de premios Grammy -28 en total- fantaseaba que cada uno de esos automóviles eran personas; cerraba los ojos y soñaba que lo aplaudían después de un gran concierto. Aquello que parecía tan inalcanzable, se hizo realidad a sus 23 años, cuando lanzó su disco Viviendo de prisa . Poco a poco, el audaz intérprete comenzó a conquistar el corazón de sus fanáticas. En los tiempos en que sus hits "Se le apagó la luz" y "Los dos cogidos de la mano" posicionaban su álbum como uno de los más vendidos en España, el cantante era furor por su "récord de desmayos" . En cada recital las adolescentes se desvanecían cuando él aparecía en el escenario.

"El mayor premio para mí es que miles de personas se pongan a cantar mis canciones en un estadio. Si se las aprenden y las entonan con tanto sentimiento, significa que logré transmitirles algo, y eso es pura magia", le confiesa el cantante en diálogo telefónico con LA NACION .

Actualmente Sanz está de gira, razón por la cual pronto llegará a Buenos Aires, ya que el 22 de febrero se presenta en el Hipódromo de Palermo , en donde ya colgó el cartel de " sold out" para su especial cita con sus fanáticas argentinas.

-La tapa de #ElDisco generó muchas interpretaciones por la pintura roja que chorrea de tus manos, ¿cuál es el significado real?

-Se ha dicho de todo sobre esa tapa, quise plasmar a la música con esa pintura roja brillante, porque ella está ahí, palpitante, asomando desde el fondo blanco y el traje negro que yo llevo puesto. También es una gran metáfora: la música me conecta con el suelo, emana de adentro mío y se me escurre de los dedos como se me escapan las canciones. Pintar es mi otra gran pasión. A veces cuando estoy cansado de componer pinto un cuadro y siento que mis oídos se renuevan. Por eso decidí expresarme a través del arte y juntar mis dos pasiones.

La tapa de El Disco, el nuevo álbum de Alejandro Sanz
La tapa de El Disco, el nuevo álbum de Alejandro Sanz Crédito: Instagram

-En las redes sociales asociaban el color rojo directamente a la sangre, pero según lo que contás fue una forma de unir tus dos pasiones y nadie se dio cuenta...

-Exactamente. Pintar y cantar, ¿quién puede pedir más?. Creo que es lo más parecido a emocionarse: cuando escuchas un instrumento, una melodía, una canción y te transporta a otro sitio, eso es música, pero también es lo más parecido a una emoción real. No es un mensaje novedoso obviamente, porque ya lo he transmitido en mi canción "La música no se toca", pero siempre es un buen momento para poner a la música en el pedestal que se merece.

-Con tantas opciones para nombrar a un álbum, sorprendiste a todos al titularlo "El Disco", ¿cómo surgió esa idea?

-A veces lo más sencillo está delante de tus ojos y no lo ves. En estos tiempos hay mucha parafernalia alrededor de la música, mucho Instagram, muchas imágenes con vestimentas, mucho estilismo. Pero la realidad es que no importa cuál sea el soporte en el que se escuche la música; ni en qué red social. Por más cuidado que esté el espectáculo, lo que verdaderamente importa es lo que el artista transmite con su música. Si dejara de existir el formato físico de CD en algún momento, las canciones seguirán existiendo, se harán siempre nuevas melodías, y ese es mi mensaje.

-El año pasado estuviste enfermo de neumonía y tuviste que suspender varios shows justo cuando comenzaba tu gira, ¿cómo estás hoy de salud?

-Ahora me siento muy bien. La neumonía es peligrosa porque mucha gente la tiene o la tuvo alguna vez y no lo sabe. Muchos la confunden con una gripe fuerte o un broncoespamo, y a veces puede ser tarde si no se trata a tiempo. Tuve mucha suerte esa vez, y por eso procuro llevar una vida sana y ordenada, aunque tampoco tengo una vida de monje [risas].

Apasionado por la Argentina

Alejandro Sanz se presenta en el Hipódromo de Palermo el 22 de febrero
Alejandro Sanz se presenta en el Hipódromo de Palermo el 22 de febrero Crédito: Prensa Alejandro Sanz

-Hace unos años Luciano Pereyra te acompañó en uno de tus conciertos , y él te dijo que éras "el español más argentino del mundo", ¿por qué?

-Es que siento mucho amor por la Argentina. Si tienen un embajador que los lleve en el corazón, ese soy yo. Sin dudas pertenezco a un club de fans de la Argentina [risas]. Y somos varios los integrantes: Joaquín Sabina, Imanol Arias, Juan Manuel Serrat, y tantos otros artistas españoles.

-¿Y cuándo surgió ese vínculo especial que tenés por nuestro país?

- Quedé enamorado desde la primera vez que vine. Tengo recuerdos muy bellos de su idiosincrasia, de ese arte que se respira en cada esquina, de la gente en cada lugar que visité. Pude ir a muchas provincias y quedé maravillado por el folclore, el sentido del humor, la gastronomía y tantas otras grandes cosas que ofrece la Argentina. Para un artista es una fuente inagotable de arte por donde la mires.

El amor: un sentimiento que nunca pasa de moda

Alejandro Sanz vuelve a Buenos Aires: la cita es el 22 de febrero en el Hipódromo de Palermo
Alejandro Sanz vuelve a Buenos Aires: la cita es el 22 de febrero en el Hipódromo de Palermo Fuente: EFE

Sanz se reconoce a sí mismo como un apasionado a la hora de amar y confiesa que aún sigue en la búsqueda de comprender qué es el amor: "Siempre digo que hasta que no sepa qué es el amor no voy a parar. ¿Cómo podemos explicar algo tan complejo y tan simple a la vez? Le ponemos letra, melodía y ritmo, para ver si con todos esos arreglos logramos transmitir qué es y aún así, seguirá siendo un misterio".

El artista mantiene un muy bajo perfil de su vida amorosa, pero en 2018 hizo dos grandes excepciones, en donde abrió su corazón y contó en primera persona su historia personal: en conmemoración de l os 20 años de su emblemático disco Más , estrenó el documental Sanz: Lo que fui es lo que soy -disponible actualmente en Netflix- y publicó su biografía autorizada, Alejandro Sanz #VIVE , escrita por su gran amigo, Óscar García Blesa.

En el documental de su vida, Sanz se muestra en familia con sus cuatro hijos : Manuela, de 18 años -nacida durante su matrimonio con la modelo mexicana Jaydy Michel-; Alexander de 17 [fruto de una relación extramatrimonial con la diseñadora puertorriqueña Valeria Rivera]; Dylan, de 8, y Alma, de 5, ambos nacidos de su pareja con Raquel Perera, quien era su asistente personal hasta que se enamoraron y dieron el "sí, quiero".

En noviembre último el artista anunció en sus redes sociales su divorcio de Perera, tras 12 años juntos. Después de algunos meses soltero, Sanz se dio una nueva oportunidad en el amor: los paparazzi lo fotografiaron muy apasionado en Tulúm con la artista y modelo cubana Rachel Valdés. Hoy, a sus 51 años, se reconoce como todo un romántico: "Creo que el lenguaje siempre será poco para dar a entender lo que le pasa al corazón cuando nos enamoramos. Al final, todos los artistas estamos en la búsqueda de comunicar lo que hay en esa cajita de sentimientos perdidos y encontrados".

- En el listado de tus 12 nuevas canciones hay una que destaca: "It's ok", que causó mucha ternura porque la hiciste para tu hijo Alexander...

-Sin dudas lo que simboliza esa canción es la ternura. La compuse porque era la manera de declararle mi amor a mi hijo en el idioma que mejor entendía. Es el recuerdo de cuando fui a los Estados Unidos hace 17 años y Alex era un recién nacido. Tenía todas las ganas de comunicarme con él, decirle cuánto lo quería y lo que significaba para mí. Por mucho tiempo tuvimos que lidiar con la distancia y la barrera del idioma: él hablaba perfectamente inglés y yo ni una palabra. Y ahora lo veo tan hombre y tan buen músico; es una persona de tan buen corazón. Ya habla perfectamente el español, toca el trombón, lee música, ha hecho trapp y ha estudiado jazz . Es mi orgullo.

-Tu padre era músico, tu madre cantaba siempre en tu casa, y ahora tu hijo sigue el mismo camino, ¿te sorprendió que Alexander también quisiera ser artista?

-Fue una sorpresa, sí. Se dio sin forzar nada. Pienso que lo más importante es no obligar a los hijos a repetir la carrera de los padres. O por el contrario, hay padres que son músicos que por nada del mundo quieren que sus hijos se dediquen a lo mismo, porque saben que no es fácil. Yo siento que hay que acompañarlos en sus decisiones. En la vida no hay un manual para ser feliz. No hay decisiones correctas o incorrectas; hay decisiones que convienen o no convienen según las circunstancias, pero eso solo se sabe mucho después. Mi hija Manuela por ejemplo, se quiere dedicar al mundo de la moda y se lo toma muy en serio, estudia con responsabilidad la carrera desde abajo: tiene que armar los moldes, cortarlos, confeccionar las prendas. Para mí, cuando hay pasión por lo que haces, hay más oportunidades de ser exitoso por más difícil que parezca.

-Después de 30 años en la música, ¿cómo hacés para seguir componiendo?

-Me nacen ideas de lo que vivo, de lo que sueño, de lo que me gustaría vivir; también de los momentos que quisiera olvidar, aquello que fue, aquello que no pudo ser. Después de todos los estilos musicales que tenemos a lo largo de la historia, desde los más antiguos hasta los más modernos, el método y la inspiración siguen siendo exactamente los mismos que hace 30 años: la emociones siguen siendo una gran fuente de expresión y comunicación.

Mi persona favorita, la canción de Alejandro Sanz y Camila Cabello - Fuente: Youtube

04:38
Video

- ¿Hay alguna de todas tus canciones con la que te sientas más identificado?

- "Mi persona favorita" . Canté esa canción con Camila Cabello , una gran apasionada por la música. La letra habla de todas las formas en las que podemos amar: ya sea el amor de pareja, el de la familia, el de los amigos y hasta el sentimiento pasional que nos nace por los equipos de fútbol [risas].

-Hablando justamente del amor: ¿Cómo está tu corazón en tu vida? ¿"Partío" o entero?

-Muy bien, por suerte, entero. Te digo la verdad, mi corazón sorprendentemente es uno de los músculos que mejor funciona. Soy una persona muy viva, con muchas ganas de sentir. Cuando me enamoro lo doy todo, siempre estoy dispuesto a ir por más. Me siento muy feliz.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.