Gisela Berger: "Siempre supe que iba a seguir con este embarazo, con o sin Daniel"

La semana pasada fue sola a hacerse un análisis de sangre a un conocido centro médico de Belgrano. Según contó, Adriana, su mamá, ya regresó a Córdoba porque tenía que retomar su trabajo.
La semana pasada fue sola a hacerse un análisis de sangre a un conocido centro médico de Belgrano. Según contó, Adriana, su mamá, ya regresó a Córdoba porque tenía que retomar su trabajo.
En la semana 17 de gestación, jura que nunca se volvió a encontrar con el ex gobernador bonaerense
(0)
1 de junio de 2017  • 14:36

El martes 23, a las nueve y media de la mañana, Gisela Berger (28) entró al Centro Médico Stamboulian para hacerse el Triple Screening, un análisis de sangre que analiza el estado de los cromosomas del bebé. La tristeza se reflejaba en sus ojos. Es que, como cualquier mujer en la dulce espera, hubiese preferido estar acompañada por el padre de su hijo, Daniel Scioli (60), con quien no volvió a verse desde que, a principios de mayo, abandonó Villa La Ñata, la propiedad del ex gobernador de Buenos Aires. Aunque el primer shock quedó atrás –Gisela descubrió chats íntimos entre Scioli y la ex conejita de Playboy Sofía Clerici–, la modelo sigue sin entender cómo aquel hombre del que se enamoró en noviembre de 2016 pudo haberla traicionado. “Él me dijo que quería formar una familia porque, por un lado, con Karina nunca había podido tener hijos y, por el otro, reconoció a su hija (Lorena) a los 16 años, y esto era lo que le faltaba”, le dijo Berger a la conductora Pamela David cuando, a través de WhatsApp, le preguntó cómo la había conquistado Scioli.

Mientras transita la semana 17, Gisela asegura que su estado de salud es débil. Por consejo de su médica de cabecera, una semana atrás, se había dado una inyección de hierro en una farmacia como parte de un tratamiento por su recurrente anemia. Si bien Adriana, su mamá, la acompañó durante varios días tras el escándalo, tuvo que retomar su trabajo en Alicia, el pueblo cordobés de donde los Berger son originarios, a 540 kilómetros de Buenos Aires. Por estos días, la modelo pasa sus días sola en su departamento de Palermo. “Estoy muy sensible, necesito a la gente que me quiere. Por eso, en algún momento, voy a viajar a mi pueblo”, confesó a ¡Hola! Argentina. Según cuenta, las pocas veces que Scioli se atrevió a comunicarse con ella fue a través de mensajes de texto y le volvió a pedir disculpas, pero jamás intentó un acercamiento. Por eso, mientras tanto, Gisela se maneja con sus ahorros y asegura que si su ex pareja no la acompaña en la crianza de su hijo será una mamá soltera: “Siempre supe que iba a seguir con este embarazo, con o sin Daniel”.

  • Texto: Paula Galloni
  • Fotos: Juan Ignacio Roncoroni

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.