Joaquin Phoenix y Rooney Mara: la historia de un gran amor con sabor a recompensa

Rooney Mara y Joaquin Phoenix se conocieron en el set de la película Her y se volvieron inseparables
Rooney Mara y Joaquin Phoenix se conocieron en el set de la película Her y se volvieron inseparables Crédito: The Grosby Group
Paola Florio
(0)
23 de octubre de 2019  • 00:53

Joaquin Phoenix es un extraordinario actor, eso no es un descubrimiento: sus interpretaciones siempre dan cuenta de eso. Pero sobre todo, es un resiliente, porque su gran batalla no fue conseguir buenos papeles en la pantalla grande, sino más bien, como le sucede a su flamante personaje en Guasón, salir airoso de todos los obstáculos que aparecieron desde que llegó a este mundo.

"Amo mi vida", dijo hace unas semanas en una entrevista a Vanity Fair, en la que por primera vez habló de su infancia, de sus dolores, de su preparación para su protagónico en la película de Todd Phillips que hoy rompe récords, de lo mucho que le costaba entrar y salir de los personajes sin que ellos dejen secuelas negativas en su vida.

Trailer de Guasón, de Todd Phillips - Fuente: YouTube

02:37
Video

Su flamante papel va en la línea de varios personajes que Phoenix ha interpretado en su carrera. En Nunca estarás a salvo (2017) fue un sicario que mata a hombres millonarios que violan a niñas menores de edad; en Her (2013) se puso en la piel de un depresivo solitario que se enamora del sistema operativo de su computadora; en The Master (2012) fue un devoto desquiciado de un líder religioso; en I'm still here (2010) le hizo creer al mundo entero que abandonaba la actuación para dedicarse al rap; y en Todo por un sueño (1995) fue un adolescente obsesionado y dispuesto a matar por amor.

Pero cada personaje dejaba secuelas y lo sumergía más en su adicción al alcohol. Además de emprender un largo tratamiento psiquiátrico, Phoenix encontró en el amor de Rooney Mara la contención necesaria para volver a asomar en la superficie y entregar una actuación tan potente que hoy hace hablar al mundo.

Una infancia nómade

Joaquin Rafael Bottom nació el 8 de octubre de 1974 en San Juan, Puerto Rico. En ese entonces sus padres Arlyn y John, que eran hippies y pertenecían a la secta religiosa Los hijos de Dios, recorrían toda América como evangelizadores. Como no tenían un trabajo fijo, pedían dinero para comer y hacían trabajar a sus hijos mayores, River y Rain, que actuaban en la calle cantando y tocando la guitarra, intentando ganar algunas monedas aprovechándose de su talento nato (años después, River se erigiría como una joven promesa de la actuación y Rain sería una cantante exquisita).

Joaquin junto a su hermano mayor, River Phoenix
Joaquin junto a su hermano mayor, River Phoenix Crédito: ScreenRant

Pronto sus padres comenzaron a desencantarse del grupo sectario, que se caracterizaba por promover el amor libre y la práctica del sexo entre todos sus miembros, incluso con los niños. Tiempo más tarde, River confesaría en una entrevista que tuvo su primer contacto sexual a los cuatro años.

Por ese entonces, la familia juntó sus pocas pertenencias y junto a sus cuatro hijos (River, Joaquin, Rain y Liberty, porque Summer aún no había nacido), partieron desde Venezuela hasta Miami, en busca de una nueva vida. Fue en ese viaje en un buque de carga que sucedió un episodio que marcó la vida de la familia para siempre: vieron con espanto cómo la tripulación azotaba peces contra el suelo para luego comerlos. En ese momento, cuenta el actor, se dio cuenta que los pescados que había comido "habían sido torturados", y esa imagen marcaría su vida para siempre.

"Eso fue tan violento, tan intenso. Todavía tengo el recuerdo vivo con la cara de mi madre, tratando de justificarnos, mientras le gritábamos: '¿Cómo pudiste no decirnos esto?", recuerda el actor. Luego de ese episodio, toda la familia se hizo vegana. También contó sobre sus intentos por dejar de fumar, que viene haciéndolo desde adolescente: se sometió a hipnosis y estuvo un tiempo sin cigarrillos, pero pronto recayó. "Como realmente saludable, no me gusta la comida chatarra ni los alimentos procesados. Pero todavía puedo comer unas papas fritas o un maldito sándwich", contó en la nota.

Una vez en los Estados Unidos, cambiaron su apellido, Bottom, por el de Phoenix, como el ave que resurge de sus cenizas. Todo un símbolo.

Su mochila más pesada

Su madre consiguió un trabajo en la NBC como secretaria de un agente infantil, lo que permitió que River consiguiera sus primeros papeles en publicidades y películas (como por ejemplo, en Cuenta conmigo) y su familia saliera de la pobreza. Pero la felicidad no duró demasiado para esta castigada familia, y para Joaquin vendría el golpe que lo marcaría para siempre: su hermano River, su referente en la vida y en la actuación, moría a los 23 años por una sobredosis, frente a sus propios ojos.

Fue él mismo quien tuvo que marcar el 911, en un llamado que luego se hizo público en todos los medios: "Está teniendo convulsiones, en la calle Sunset y Larrabee. Por favor, vengan aquí. Creo que ha tomado Valium o algo así, no lo sé. ¡Por favor! ¡Se está muriendo! ¡Por favor!". Podría decirse que el gran revuelo que se generó alrededor de la muerte de su hermano fue lo que originó su rechazo hacia las entrevistas y su afán por mantener su vida personal al margen de la esfera pública.

Phoenix en Todo por un sueño, la película de Gus Van Sant que lo consagró como joven promesa
Phoenix en Todo por un sueño, la película de Gus Van Sant que lo consagró como joven promesa Fuente: Archivo

Luego de la muerte de su hermano, la familia se refugió de la prensa en Costa Rica, hasta que en 1995 Joaquin y su madre volaron a Nueva York para un casting de una película de Gus Van Sant. Ese film terminó siendo Todo por un sueño, con Nicole Kidman, el despegue de la carrera de Phoenix como actor. El resto es historia conocida.

Al final, hay recompensa

En el último festival de Toronto, donde recibió un galardón a toda su carrera, se despachó con una declaración de amor que sorprendió a todos: "Aquí, en algún lugar, no sé dónde, hay un sucio dragón, y me gustaría arrancarle las alas, amarrarlo con una manta y dormir con él para siempre. Te quiero. Gracias". Emocionada hasta las lágrimas se encontraba Rooney Mara y la frase aludía al papel de Lisbeth Salander que ella interpretó en Millennium: los hombres que no amaban a las mujeres, la versión cinematográfica de la popular novela de Stieg Larsson.

Los actores blanquearon su romance en el festival de Cannes de 2017
Los actores blanquearon su romance en el festival de Cannes de 2017 Crédito: Agencias

Mara y Phoenix se conocieron en el rodaje de Her y se hicieron amigos, ya que ella estaba en pareja con el director de cine Charlie McDowell. Tres años después, en 2016, se reencontraron en el rodaje de María Magdalena. Si bien en un principio, el creía que ella lo detestaba, con el tiempo descubrió que simplemente era extremadamente tímida, y en realidad la atracción había sido mutua. En 2017, blanquearían su amor en Cannes.

"Es la única chica a la que busqué en internet en mi vida", dijo Phoenix a Vanity Fair. "Fuimos amigos. Nunca había hecho algo así", señaló sobre Mara, una joven de clase alta que si bien es hija del fundador del equipo de fútbol americano, los New York Giants, ama el perfil bajo tanto como su novio.

Perfil bajo: Mara y Phoenix prefieren no hablar de su vida privada
Perfil bajo: Mara y Phoenix prefieren no hablar de su vida privada Crédito: Instagram

Desde aquella fotografía en la alfombra roja del festival francés, ella vendió su casa y se mudó al bungalow de estilo colonial donde él vivía solo (nunca se casó ni tuvo hijos) con sus perros Oskar y Soda, en Hollywood Hills. Juntos practican karate y asisten a manifestaciones por los derechos de los animales. Una pareja de lo más normal, que le dio al actor la paz y el amor que tanto necesitaba.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.