La cuarentena de Emilia Attias y el Turco Naím junto a su hija Gina: "Somos padres muy didácticos"

Emilia Attias y su hija Gina, cómplices y divertidas
Emilia Attias y su hija Gina, cómplices y divertidas Crédito: Archivo
Cindy Damestoy
(0)
7 de mayo de 2020  • 00:05

Emilia Attias y el "Turco Naím" Sibara están juntos hace casi 15 años y son padres de Gina , de 3 años. La pareja habló con LA NACION y contó cómo está sobrellevando la cuarentena en familia: "Nuestra hijita es una campeona, se la está bancando muy bien. Tratamos de ir variando las actividades, y de turnarnos, porque los dos estamos trabajando en modo home office ".

Attias y Sibara no sólo son pareja en el plano sentimental, sino que también son un excelente dúo laboral. En 2013 se animaron a incursionar en el rubro gastronómico y abrieron juntos su primer bar, Poe, en el barrio de Belgrano. Hace cuatro años decidieron hacer otra gran apuesta e inauguraron su segundo bar, Cadillach, a metros de Poe.

En tiempos de pandemia de coronavirus se vieron afectados por el cierre de los comercios y tuvieron que reinventarse para sostener sus negocios. Recientemente lanzaron la opción de delivery de comidas, y la acompañaron con algunas propuestas artísticas a través de Instagram Lives.

La actriz y conductora cuenta que a pesar de este particular presente se las ingenian para disfrutar del tiempo con su hija: "Gina nos derrite. Cada vez que Naím va a salir a la calle para ir a comprar le dice: 'Papá, ponete el barbijo porque hay un bichito y si no te va a agarrar la policía '. Es muy tierna y graciosa".

-¿Qué cosas estuvieron haciendo durante estos días de cuarentena?

Attias : -La venimos llevando bien. Hicimos cosas que nunca pensamos que íbamos a hacer: aprendimos a fabricar jabones de glicerina, cocinamos mucho, prácticamente hacemos todo casero; también descubrimos que Google te muestra animales 3D en tu casa y nos divertimos mucho.

Sibara : -Es una situación obviamente muy extraña, es difícil acostumbrarse, pero me parece que hay que verlo como una oportunidad de cambiar la forma de hacer las cosas.

-Y su hija, Gina, a pesar de que es muy chiquita, ¿entiende la situación?

Attias: :-Sí, entiende todo. Tiene mucha vitalidad, es súper expresiva, súper artista, es especial. Como todos los chicos, tiene sus días en los que siente más el encierro y yo trato de motivarla. Cuando salimos al balcón ella dibuja cómo está el clima: dibuja una nube, el sol, o la lluvia; le enseño los días de la semana y las estaciones del año. Me volví un poco pedagoga, porque pienso que si todo este año no puede ir al jardín, de alguna manera tengo que compensar.

Sibara : -La verdad es que en este momento Gina dicta los tiempos de la casa. Vivimos para cumplir sus deseos [se ríe]. Es una niña multicultural: somos una familia viajera, así que además del castellano aprende los números en italiano y en inglés y a estas alturas habla como ecuatoriana [se tientan juntos].

Una quincena de años vs. una cuarentena

Desde que se conocieron, en una cámara oculta de Showmatch , en 2006, no se separaron más. Dieron el "sí, quiero" tres años más tarde en una ceremonia íntima en Brasil y coronaron su amor con el nacimiento de su hija Gina , en 2016. Toda una quincena de años juntos, y ahora transitan una cuarentena obligatoria de 24 horas, todos los días.

- Después de tantos años como compañeros de vida, ¿cómo recuerdan su historia de amor?

Sibara: -Siempre me preguntan si es verdad lo que conté en Divina Comida , que cuando conocí a Emilia el que estaba interesado en ella era Martín Bossi , y por esos azares de la vida terminé siendo yo su pareja. Creo que nuestro romance ya es como un mito. Lo nuestro se fue dando naturalmente y no nos pesa para nada el estar ahora todo el día juntos. Formamos una familia y lo loco es que no forzamos nada, todo se nos dio.

Attias: -Nuestra relación fue bastante rápida. Fuimos novios un año y enseguida nos fuimos a vivir juntos. Fue todo muy fácil. No tuvimos que trabajar mucho para llevarnos bien, y ese puede que sea el secreto del éxito. Simplemente funcionó.

Emilia Attias y el Turco Naím en sus primeras salidas públicas, más de una década atrás
Emilia Attias y el Turco Naím en sus primeras salidas públicas, más de una década atrás Crédito: Archivo

- Desde aquél flechazo a una cuarentena juntos, en familia...

Attias: - Totalmente. Toda una vida juntos. Ayuda que nos entendemos mucho. Coincidimos en muchas cosas. Él me acompañó mucho cuando hice los viajes para el programa Resto del mundo , y en lo que no coincidimos nos damos espacio. Hay una libertad tácita en nuestro vínculo, de respetarnos. Somos de vivir la relación puertas adentro, porque el medio puede ser muy cruel si la relación se vive puertas afuera o si dejamos que nos influencien las opiniones de los demás.

Trabajo y amor: combinar sus pasiones

-¿Cómo les nació el amor por el rubro gastronómico?

Attias: - Al principio arrancamos con una biblioteca de Edgar Alan Poe. Por eso le pusimos Poe al primer bar, para que la gente lo asociara con un lugar cultural. Podían ordenar la comida, elegir un libro que les interesara y llevarlo a la mesa para leerlo. Después ampliamos el concepto y siempre decimos que es una 'planta cultural' además de una cervecería. Fue derivando hacia el estilo musical indie con bandas que venían a tocar.

Sibara: -A mí me gusta mucho decorar, y pude aprovechar eso: todas las mesas y las sillas las hicimos con nuestras propias manos. Desde soldar hasta los trabajos de carpintería y restauración, todo eso lo hicimos juntos.

-La aventura de trabajar juntos salió muy bien, entonces.

Attias: - Sí, fue una gran idea. Tengo un marido todoterreno que se pone siempre manos a la obra. También nos encanta la historia: por ejemplo, uno de nuestros bares era el estudio cinematográfico de un director argentino muy famoso, que instaló ahí su laboratorio de cine durante los años 60.

Sibara: -Imaginate cuánto extrañamos todo eso en este momento. Nos queda cerca de casa y era nuestro espacio, el lugar donde metimos todo nuestro mundo. Eran horas vitales para nosotros. Por eso ahora lo vamos a hacer de forma digital, al menos.

- ¿Vas a poner en juego tu faceta de DJ, Emilia?

Attias: - Así es. La idea es seguir siendo la comunidad de artistas que somos. Quisiéramos que a través del celular o la compu se sientan identificados con el clima de un viernes o un sábado por la noche, cuando nos encontrábamos todos.

Sibara: - Buenos Aires pierde la libertad por causas externas pero no pierde las ganas de seguir participando en el arte. Porque esta ciudad es intensa y vanguardista. Hay pocas ciudades en el mundo que consumen tanto arte.

- Habiendo conocido tantos lugares del mundo juntos eligieron vivir en Buenos Aires, ¿por qué?

Attias: - Siempre decimos con Naím que después de la cantidad de ciudades que conocimos, valoramos aún más Buenos Aires y el espíritu único que tiene. Está al nivel de muchas ciudades vibrantes, como Londres, Madrid y Nueva York.

Sibara: -Nuestra ciudad tiene mucha libertad de horarios y gran diversidad de paisajes y culturas por conocer. Me arriesgaría a decir que Buenos Aires es la ciudad que ofrece el mejor abanico de posibilidades.. Acá desde el lunes tenes opciones de todo tipo. Amamos vivir acá y tenemos fe de que vamos a salir adelante.

-Justamente muchos famosos están compartiendo sus reflexiones sobre lo que estamos viviendo, ¿qué piensan ustedes?

Sibara: -Me parece que el ser humano tiende más a sufrir por lo que le falta que por lo que verdaderamente tiene. Ese enfoque debe cambiar. Todo esto nos invita a reflexionar sobre el planeta y nuestro rol.

Attias: -Inevitablemente el contexto nos está llevando a conocernos por dentro, a conectar con la vida misma y con los vínculos. El mundo no será el mismo. Nada va a ser igual después. Lo que estamos viviendo tiene que servir de algo, y mi esperanza es que no sea en vano.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.