Lin Qi, magnate chino y productor de la nueva serie de los creadores de Game of Thrones, murió envenenado a sus 39 años