Lola Latorre: "Amo a mi papá, pero me rompió el corazón y hoy sigo enojada"

Lola Latorre: "Amo a mi papá, pero me rompió el corazón y hoy sigo enojada"
Lola Latorre: "Amo a mi papá, pero me rompió el corazón y hoy sigo enojada" Crédito: Instagram
(0)
21 de junio de 2020  • 01:49

En su primera visita a PH: Podemos Hablar, Lola Latorre conmovió a todos hasta las lágrimas al hablar de la relación que tiene con su papá, Diego Latorre, y lo difícil que fue para ella aceptar que el exjugador de fútbol le fue infiel a su madre con Natacha Jaitt y todo el escándalo mediático que se generó al respecto.

"No me quiero poner sensible. Me cuesta mucho todavía hablar de este tema, pero con todo lo que pasó con papá, con la familia.", comenzó diciendo cuando le preguntaron si se había enojado con alguien que ama. "No sé si fue enojo lo que sentí, sino una traición. Me sentí traicionada como hija".

"Papá siempre fue un ídolo para mí, y todo eso fue lo peor que me podría haber pasado. Hoy en día me cuesta un montón la relación. No tengo una buena relación con él, pero intento cada día tratar de olvidarme y superar eso que me cuesta", expresó a corazón abierto, y contó que fue Yanina Latorre quien la impulsó a salir adelante. "Mamá me enseñó a ser fuerte, ella es súper guerrera. Me enseñó que estas cosas no hay que normalizarlas, pero que a veces pasan y que él sigue siendo mi papá, que no me puedo olvidar de eso".

El amor que tiene por su padre fue lo que hizo que, con el tiempo, comenzara a perdonarlo. "Yo amo a mí papá, pero me rompió el corazón y hoy en día sigo enojada, frustrada. Hay días en que estoy re bien, lo miro, me acuerdo y digo: 'No'. Sé que es bueno dar segundas oportunidades, pero me cuesta".

La exparticipante del Bailando por un sueño recordó el momento en que el escándalo salió a la luz. "Cuando esto apareció en la tele yo tenía 17 años, estaba en el colegio y no entendía nada. Una amiga me mandó un mensaje que decía: 'Loli, cualquier cosa estamos para vos', y yo no sabía por qué lo decía hasta que puse la tele. Lo vi y le escribí a mi mamá, que no contestaba, y a mi papá, que tampoco atendía. De repente, Rose, la chica que trabaja en casa que es como de la familia, vino llorando a mi cuarto", rememoró. "Falté al colegio toda la semana y, el primer día que fui después de todo, me sentía observada. Que mis amigas me miren con compasión fue difícil".

Andy Kusnetzoff y el Coco Sily, ambos padres, intentaron consolar a Lola y le dijeron que su papá, a pesar de los errores, la amaba más que a nada. "Yo sé que soy la luz de los ojos de mi papá y que me ama, no lo dudo, pero es difícil. Sé que todos cometemos errores, pero no hay que normalizarlo".

"Para mi la palabra de mi papá siempre fue muy fuerte, me gustaban sus consejos y yo hablaba con él porque lo que me decía me llegaba más al corazón. Cuando hizo eso es como que me sentí traicionada, no sé por que. No dudo del amor que tiene por sus hijos, pero ese ídolo que yo tenía se me cayó y todavía no pude recuperar la relación que tenía con él", afirmó la joven.

"En el momento, lo primero que me agarró fue enojo, bronca. Todo lo que me pasaba por la mente se lo decía, por mensaje o en persona. Venía y, mientras desayunábamos, yo lo veía con cara de asco. Tenía mucha bronca adentro", siguió recordando. "Con el tiempo, eso se fue sanando, yo fui entendiendo muchas cosas también. Es algo que me cuesta, lo recuerdo todos los días porque todavía no se me fue ese dolor. A veces me agarran momentos de bronca, pero sé que es cuestión de tiempo".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.