Mariah Carey contó que su hermana intentó venderla a un proxeneta cuando ella tenía 12 años