Ramiro Bueno: "No recibo ni un peso por los grandes hits de mi papá"

El único hijo y heredero universal del "Potro" Rodrigo habla de todo: el recuerdo de su padre, la tensa relación con la familia Bueno y su sueño de consagrarse como actor.
El único hijo y heredero universal del "Potro" Rodrigo habla de todo: el recuerdo de su padre, la tensa relación con la familia Bueno y su sueño de consagrarse como actor. Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones
Sofía Kotler
(0)
22 de noviembre de 2018  • 18:06

Es, hasta el día de hoy, el único hijo de Rodrigo Bueno . El heredero universal de todos sus bienes. Se supone que debería ser un hombre de fortuna, pero el legado que recibió de su padre entra en una mochila: un short de boxeo que el Potro usó en su maratón de shows en el Luna Park, la camiseta de Belgrano de Córdoba firmada por los jugadores y un buzo para jugar hockey sobre hielo. No recibe regalías, ni un peso, por los grandes hits de su padre. Y, a través de los años, aprendió a vivir con el desinterés (por no decir "desprecio") de su familia paterna. Hasta los 13, su madre, Patricia Pacheco (43), lo mantuvo alejado de los periodistas. Ramiro hizo carrera en el fútbol, en las inferiores de El Porvenir, al resguardo de la fama que se devoró a su padre. Sin embargo, este año rompió el ostrascismo para producir y formar parte de la película El Potro, que cuenta la vida de su padre. Eso lo llevó a conocer un mundo de luces y sombras que también forma parte de su legado.

–¿Ser el hijo de Rodrigo, llevar su apellido, es un peso o una bendición?

–Llevo mi apellido con mucho orgullo, pero me gustaría ser reconocido por mi carrera, que recién empieza, y no por ser "el hijo de". El apellido me dio más exposición, pero es un arma de doble filo: si no estoy a la altura, voy a ser muy criticado.

–Parecés un hombre sencillo, con los pies en la tierra.

–Agradezco a mi mamá no haberme expuesto a los medios cuando era chico, porque hubiera sido otra persona. Hoy me siento muy apoyado por mis amigos y mi familia, no me olvido de dónde salí.

Como mi viejo estaba embargado, inscribió sus canciones a nombre de su hermano

–¿Escuchás los discos de tu papá?

–Ahora sí, sé todas las letras. Pero antes no podía, sentía algo raro en el pecho, escuchar sus canciones me hacía recordar que no tenía papá. Sentía el vacío. Escuchaba dos temas seguidos y me ponía a llorar. Ahora estoy contento por él, valoro la carrera que hizo, estoy orgulloso de la música que compuso y todavía me parece increíble cómo se mantiene vigente, siempre en el corazón de la gente.

"Me gustaría que los problemas que tiene la familia de mi papá conmigo los resolvamos de frente. Por ahora, me entero de lo que piensan por televisión", dice.
"Me gustaría que los problemas que tiene la familia de mi papá conmigo los resolvamos de frente. Por ahora, me entero de lo que piensan por televisión", dice. Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

–Te escucho entero. Podés hablar de Rodrigo sin quebrarte.

–Con la película aprendí a recordarlo con más amor que dolor. En el backstage sentí que todos los que estábamos ahí defendíamos una causa. Durante la filmación conocí gente que me acompañó mucho, como Rodrigo Romero (el protagonista), que nos hicimos muy amigos.

–Después del estreno, muchos criticaron cómo contaron la historia de tu padre. Como productor y dueño de los derechos de imagen de Rodrigo, ¿te arrepentís de algo?

–De nada. Sabía que algunos me iban a apoyar y otros no, es lógico. Lo hicimos con todo el amor del mundo, creo que salió una película muy buena, y prefiero quedarme con eso.

–En la película interpretás a un músico de la banda de tu papá. ¿Qué te motivó a actuar?

–Al principio, cuando me ofrecieron formar parte, tenía dudas. Yo estaba enfocado en mi carrera como futbolista y no la veía… Pero me insistieron mucho. Y cuando fui, a la tercera citación, me sentí cómodo. Me di cuenta de que me servía como una vidriera, que podía empezar una carrera como actor, y ahora tengo contrato con la productora LSA. Ya me vas a ver en televisión, si Dios quiere.

Ramiro posa con algunas de las prendas que heredó de su padre: la camiseta de Belgrano de Córdoba, club del que era fanático, firmada por todos los jugadores, el short de boxeador que usó en su maratón de conciertos en el Luna Park y una remera de hockey sobre hielo a la que le tenía gran aprecio.
Ramiro posa con algunas de las prendas que heredó de su padre: la camiseta de Belgrano de Córdoba, club del que era fanático, firmada por todos los jugadores, el short de boxeador que usó en su maratón de conciertos en el Luna Park y una remera de hockey sobre hielo a la que le tenía gran aprecio. Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

Rodrigo "El Potro" en una de sus últimas presentaciones luciendo el short de boxeo que legó a su hijo Ramiro.
Rodrigo "El Potro" en una de sus últimas presentaciones luciendo el short de boxeo que legó a su hijo Ramiro. Fuente: HOLA

Fanático de Belgrano de Córdoba, Rodrigo solía mostrar orgulloso la camiseta que todos los jugadores habían firmado para él.
Fanático de Belgrano de Córdoba, Rodrigo solía mostrar orgulloso la camiseta que todos los jugadores habían firmado para él. Fuente: HOLA

–¿La película cambió en algo la relación con tu familia paterna?

–Me hubiera gustado que las cosas que tengan para decirme me las digan personalmente y no a través de los medios. Durante los días de rodaje nadie se me acercó a preguntarme cómo era lo que estábamos produciendo ni cómo me sentía. Recién una semana antes del estreno se armó un boom mediático que los medios aprovecharon al máximo, y después del estreno apareció gente que nunca había visto a dar opiniones. Me gustaría que los problemas que tiene la familia de mi papá conmigo las resolvamos detrás de una cámara. Por ahora, me entero de lo que dicen y sienten a través de la televisión.

Me gustaría que los problemas que tiene la familia de mi papá conmigo los resolvamos de frente. Por ahora, me entero de lo que piensan por televisión

–Hace poco se publicó que tenías un hermano, un hijo no reconocido de Rodrigo…

–Acepté el rumor de buena forma: si tengo hermanos, los espero con un abrazo. Jamás me pondría de espaldas con alguien de mi familia. Sin embargo, el "supuesto hijo" me llamó para decirme que él no era hijo de mi padre, que había hablado con su mamá y no dudaba de su origen. Para colmo, como se llama Alejandro Bueno, como tiene el mismo apellido que yo, el despelote fue mayor. De todas formas, le dije que si en algún momento venía a Buenos Aires lo esperaba para tomar una cerveza.

–¿Soñás con unir, alguna vez, a toda tu familia?

–Cuando era más chico pude compartir fiestas y celebraciones con ellos (por su familia paterna), pero en el último tiempo sentí que me dejaban al margen de sus planes. Se fueron todos juntos de vacaciones a Estados Unidos y no me invitaron. Tampoco me avisaban cuando venían a Buenos Aires para los shows de Ulises en el Luna Park. Me hubiera gustado formar parte, pero ahí me empecé a dar cuenta de que me dejaban de lado. Para ver a mi familia paterna me tenía que "autoinvitar" a sus reuniones o acercarme a su hotel para compartir tiempo con ellos… ¡y me cansé!

Ramiro junto a su papá minutos antes de brindar un nuevo recital. Hoy el actor está de novio con Melina Terreros y sueña con ser padre en un futuro cercano. "Nos veo viviendo juntos, rodeados de hijos", revela.
Ramiro junto a su papá minutos antes de brindar un nuevo recital. Hoy el actor está de novio con Melina Terreros y sueña con ser padre en un futuro cercano. "Nos veo viviendo juntos, rodeados de hijos", revela. Fuente: HOLA

–Como heredero universal de Rodrigo, imaginé que serías un hombre de fortuna. ¿Por qué prácticamente no recibís ingresos por los hits de tu padre?

–Sobre su disco más exitoso, que fue A 2000, no tengo derechos. Mi papá estaba cargado de deudas y puso las canciones a nombre de mi tío, Flavio Bueno. Cuando papá venía a Buenos Aires se hospedaba en el Hotel San Martín, pero acumuló una deuda importante y lo embargaron. Su mayor fuente de ingresos era Sadaic y, para que no le sacaran esa plata, puso a su hermano como autor del álbum que estaba haciendo. Yo sólo tengo los derechos de los discos anteriores, como La leyenda continúa.

–¿Sentís que te quitaron tu herencia?

–No. Yo crecí sin nada. No es que yo tenía algo y me lo quitaron. Cuando me reconocieron el apellido Bueno me dieron los derechos de las canciones que me correspondían, excepto el último álbum, que es el que tiene mi tío Flavio. Siento que no hay interés de la otra parte para hablar de estas cosas. Jamás me sentaron para contarme qué había pasado con las canciones de mi papá, sólo sé lo que me dijo mi mamá. Tengo una charla pendiente. Lo mínimo que me merezco es una explicación de las cosas.

–¿Por qué creés que te rechazan?

–No lo sé responder. Sólo ellos saben por qué se comportan conmigo de esta forma. Quizás no tienen interés en conocerme. Desde que tengo 5 años sé que a mi abuela no le cayó nada bien el embarazo de mi mamá. Me crié con su distancia. Recién a los 13, en un homenaje que se hizo para mi papá, empecé a tener vínculo con ellos y con los medios. Se me acercó mucha gente que quería convertirme en una sombra de mi papá, pero yo siempre elegí mantenerme al margen. Me encantan los homenajes que le regalan a mi padre, pero quiero que me conozcan por mis logros.

–¿Cuál es tu sueño?

–Ser feliz toda la vida. Eso es lo único que deseo. Me gusta vivir el día a día y volar alto.•

Ramiro sostiene en sus manos el icónico short de su papá.

00:10
Video

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.