Valentina Bassi contó por qué decidió darle aceite de cannabis a su hijo

En una entrevista televisiva, la actriz dio precisiones sobre el tratamiento que lleva adelante para procurar que Lisandro tenga una mejor calidad de vida
En una entrevista televisiva, la actriz dio precisiones sobre el tratamiento que lleva adelante para procurar que Lisandro tenga una mejor calidad de vida
(0)
9 de febrero de 2019  • 14:30

En marzo de 2017 se aprobó la ley que promueve la investigación por parte del Estado del uso medicinal del cannabis para casos de epilepsia refractaria. Sin embargo, su reglamentación fue parcial y, según denuncian muchos padres, dejó afuera varios incisos y artículos, vulnerando así el sentido de la ley.

Lo que se buscaba era contar con un registro voluntario de autocultivo, pero se terminó creando el Registro Nacional de Pacientes en Tratamiento con Cannabis, gestionado por la Anmat. Sin embargo, no todos los pacientes necesitan la misma cepa y es por eso que muchos padres siguen acudiendo al autocultivo, amparándose a veces en amparos judiciales y, otras, en la más absoluta clandestinidad.

El 22 de enero, Valentina Bassi sorprendió a muchos de sus seguidores al compartir en su perfil de Instagram una foto junto a una planta de marihuana. "Con esta planta hago aceite medicinal para mi hijo. No quiero ser ilegal, me molesta mucho hacer todo a escondidas. Tengo muchas preguntas, no soy médica, necesito y espero con ansiedad estudios científicos que me ayuden a encontrar la dosis y la cepa indicada. ¿Mientras tanto? No puedo esperar", escribió la actriz junto a la imagen.

Este viernes, la protagonista de La Ratonera fue entrevistada en el ciclo Confrontados y dio precisiones sobre el tema. "Lisandro tiene 10 años y es autista. Para mí fue una salvación. Hace tres años que cultivo para hacer aceite para mi hijo. Le doy específicamente para el trastorno del sueño, porque lo máximo que lograba dormir eran tres horas. Probamos de todo: homeopatía, fuimos al mejor pediatra, probamos flores de Bach, melatonina... Y terminamos dándole un psicofármaco, que era lo que no queríamos hacer bajo ningún punto de vista. Con eso se estabilizó un poco, pero al tercer mes me dijeron que había que aumentarle la dosis, dije ‘basta, hasta acá llegué’", comenzó contando.

"Fue la misma neuróloga de mi hijo la que me recomendó el uso de cannabis. Todavía no estaba la ley. Me dijo ‘no te puedo recetar nada, es totalmente ilegal. Si cultivás, podés ir presa, pero conozco muchas madres que traen a sus hijos acá y están mucho mejor’. Ella me conectó con una mamá y ahí empecé a cultivar y a hacer los aceites. Logré una mejoría. No le saqué todavía el psicofármaco, pero se lo bajé a la mínima dosis. Hasta ahora, no logramos un efecto suplementario, pero sí complementario", reveló.

"Al aceite prefiero hacerlo yo, porque al ser ilegal no sé qué me van a vender", indicó la actriz. "Así sé que lo que le estoy dando a mi hijito es sano, sin pesticidas".

Además, explicó: "Hoy está muy bien. Mi hijo es un divino, él hace sus terapias. El problema grave realmente era que no podía dormir. Y entonces, además de que para él no era nada bueno, la familia entera no dormía. Fueron un par de años de mucha tristeza. Hoy está perfecto, es feliz, que es lo único que me importa. Yo también estoy más tranquila".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.