Robin Williams sufría de Parkinson, depresión, ansiedad y paranoia