Lejos de la crisis, España se luce con sus series: te contamos cómo descubrirlas desde tu casa

La TV abierta, el cable y las plataformas de streaming permiten descubrir varias joyas de esta aceitada máquina televisiva; de los ciclos de aventuras caballerescas hasta el thriller político y la ciencia ficción, hay ficciones para todos los gustos
Laura Ventura
(0)
15 de agosto de 2016  

El tiempo entre costuras, de lunes a viernes, a las 16, por Telefé
El tiempo entre costuras, de lunes a viernes, a las 16, por Telefé Fuente: LA NACION

MADRID.- Mucho antes de que existiese el cable, en la prehistoria del streaming, las series españolas tenían un lugar destacado en la pantalla vernácula. Anillos de oro, Los gozos y las sombras y Verano azul son casos emblemáticos. Cuentan algunos actores de la serie Amar en tiempos revueltos que durante el gobierno anterior los habitantes de la quinta de Olivos eran fieles seguidores de esta trama en torno a la Guerra Civil española. La ficción de la madre patria goza en el presente, a pesar de la crisis económica que obliga a recortar los gastos y cachets, de un óptimo momento, con megaproducciones de una impecable y preciosa factura visual, y poblada de guiones ingeniosos que incurren en la ciencia ficción y que beben de premios literarios.

Hay varios modos en los que los espectadores pueden "flipar" con estas series. Además de Netflix y del cable argentino que retransmite gran parte de la TV española, tanto en señales propias como en las versiones internacionales de TVE y Antena 3 y Atreseries, existen dos sitios oficiales donde se pueden ver los capítulos completos, el de RTVE y el de Antena 3 que ofrecen series nuevas y también ficciones completas ya emitidas anteriormente por esos canales ibéricos.

Con el estreno en 2015 de El ministerio del tiempo (disponible en rtve.es), la ficción española escribió un hito en su historia: además de convertirse en trending topic mundial durante el estreno de cada episodio (en varios capítulos cosechó una audiencia superior a los cinco millones de espectadores, autodenominados "ministéricos", sin contar las reproducciones posteriores online), la trama de esta serie de la emisora pública adquirió en forma simultánea una complejidad de producción (está ambientada, según el episodio, en distintos siglos), filosófica, histórica, política y hasta interpretativa. En ella uno de los personajes más entrañables es el del mismísimo Diego Velázquez, el pintor que ingresa como funcionario de este organismo para encargarse con su exquisito pincel de los identikits de los sospechosos.

La habilidad y la maestría que poseen los productores para ambientar historias en otras épocas es una de las virtudes sobresalientes de la televisión española, como ocurre con El tiempo entre costuras, que se puede ver actualmente por Telefé. Otro de estos ejemplos es el de Velvet, ubicada en el mundo de la alta costura de la década del 50 (que también se verá pronto por el mismo canal). Por allí desfilan los prestigiosos José Sacristán y Aitana Sánchez-Gijón, la it woman Paula Echevarría, el talento de Asier Etxeandía (quizás el actor más completo que brille sobre los escenarios españoles) y Miguel Ángel Silvestre, quien abandonó la serie –los guionistas realizaron malabares para dejar la puerta abierta para su regreso– para sumarse a Sense8, la ficción de los hermanos Wachowski en Netflix. Además de las elegantes tiendas de Gran Vía, también por Netflix puede verse Gran Hotel, la serie anterior de los mismos productores de Velvet, Ramón Campos y Gema R. Neira.

Si de culebrones se trata, Acacias 38 y Seis hermanas son buenas opciones para los amantes del género. La primera cuenta dentro de su equipo de guionistas con el escritor Jorge Díaz ( Los números del elefante y Tengo en mí todos los sueños del mundo, entre otras). Ambas pueden verse por rtve.es.

El mayor suceso del cine español de los últimos tiempos fue Ocho apellidos vascos, en el que el humor estaba basado en las diferencias entre vascos y andaluces, en un sentido reducido, pero entre las distintas culturas que integran la península. La versión para TV puede verse en Atresplayer.com. Se llama Allí abajo ("abajo" sería el Sur del país, es decir, Sevilla) y está protagonizada por María León y Jon Plazaola.

Otra serie que posee seguidores fieles es Águila roja, ambientada durante el Siglo de Oro, con David Jener, quien interpreta a un héroe enmascarado con doble identidad. La heroína es Inma Cuesta (en cine se la vio recientemente en Julieta, Kóblic y La novia). También han participado en episodios actores de la talla de Carmen Maura y Eusebio Poncela. La serie completa, que se emite desde 2009, puede verse en rtve.es.

El thriller político también tiene un espacio reservado con La embajada, sobre este cuerpo diplomático español en Tailandia. En esta historia actúa "el Chino" Darín, en la que quizá sea la trama más comentada de esta historia, ya que mantiene una relación con la madre (Belén Rueda) de su novia (Úrsula Corberó, su novia en la vida real). La serie puede verse en Atresplayer.com.

Por otro lado, en España puede verse por cable la versión original argentina de Esperanza mía y también la versión española de El hombre de tu vida, que concibió Juan José Campanella, acá interpretada por dos actores populares y talentosos como José Mota y Malena Alterio (en el papel que interpretaron Guillermo Francella y Mercedes Morán). Quienes quieran disfrutarla pueden verla en rtve.es.

De misterios

Para los amantes de las series de intriga hay dos opciones interesantes. Una de ellas es Los misterios de Laura, que se emitió hace algunos años, pero tiene además una versión norteamericana, protagonizada por Debra Messing (aquí se ve en Warner). La segunda opción, donde también actúa Fernando Guillén Cuervo, es El caso, crónica de sucesos, un policial ambientado en la década del sesenta. Los personajes de esta historia son un recio policía y una joven periodista. La historia se basa en aquellos artículos que fueron publicados en aquellos años en una revista sensacionalista que hace algunos meses, con el estreno de la serie, se relanzó con la misma temática y el mismo estilo editorial. Ambas series pueden verse por rtve.es.

Una serie que da mucho que hablar por la crueldad de sus escenas e historias, así como por la calidad de sus actuaciones, es Vis a Vis, una (buena) suerte de Orange is the New Black, es decir, una historia ambientada en una cárcel de mujeres, protagonizada por Maggie Civantos, que puede encontrarse en Atresplayer.com. Quizás el villano más perverso de todos sea el que compone el argentino Ramiro Blas, en la piel del médico de la prisión.

En cuanto a las producciones futuras, la ilusión está depositada en Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido, de Paloma Sánchez-Garnica, ganadora del premio de novela Fernando Lara, una novela que busca seguir los pasos de El tiempo entre costuras (María Dueñas, la autora de El tiempo..., amiga de Sánchez-Garnica, fue la encargada de presentar públicamente el reciente premio). La serie de RTVE tendrá otro título. Se llamará La sonata del silencio y cuenta con la pluma también de Javier Olivares, guionista de Isabel y de El ministerio del tiempo. Además, hay un gran best seller que se está grabando para competir con la producción anterior: la versión televisiva de La catedral del mar, la novela de Ildefonso Falcones, ambientada en Barcelona.

Mientras España busca aún formar gobierno tras dos elecciones y capea la crisis económica, la creatividad en la TV respira con gran salud y se ubica dentro de las producciones audiovisuales más interesantes del mundo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.