En Future Man, Seth Roger imagina un Apocalipsis de videojuego