Las mujeres de Bletchley: San Francisco. Enigmas y misterios en la California de los 50

Paula Vázquez Prieto
(0)
21 de septiembre de 2019  

Las mujeres de Bletchley: San Francisco

Nuestra opinión: buena

(Gran Bretaña-Canadá/2018). Creador: Guy Burt. Elenco: Rachel Stirling, Julie Graham, Crystal Balint, Chanelle Peloso, Ben Cotton, Jennifer Spence, Colin Lawrence. Disponible en: Netflix.

El rol de las mujeres en el contexto de la Segunda Guerra Mundial siempre estuvo teñido de algo de enigma y bastante de menosprecio. La serie británica The Bletchley Circle vino a conjurar lo que suponemos un cruel olvido y a convertir a cuatro veteranas de aquel espionaje secreto es sagaces detectives. Esa era la idea clave de Guy Burt, su creador: demostrar cómo cuatro mujeres, años después de la guerra, convertidas en amas de casa, secretarias o bibliotecarias, podían seguir la pista de un asesino serial gracias a su conocimiento de códigos de comunicación, patrones de comportamiento, una memoria excepcional y una valentía inusitada.

La serie, que tuvo solo dos temporadas entre 2012 y 2014, estaba ambientada en la Londres de los 50, todavía sumergida en los coletazos del mercado negro y las presiones de la reconstrucción económica. En ese mundo en el que los hombres parecían regir los grandes temas, atender a las cosas importantes, ellas recorrían con sus tapados de colores y sus sombreros austeros las calles asediadas por el crimen, el tráfico de personas o el contrabando. Uno de los dilemas centrales (sobre todo para Susan, la extraordinaria Anna Maxwell Martin) era cómo aunar sus ambiciones profesionales, su deseo de aventura, con las demandas y compromisos de la vida familiar.

Este recién estrenado spin-off lleva a algunas de aquellas heroínas a San Francisco, donde se estaciona en nuevos dilemas y nuevas realidades. La guerra en los Estados Unidos ha dejado diferentes marcas -desempleo, gentrificación y tensiones raciales- y el desafío central de este nuevo cuarteto (completado con dos nuevas integrantes, una sargento y su subordinada) son casos más mundanos, cercanos a la cotidianidad de los suburbios californianos y a la idiosincrasia norteamericana. ¿Porqué ese cambio de lugar? Es todo un interrogante, porque por momentos es lo que genera cierta extrañeza para el ánimo de la serie, sobre todo ver a las británicas Millie (Rachael Stirling) y Jean (Julie Graham) en los bares de jazz y las playas pedregosas de San Francisco descifrando códigos y desentrañando enigmas.

Sin embargo, la historia conserva algo de su mística. Los casos policiales son apenas excusas para ver a las chicas de Bletchley reunidas frente a una pizarra en la que suman pruebas y restan obstáculos. Es ese deseo de sortear la normativa de la vida hogareña, de adentrarse en un peligro que les era vedado, y de entender el mundo en los misterios de su funcionamiento, más allá de su confortable superficie, lo que persiste inalterable.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.