"Espero que el legado de Orange is the New Black sea la empatía", aseguró su creadora

La relación de madre e hija que se estableció entre Nicky (Natasha Lyonne) y Red (Kate Mulgrew) es una de las más emocionantes de Orange is the New Black
La relación de madre e hija que se estableció entre Nicky (Natasha Lyonne) y Red (Kate Mulgrew) es una de las más emocionantes de Orange is the New Black Crédito: Netflix
Tomás Balmaceda
(0)
26 de julio de 2019  • 00:44

Tras siete temporadas intensas y llenas de dolor, redención y alegría, las reclusas de Lichtfield dicen adiós a partir de hoy, con el estreno de la última temporada de Orange is the New Black , una de las primeras series originales de Netflix y uno de sus productos más provocadores y contestatarios, que encontró en la plataforma de streaming un espacio para mostrar una realidad que hasta ese momento faltaba en la televisión. En su despedida, su creadora Jenji Kohan reflexionó sobre lo conseguido desde el estreno de la ficción y el largo camino que aún queda pendiente: "Es hora de humanizar todas estas cosas para que nada sea solo blanco y negro"

Todo tiene un final, todo termina: "Orange is the New Black" dice adiós

01:12
Video

"Espero que el legado de la serie sea la empatía. Eso y una normalización de la diversidad que se refleje en la realidad. El mundo no es de un solo color, una clase socioeconómica o un género. Creo que lo que más hemos apreciado en nuestro trabajo son estas confrontaciones en las que las personas que no necesariamente deberían encontrarse están obligadas a hacerlo", aseguró Kohan.

Para la guionista, productora y showrunner, la ficción permite que los televidentes se enfrenten a situaciones en la pantalla que en la vida cotidiana evitan: "Al entrar en los hogares, los estamos forzando a tener esta confrontación y a que hablen entre ellos. Tratamos de llevar grandes momentos dramáticos, comedia y humanidad pero también conversaciones".

La creadora de Orange is the New Black, Jenji Kohan (centro), durante una pausa del rodaje de la serie. Kohan creó además Weeds y GLOW
La creadora de Orange is the New Black, Jenji Kohan (centro), durante una pausa del rodaje de la serie. Kohan creó además Weeds y GLOW Crédito: Netflix

Pero la diversidad de Orange is the New Black no sólo se ve reflejada en las historias que aparecen en pantalla sino en las actrices que llevan adelante esos papeles. "No creo que Jenji haya tenido la intención de mostrar en la serie a la gente que estábamos acostumbradas a ver en televisión. Creo que ésto pasó porque ¡encontramos a mujeres muy divertidas! Estas personas que habían entrado en una categoría en la que eran rechazadas y que necesitaban ser vistas", explicó Tara Herrmann, productora del envío.

De hecho, el programa fue plataforma para actrices como Laverne Cox, quien terminaría siendo la primera actriz transgénero nominada a un Emmy, además de presentar un elenco variado no sólo en género y sexualidad, sino también en tipos de cuerpos, lejos de la homogeneidad que suelen tener estas grandes producciones para televisión.

Resumen de las seis temporadas previas de OINTB - Fuente: YouTube

05:01
Video

"Se trataba de los personajes. No se trataba de necesitar a una afroamericana, a una morena, una rosada y una verde. Se trataba de ver quién iba a habitar a esos personajes que imaginábamos para la serie", completó Kohan, quien tiene un fuerte compromiso con la representatividad de minorías en productos de ficción desde su primera serie, la genial Weeds, hasta sus productos actuales, como GLOW (también en Netflix) o American Princess.

Piper Kerman, autora del libro autobiográfico en el que se basó Orange is the New Black posa junto a Uzo Aduba, multipremiada por su rol de Suzanne/Crazy Eyes
Piper Kerman, autora del libro autobiográfico en el que se basó Orange is the New Black posa junto a Uzo Aduba, multipremiada por su rol de Suzanne/Crazy Eyes Crédito: Netflix

En este sentido, Orange puede ser visto tanto como un producto de esta época y como una herramienta necesaria para interpelar a la sociedad. "Creo que la gente está cada vez más aislada. Hay poco acceso a la humanidad de estas situaciones. Es muy fácil descartar a un grupo completo de personas sin conocerlos. Con suerte, a través de nuestros personajes podemos decir: estos no son criminales sin rostro en la cárcel, sino personas a las que has invitado a tu hogar. ¡Gente que has aprendido a amar! Es hora de humanizar todas estas cosas para que nada sea solo blanco y negro", explicó la showrunner.

Tras siete temporadas, también será una despedida para un elenco que ya se siente una familia. "Somos un grupo muy especial y eso es muy difícil de soltar. Se nos olvida que esto es un negocio de gitanos, que todos se mueven y siguen adelante pero aquí teníamos un buen grupo. Con la serie logramos dar una manera de llegar a los hogares muy especial y renunciar a esa plataforma cuando consiguió una audiencia tan diversa es muy difícil", confesó Kohan.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.