Andrea Pietra: "Calu Rivero tuvo que esperar que pasara lo de Thelma para que le crean"

Andrea Pietra, la protagonista de la ficción de la fundación Huésped
Andrea Pietra, la protagonista de la ficción de la fundación Huésped Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Dolores Moreno
(0)
13 de diciembre de 2018  • 16:49

Un sillón, tres generaciones de mujeres y una celebración de cumpleaños. Hay torta, hay regalos, hay viejas peleas. En una casona vieja en Belgrano R con un gran parque, Andrea Pietra acaba de terminar de grabar una de las escenas de Generaciones, el decimoséptimo especial de Fundación Huésped que se estrena este domingo, a las 23, por eltrece. La actriz está por almorzar. Los primeros calores de la primavera se filtran. Pasan Miguel Ángel Rodríguez y José Luis Gioia. Hablan del parecido de la actriz Antonia Bengoechea con su madre, Alejandra Darín. "Habla igual, yo se lo dije mil veces", cuenta Rodríguez. Es el anteúltimo día de grabación del telefilm que se realiza cada año para conmemorar el Día Mundial del Sida. Esta vez, en Generaciones, que cuenta con dirección de Martino Zaidelis y libros de Marcela Guerty y Pamela Rementería, el enfoque está puesto en "la revolución de las hijas".

Pietra se sienta y empieza a hablar. Habla del capítulo, pero también de su lucha junto al colectivo de Actrices Argentinas por la legalización del aborto, del lugar de las mujeres, de la adopción de su hija Ani, a quien conoció en Haití después del terremoto, y de su marido, el productor Daniel Grinbank. Ella defiende las causas que cree justas y no tiene miedo –como sí lo tiene su personaje– de decir lo que piensa.

Semanas después de esta grabación, Pietra, que forma parte del colectivo Actrices Argentinas que acompaña la denuncia de violación de Thelma Fardin- contra Juan Darthés, habló sobre el caso porque el nombre de su marido fue mencionado como intermediario argentino del show de Patito Feo en Nicaragua.

"Daniel se enteró de lo de Thelma por mí, yo lo sabía porque pertenezco al colectivo. Hace un tiempo sabíamos de esta denuncia y cómo iba a ser. Lo venimos padeciendo desde que nos enteramos. Él no tiene ninguna responsabilidad porque había un talent manager de Ideas del Sur. Ellos eran los encargados de cuidar a los niños y también del contenido del espectáculo. La productora de él no se ocupaba de esto", cuenta a LA NACION. "Daniel quedó absolutamente abrumado como todos los que nos enteramos. No solo por el abuso sino porque se trataba de una menor. Es algo muy desgarrador".

Pietra destacó el lugar de Calu Rivero, quien fue la primera en hablar de las actitudes de acoso de Juan Darthés: "Pobrecita, tuvo que esperar a que le pasara esto a Thelma para que le crean. Yo le creí siempre. Me molestó mucho que se dijera que ella era la victimaria en vez de la víctima, solo porque es una chica libre, joven y fresca. Es muy importante darle visibilidad a estos casos porque todas estas atrocidades ocurren en la oscuridad y a escondidas. Y de esta forma, con visibilidad, cada vez van a tener menos espacio para suceder. La gente va a denunciar antes y los depravados se van a cuidar mucho de hacer cosas sin pensarlo". También hace hincapié en el lugar que debería ocupar la Educación Sexual Integral (ESI) en las aulas y en la solidaridad. "Aprendimos que las denuncias hay que hacerlas en bloque y que hay que prestar más atención cuando alguna actriz denuncia que se siente incómoda con algún actor o actriz", remarca.

La revolución de las hijas

El elenco competo de Generaciones, la ficción de la Fundación Huésped, que se podrá ver el próximo domingo en eltrece
El elenco competo de Generaciones, la ficción de la Fundación Huésped, que se podrá ver el próximo domingo en eltrece Crédito: Prensa eltrece

Camila (Bengoechea) está en el colegio y arenga a los compañeros: "Vamos, hay que ir a la oficina del director", dice, mientras algunos la miran desorientados. "No lo hacemos por nosotros, sino por los que vienen", argumenta. Toma un altavoz y exige que se respete la ley y que se dé información. Al grito de "ESI" está representando a la nueva generación de mujeres. Ese es el puntapié inicial: la hija, la madre y la abuela. La hija, Camila (Bengoechea), una adolescente en plena lucha efervescente por sus derechos; la madre (Pietra), una mujer silenciada y solitaria, hostigada por su padre y hermano por tener VIH, y la abuela, Haydeé (Adriana Aizemberg), una señora que fue dominada por su marido y, ahora que no murió, tiene se siente culpable y sufre de insomnio. En el cumpleaños de este última, sucede todo: una mesa, una familia y los conflictos de cada uno de esos personajes como festín, algo que podría recordar al film La celebración de Thomas Vinterberg.

–Es la segunda vez que participás de un especial de Fundación Huésped, ¿qué te atrajo de este proyecto?

–Me interesó porque habla de la revolución de las hijas y es un buen broche de oro para este 2018, donde pasaron tantas cosas: la lucha por la legalización del aborto, la igualdad de género, la identidad. Es como una reunión familiar donde sin explotar todo, quizá, uno hace espejo con el otro y dice: "Esto no da para más". Estamos en una época en donde todo fue evolucionando y las personas van siendo cada vez más libres y más conectadas con sus deseos. Hay cuestiones de la juventud que por ahí va contagiando a los que ya no son tan jóvenes diciéndoles "¿Te estás perdiendo toda una vida respondiendo a lo que quiere otro y no a lo que vos querés ser". Habla de las diferencias de género, de cargar con una enfermedad como el VIH y que no sea un castigo, de poder elegir la sexualidad libre y plena que cada uno quiera, de los respetos individuales, de las hijas que, en realidad, son las que arrastran a las madres y a las abuelas.

–Participaste activamente junto a otras actrices para que se sancione la ley de legalización del aborto , ¿qué te dejó esa experiencia?

–A todos nos sirvió mucho esto. Yo que soy cero de la política y no conozco a nadie, conocí a las personas que voté, las que están en la cámara de diputados y de senadores. Ahora sí sabemos claramente que esa gente, que vive de sueldos que nosotros les pagamos como pueblo. Muchas veces no piensan en la gente, no ocupan correctamente su puesto como representante del pueblo.

–Daniel Grinbank estuvo también muy activo durante la campaña...

–Sí, participó mucho, peleó, estuvo en el Congreso. Creo que todos deberíamos estar hermanados en defender los derechos individuales porque son para todos.

–¿Qué te parece que dejó en la sociedad este debate?

–Se abrió la charla en las familias, amigos. Estamos menos solos. La gente sabe. Se armó una red de contención y ayuda. Lo más positivo fue sacar el tema y ponerlo en la mesa de las casas: todo el mundo empezó a hablar de esto, la familia entera se conectó. Era un tema tabú y ahora se habla.

–Muchas actrices reaccionaron tras ser atacadas en las redes por usar pañuelos verdes, ¿cómo fue tu experiencia?

-Lo nuestro fue muy respetuoso, pero del otro lado hubo mucho insulto, terminé bloqueando y reportando: ladran Sancho... Están los que tienen una cosa con la Iglesia y que bajan "la palabra del Señor", pero la Iglesia debe estar donde tiene que estar y el Estado, donde tiene que estar. El cuerpo de cada uno es de cada uno, entonces yo decido sobre mi propio cuerpo. Yo creo que cuando la gente se pone tan nerviosa es porque está asustada de lo que va a suceder: algún día se va a legalizar, como en otros países del mundo donde funciona perfectamente y hay menos abortos y menos muertes y donde cada uno elige la maternidad libre.

–En ese sentido, hablás con conocimiento de causa porque tu deseo de ser madre te llevó hasta Ani, ¿Cómo fue ese proceso?

-Después de tantos intentos y desgaste por quedar embarazada, hay un momento que una dice, "Hasta acá llegué" ¿Qué es lo que quiero: tener una panza o ser madre? Porque madre se es cuando está el bebé, el ejercicio de ser madre es todos los días: lo cuido, lo alimento, lo amo, lo llevo al colegio. Lo otro es estar embarazada. Si uno puede trascender su propio ego y decir "No me importa que sea igual mí porque la crianza es lo que hace igual a las personas".

–¿Ani conoce su historia?

–Ella sabe toda su historia. Desde que empezó a hablar, le mostré fotografías, del paso por paso desde que la conocimos, de todas las cuestiones. Ella tiene toda su información y la seguirá teniendo. Si quiere, iremos a Haití. Me parece que la identidad es algo que tiene que estar bien firme en uno para que pueda tener una vida saludable.

-¿Por qué decidiste adoptar en Haití y no en la Argentina?

-A los 40 años no estaba para esperar 7 años, que es lo que hay que esperar acá, ni bancarme todas las matufias que hay. Cuesta mucho trabajo llevarlo a cabo, es mucho más fácil ser padre biológico. Hice mi carpeta, con las revisiones de la Argentina, para después mandarla a Haití con todos los sellos de la Cancillería. Acá no hay adopción plena, hay guarda de un año. Se preserva mucho lo biológico, más allá de lo que pasa. Dejan a los niños en los orfanatos 6, 7 años para ver si viene un pariente biológico. Si lo visita una vez al año, ese niño ya no es adoptable. Está todo mal, que arreglen la ley, que agilicen las cuestiones porque hay cantidades de padres para cuidar esos niños y hay cantidad de niños que en Navidad están en lugares que no dan abasto para cuidarlos. Es muy importante que salgan y tengan una casa, una vida, como el resto de los niños.

Andrea y Ani, un tiempo atrás
Andrea y Ani, un tiempo atrás Fuente: Archivo

-¿Alguna vez Ani sufrió discriminación?

–Mi hija es negra, es de otro color de piel y acá somos blancos. Hay muchos negros ahora en comparación de años atrás. No sentí eso nunca por el color de su piel. Lo que me molestaba con mi hija es que la tomen como un objeto. Si estaba en el cochecito durmiendo, iban y le tocaban el pelo afro, sin respeto. El otro día estábamos parados esperando en la puerta de un restaurante y un señor le dice a la hija "¡Mirá el pelo de esta nena! ¡Vení, toquémoselo! Y le digo "¿perdón?". Mi hija estaba con unos auriculares. Ella es muy piola, muy libre, muy feliz, no está paranoica con nada. Lo miró. Y el tipo seguía: "Vení, tocáselo, tocáselo". "Señor, ¿qué hace?". "Le voy a tocar el pelo porque a mí me gusta el peinado". "Sí, y a mí qué me importa. Ella es una persona, le tiene que preguntar si le da permiso. El tipo me miró, primero como para pelear, y luego me dijo: "Discúlpeme, tiene razón".

El capítulo Darín

Crédito: Mauro Alfieri

Pietra conversa sin detenerse, toma agua. El resto de elenco vuelve de comer, Bengoechea se acuesta en la hamaca y habla casi en la misma línea del personaje: "Si se sienten incómodos es por algo. Ahora van a pensar antes de tocarte, si gritás, se le vienen todos al humo", dice. Aunque, asegura, "No hay que poner a todos en la misma bolsa". La actriz cuenta que su joven colega es su sobrina, que es muy amiga de Alejandra y Ricardo Darín, con quien trabaja en Escenas de la vida conyugal, la obra de teatro por la que Valeria Bertucelli y Erica Rivas acusaron al actor por maltrato.

"No soy protagonista de esa historia, ya hablaron todos los protagonistas y dijeron todo. Y yo también dije lo que tenía que decir cuando me preguntaron por Ricardo. Opiné que es un gran compañero y lo conozco hace treinta años. Para mí es un placer trabajar con él. Las cosas que pasan en los ámbitos privados, yo siempre las defendí en el ámbito privado; las cosas públicas son públicas", dice sobre Darín, con quien retomará la obra en gira el año próximo.

La actriz cuenta que trabaja profesionalmente desde hace treinta años y tuvo una sola mala experiencia con un actor, pero prefiere no nombrarlo. "La única vez que me sentí molesta es cuando un actor en una escena de un beso me metió la lengua. Me fui de la escena, lo empujé, me puse a llorar, vino el director y él me terminó pidiendo perdón. Quiso hacer una avivada. Después terminamos teniendo una buena relación porque se sinceró y se avergonzó de haberlo hecho. Era un modus operandi antiguo", cuenta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.