Bienvenidos a bordo: el taxista que lloró de emoción luego de ganar el premio de 10 mil pesos

La emoción de un taxista luego de ganar el premio en efectivo.
La emoción de un taxista luego de ganar el premio en efectivo.
(0)
27 de junio de 2020  • 01:11

Fabián maneja un taxi desde hace 17 años y, desde que cruzó la puerta del estudio de Bienvenidos a bordo , su cara mostraba tanto nervios como ansiedad. A pesar de ello, y con paso resuelto, el hombre aceptó jugar por las preguntas, alternativa que suele ser estadísticamente la menos elegida entre las alternativas que propone el programa.

Diez consultas de cultura general lo separaban de los diez mil o veinte mil (de acuerdo a la dificultad elegida) pesos en efectivo que le daba el juego en caso de ganar. Fabián fue respondiendo una a una con seguridad, pero a la vez con la mirada cada vez más vidriosa: a pesar de la sonrisa, la procesión iba por dentro.

Bienvenidos a bordo: el taxista que lloró de emoción luego de ganar el premio de 10 mil pesos - Fuente: El Trece

05:13
Video

Llegó la última y definitoria, única sin opciones. "¿Cuál es la capital de Jamaica?", preguntó Kaczka, y los ojos de Fabián se convirtieron en dos signos de pregunta. Y sin embargo, la respuesta llegó primero al cerebro y después a los labios: "Kingston" moduló el taxista al micrófono y estallaron los papelitos.

Fue uno de los varios premios que Bienvenidos a bordo entregó en la última emisión de la semana, pero en este caso fue especial porque Fabián convirtió su alegría en un llanto incontrolable: "Estoy emocionado, esto es para mí y para mi señora. Leticia, te amo. Es la mejor mujer que pude haber encontrado, es el amor de mi vida ", repetía mientras en el estudio varios se sumaban a la emoción. Guido sin saber para dónde salir, Hernán Drago en silencio e Iliana Calabró llorando a la par del concursante : "Es un amor tan sincero", se justificó.

Con ganas de compartir un poco la emoción, Kaczka le pidió a Fabián más detalles sobre su dedicatoria. "Hace siete años que estamos juntos, pero nos conocíamos desde hace 30 años, del colegio secundario. No éramos compañeros, pero nos habíamos visto en los recreos y teníamos amigos en común. Y por medio de la juntada del grupo nos reencontramos, empezamos a charlar y al mes y medio nos fuimos a vivir juntos. No nos separamos nunca más. En esa juntada encontré a los grandes amigos de mi vida y también el amor . Para algo sirven", contó el taxista con una sonrisa de oreja a oreja, las mejillas todavía húmedas y protagonizando un momento que probablemente no va a olvidar por el resto de su vida.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.