Pequeña Victoria: el apasionado encuentro sexual de Selva y Juan Pablo

Selva y Juan Pablo, pura pasión.
Selva y Juan Pablo, pura pasión.
(0)
15 de octubre de 2019  • 01:19

La pareja de Selva (Inés Estévez) y Marito (Jorge Suárez) navega aguas turbulentas desde el inicio mismo de Pequeña Victoria. El nuevo mundo que se abrió con la llegada de la beba golpeó de lleno a Selva, mostrándole que no había por qué resignarse a una relación sin aventura ni riesgo, incluso cuando este parecía ser parte del plan de Dios para ella.

En ese camino de búsqueda apareció su compañero de rock Juan Pablo (Nacho Pérez Cortés), más joven, sin prejuicios ni condicionamientos: la representación de la tentación y el deseo postergado. Un camino que Selva se propuso transitar, aun con el riesgo de llevarse puesto algún mandamiento en el trayecto.

Primero fue algún acercamiento entre baile y baile, luego la fantasía de un escape entre sueños, el histeriqueo en aumento y un roce de labios producto del alcohol y profunda culpa posterior. Siempre al límite, Selva eligió detenerse en el momento justo. Hasta que no se detuvo más.

Una pista de baile vacía, un truco que los deja boca a boca, y un beso apasionado como preludio de un encuentro íntimo en el vestuario: "Esta vez no estás borracha", le dijo Juan Pablo. "Esta vez no", reafirmó ella. Así Selva decidió cruzar la delgada línea y enfrentarse a todos los preceptos religiosos que siguió al pie de la letra hasta ese momento. Si los cortocircuitos en su relación con Marito estaban a los chispazos -a pesar del esfuerzo de él por entenderla- este acercamiento a Juan Pablo va a cambiarla completamente. ¿Puede la ley del deseo más que la culpa? ¿Quién de las otras madres va a tener la respuesta correcta?

Por su parte Jazmín (Julieta Díaz) se debate entre sus dudas como madre, la manipulación de Edith (Emilia Mazer) que intenta enfrentarla a Emma (Mariana Genesio) y Bárbara (Natalie Pérez), su crisis profesional y eterno debate interno sobre una futura imagen de familia que se debate entre Ernesto (Daniel Hendler) y Manuel (Luciano Castro). "Yo volví a Buenos Aires por vos. La pasé mal y por momentos la sigo pasando mal. Y me acordé de vos y me reí, sentí que estaba vivo todavía. Estamos grandes, tenemos mañas, pero quiero que me aceptes. Si no encajo en tu vida, vos me lo decís y yo me voy. Pero decime qué hago", la apuró Manuel dejándola sin palabras en el umbral de una decisión que, equivocada, puede cambiar su vida para siempre.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.