Quién quiere ser millonario: la conmovedora historia de un padre soltero que perdió un brazo en un accidente

La prótesis de Fabio Amestoy cuesta 100 mil dólares.
La prótesis de Fabio Amestoy cuesta 100 mil dólares.
(0)
1 de junio de 2019  • 01:02

Hace 13 años, Fabio Amestoy atravesó la mayor alegría de su vida y a la vez su momento más duro. Pocos meses antes de que naciera Catherine, su única hija, tuvo un accidente automovilístico en el que perdió el brazo izquierdo.

"Fue un accidente de autos con un tercero que se dio a la fuga, nunca apareció. Todavía estoy en juicio con la autopista. Estuve en coma un tiempo, y casi dos meses internado", contó Fabio ante la mirada atenta de su hija, sentada en la tribuna de Quién quiere ser millonario .

Cuando Fabio recibió el alta no miró para atrás ni se hundió en la depresión. La vida le había puesto en su falda a una bebé que, sin mamá, le exigió toda su atención: "No tuve tiempo para tirarme en una cama porque enseguida apareció ella. Soy padre soltero. Lo único que puedo decir es que se sale. Otra no te queda", le dijo emocionado a Santiago del Moro .

Para el participante, todavía hoy el camino de volver a la actividad sin un brazo no fue fácil, desde lo cotidiano hasta la mirada condenatoria de los demás: "Hay lugares que no dan ganas de ir, porque hay demasiada gente. Me siento observado sobre todo en verano. Cuando estoy entre gente que me conoce no hay problema, pero si estoy rodeado de muchos desconocidos es distinto. A veces la gente te mira casi sin darse cuenta, pero uno está atento a eso".

Con la ayuda de su mamá Delia, y con la bebé convertida casi en adolescente, el futuro de Fabio pasa por recuperar lo que el accidente le quitó: "Lo que gane lo voy a usar para conseguir una prótesis funcional que se conecta a los nervios que tengo, y que hace todo tipo de movimientos. Sería como volver a tener una mano normal. Cuesta 100 mil dólares, pero toda plata ayuda".

Seguro en su camino a los dos millones (llegó a los 130 mil pesos sin usar comodines), el concursante le hizo caso al público ante una duda y se equivocó al contestar sobre qué día de la semana fue "El Día D". Si bien gracias al error, los 500 mil en juego se redujeron a 180, Fabio reflexionó sobre su meta con el mismo optimismo que lo empujó a seguir adelante hace 13 años: "Estamos lejos, pero cada vez más cerca".

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.