Quién quiere ser millonario: la conmovedora historia de Rafael, el baterista de 5 años que padece acondropasia

El pequeño Rafael tocó la batería en vivo y emocionó a todos
El pequeño Rafael tocó la batería en vivo y emocionó a todos
(0)
6 de noviembre de 2019  • 00:54

Hay preguntas y hay respuestas, pero si algo define esta edición de Quién quiere ser millonarioson las historias de vida de los participantes. Este martes, fue el turno de Agustina Buiani y su pequeño hijo, Rafael.

En un conmovedor diálogo con Santiago Del Moro, la joven santafesina contó que quedó embarazada cuando tenía 25 años y que atravesó aquel proceso sin problemas. Al nacer, Rafael pesó 3,5 kilos y, en ese momento, los médicos descubrieron que el bebé padecía de acondropasia: una enfermedad poco común que afecta el crecimiento óseo. Por eso, Rafael tiene las extremidades y el tronco más cortos y su cabeza más grande.

Debió permanecer tres meses con un cuello ortopédico que le impedía mover su cabeza, y al año de vida debió ser intervenido quirúrgicamente en el Hospital Garraham. "Mi hijo me enseñó a ver la vida de otra manera. Uno a veces se queja de tantas cosas y a él jamás lo vi quejarse. Jamás se quejó del dolor en la nuca y no se quejó del dolor de la operación. Es una persona que todos los días sonríe, que todo el día tiene alegría, que te abraza, que te mima. Es un gran compañero", contó la joven, emocionada.

Después, reveló cómo fue para ella, como mamá, verlo atravesar esas situaciones: "Para mí fue difícil. El día de la operación no sabía si iba a salir del quirófano. Se te pasan mil cosas por la cabeza. Ahí aprendés a valorar día a día, a disfrutar de él en cada minuto libre. Hay que disfrutar lo máximo posible de la familia, porque mañana no sabemos si estamos. Las cosas materiales se van, no quedan, pero las personas y los sentimientos jamás se van. Las personas un día no están más, lloramos y decimos: 'Te quiero' o 'te amo'. A Rafa le digo todos los días de mi vida que lo amo. Y él me dice: 'Te amo, ma'. Y ese es mi mayor orgullo".

Mientras ella hablaba, Rafael -que estaba junto a ella en el estudio- acaparaba todas las miradas. Tanto que se convirtió en el protagonista excluyente de la noche al mostrarle al conductor, al público presente y a los televidentes su pericia en una de las actividades que más ama: tocar la batería. El pequeño contó, además, que es fanático de Colón de Santa Fe y que, por eso, eligió interpretar la marcha del club de sus amores, creada por el grupo Los Palmera. Además, reveló que cuando sea grande espera poder convertirse en bombero.

Su mamá, en tanto, respondió una a una las preguntas que le formulaba Del Moro y se llevó 300 mil pesos, una cifra que acerca a su familia a cumplir el sueño de tener su propia casa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.