Quiénes son los gemelos Scott, los hermanos "a la obra" que visitan a la Argentina

Drew y Jonathan Scott, los protagonistas del programa Hermanos a la obra
Drew y Jonathan Scott, los protagonistas del programa Hermanos a la obra
Tomás Balmaceda
(0)
15 de agosto de 2019  • 11:32

Ni el nuevo grupo juvenil de K-Pop ni una exposición de ninguna industria innovadora: el sábado 24 el predio de La Rural será invadido por los fanáticos de los conductores un programa de cable que ayuda a que familias encuentren la mejor versión de sus casas. Se trata de Drew y Jonathan Scott, los gemelos de Hermanos a la obra, uno de los fenómenos más singulares de la televisión por cable que se extiende a redes sociales y las páginas de las revistas del corazón.

Los Scott nacieron hace 41 años en Vancouver, Canadá, en una familia de clase media en la que su padre era un actor de reparto en programas de televisión locales y su madre una ama de casa. Mientras Drew siempre soñó con ser actor, como su progenitor, muchos fracasos y frustraciones lo llevaron a terminar siendo agente inmobiliario. Jonathan, por su parte, hubiese querido hacer carrera en el básquet profesional pero cuando vio que sus chances en el deporte eran bajas, optó por ser un contratista en remodelaciones en casas.

Pero el interés de Drew por la pantalla chica nunca se detuvo y en el incipiente nacimiento de los canales de cable dedicados a las manualidades, los reality shows de "transformaciones" y las historias inspiradoras, comenzó a presentarse a castings para conducir. A la productora Cineflix le gustó su estilo y justo cuando estaban por buscarle una pareja mujer para acompañarlo en cámara, les contó que tenía un gemelo dedicado a la construcción. Así nació Hermanos a la obra.

El ciclo debutó en la pantalla canadiense en 2011 con una premisa sencilla: llevar adelante remodelaciones en todo tipo de propiedades, convirtiendo las casas que reciben los Scott en hogares más cómodos y funcionales para sus habitantes. Entre bromas y consejos, los dueños del lugar trata de contar cómo es su vida para que estos expertos puedan realizar las transformaciones necesarias.

El carisma de los conductores y su química, siempre tensa pero sin dejar de ser nunca fraternal, atrajo a los televidentes y pronto se vendió a todo el mundo. El suceso del programa fue tan grande que les permitió crear su propia productora de TV con los que fueron sumando nuevos envíos, como Vender para comprar o Hermano vs. Hermano, además de su propia línea de ropa blanca y accesorios y hasta libros. De hecho desde hace algunas semanas está en la Argentina La casa de tus sueños, una guía de decoración con las claves para comprar, vender, reformar y redecorar propiedades:

El imperio de los Scott no parece detenerse: existe incluso un crucero en el que fanáticos pueden pasar cinco días en alta mar con ellos y vivir experiencias y concursos por un precio cercano a los 1800 dólares.

"Por fortuna jamás nos cansamos del otro aunque pasamos mucho tiempo juntos. Crecimos juntos en una familia muy unida y con fuertes valores. Una de las cosas que nos enseñaron es que nuestro vínculo como hermanos está por encima de cualquier pelea o discusión que podamos tener y que claramente también está por encima de nuestros trabajos", le dijeron a LA NACIÓN el año pasado.

Pero la fama de los Scott también puso a sus vidas personales en escena. Allí los gemelos son bastante diferentes: mientras que Drew es el marido perfecto, Jonathan es un soltero empedernido.

En mayo del año pasado Drew se casó Linda Phan, su pareja desde 2010, en una ceremonia que fue vendida en la tapa de las revistas como "la boda de los sueños" y que se celebró nada menos que en Italia, para más de 300 invitados. La temática de la celebración fue. inesperada. Es que ambos aman la pizza y por eso eligieron hacerlo en el mejor lugar del mundo para disfrutar de ese manjar, que fue el plato principal.

Además de cobertura en redes sociales, la boda también sirvió para consolidar sus negocios: la torta estuvo a cargo de otro reality show de su grupo, Cake Hunters, con una apariencia imponente y con cuatro sabores: vainilla con queso de cabra y balsámico de frutilla, terciopelo rojo, zanahoria y chocolate con avellanas.

Jonathan estuvo cerca de su gemelo todo el tiempo pero la atención de muchos era saber si iba a ir acompañado, pues se había separado meses antes de la gran celebración. "Yo jamás me quejo de ser conocido y público, porque el amor que recibís es increíble", reconoció.

Su popularidad es tal que suelen recorrer el mundo con un tour en el que cuentan detalles del ciclo, brindan consejos personalizados y responden preguntas de las fanáticas. En su primera visita a América Latina, los Scott estarán el sábado 24 en el predio de la Sociedad Rural Argentina, en el barrio de Palermo, y la expectativa es tal que harán dos funciones y se podrá seguir por streaming a través de Discovery.com.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.