Susana Giménez: debutó el sketch de Moldavsky con Nico Vázquez como invitado

El popular comediante tiene un segmento propio en el ciclo de la diva
El popular comediante tiene un segmento propio en el ciclo de la diva Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi
(0)
22 de julio de 2019  • 00:33

En su segunda emisión del año, el programa de Susana Giménez estrenó uno de sus segmentos más importantes: el sketch humorístico. Sin Antonio Gasalla ni Fátima Florez, esta vez la producción eligió para ese importante rol a Roberto Moldavsky, un gran comediante que ya había demostrado que tiene mucha química con la diva. Bajo el nombre Emporio Pasteur, el bloque presentó a Susana como la dueña de un local de ropa ubicado en el barrio de Once y a Moldavsky como el ingenioso vendedor. Fue un juego entre realidad y ficción, teniendo en cuenta que el humorista en su pasado se dedicó a ese rubro. Como suele suceder, varios invitados famosos participaron del sketch y tuvieron un ágil diálogo con la conductora.

Desde el vamos, el comediante se mostró dueño de un estilo muy personal y no buscó parecerse a sus predecesores. Al momento de abrir el segmento, primero jugó con el pasado de la diva y mientras hablaba por teléfono decía: "Ya no hay ceniceros Huberto", en un evidente guiño a la conocida anécdota. Moldavsky sabe mucho de improvisación, y demostró una vez más entenderse mucho con la conductora del ciclo. Luego de algunos idas y vueltas entre ambos, entró en escena el primer invitado: Nicolás Vázquez.

El popular actor llegó al sketch y se acopló sin problemas a la dinámica propuesta por Moldavsky, demostrando su habilidad para la comedia. Con la excusa de un local de ropa, el humorista intentó venderle todo tipo de prendas y le dijo que allí la ropa se vendía por kilo y no por modelo. Susana, en la piel de la dueña del comercio, hacía causa común para engañar a Vázquez con cada una de sus posibles compras.

De esa forma, el segundo episodio arrojó un resultado muy positivo, y otro menos logrado. Moldavsky se mostró como un comediante todo terreno, que puede divertirse y congeniar rápidamente con Susana y los invitados. Pero el aspecto que el segmento no pudo capitalizar tuvo fue el de la entrevista. En ediciones anteriores, el personaje de la empleada pública, por ejemplo, permitía que la conductora improvisara una breve entrevista entre risas, pero esto no sucedió, y la participación de Vázquez se limitó a los gags y no incluyó declaraciones jugosas. Queda pendiente entonces ver la evolución del sketch, y si en futuras entregas el humor puede convivir también con las entrevistas descontracturadas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.