TV Retro: Sábados de Súper Acción, la escuela cinéfila de varias generaciones de argentinos

Sábados de Súper Acción, la escuela cinéfila de varias generaciones de argentinos
Sábados de Súper Acción, la escuela cinéfila de varias generaciones de argentinos
Astrid Riehn
(0)
26 de junio de 2020  • 00:16

Parafraseando a Sui Generis, hubo un tiempo en la televisión abierta que fue hermoso y fue libre de verdad. Una época dorada en la que, moviendo un poco las antenas del televisor, era posible toparse con joyas como Viñas de ira, de John Ford, o Psicosis, de Alfred Hitchcock. Sin embargo, de los numerosos ciclos de cine que poblaron la pantalla chica entre las décadas del 60 y el 90, como Hollywood en castellano, El mundo del espectáculo o Trasnoche Aurora Grundig, hubo uno que quedó especialmente grabado en el recuerdo de los cinéfilos locales: el programa Sábados de Súper Acción, que se emitía por el entonces llamado canal 11 (hoy Telefe).

La maratón de películas de Sábados de Súper Acción, que recordaba en cierta forma a las matinés de cine continuado de las salas de barrio, comenzaba los sábados alrededor de las dos de la tarde. A partir de esa hora se proyectaba un programa de unas ocho horas de cine que incluía films de directores consagrados como La heredera, de William Wyler (1949) hasta películas clase B que fascinaban a los más chicos y funcionaban como cómic relief para los adultos, como El día de los trífidos (1963), en la que plantas asesinas se dedicaban a devorar humanos, o Los intrépidos Doberman (1972), acerca de una banda de perros que asaltaban bancos. Un cambalache fascinante en el que convivían el western, el drama bélico, el cine catástrofe y la ciencia ficción y que funcionó para varias generaciones como cineclub en tiempos previos a la popularización primero del VHS, luego del DVD y más tarde del streaming.

De Aquí Hollywood a Sábados de Súper Acción

"El ciclo tuvo distintos nombres entre 1961 y 1993, como Aquí Hollywood y Matiné de Hollywood en Castellano, pero en 1969 pasó a llamarse Cine de Súper Acción, debutando nada menos que con La marca de la pantera, de Jacques Tourneur. Recién en 1980 fue rebautizado como Sábados de Súper Acción", cuenta a LA NACION el crítico de cine y director Diego Curubeto, quien publicó junto a Fernando Martín Peña la investigación hasta ahora más exhaustiva sobre el programa en el libro Cine de Súper Acción-Cine clásico y de culto en la TV argentina 1961-1993 (Editorial Norma, 2001).

Museo de Cera
Museo de Cera

"Alrededor de 1974, toda la televisión argentina era como si fuera la Cinemateca francesa. Pasaban unas películas buenísimas, mucho mejores que las de ahora. Había solo cuatro canales, pero todos daban películas de John Ford, Raoul Walsh o Howard Hawks. Ahora tengo cien canales a disposición y en un día de suerte puedo ver La luz es para todos, de Elia Kazan, pero a las dos de la mañana", apunta Curubeto, de quien editorial Mansalva acaba de reeditar su libro Cine bizarro. "Podías encontrarte con películas como Más corazón que odio, de John Ford. Claro, la veías en blanco y negro, doblada al castellano, sin el formato panorámico y con cortes comerciales, pero la veías. Era lo mejor que te podía pasar si eras un nerd y no sabías jugar al fútbol como yo", asegura el crítico.

Canal 11 salió al aire por primera vez el 21 de julio de 1961 bajo el nombre de Teleonce. La licencia fue concedida a la empresa Dicon, integrada por más de un centenar de socios, entre ellos miembros de congregaciones jesuitas, por lo que era llamado informalmente "el canal de los curas". De acuerdo con Curubeto, una de las figuras clave de la emisora en sus inicios fue el padre Héctor N. Grandinetti, quien profesaba devoción por el cine de Hollywood. "Hubo un jesuita que nos lavó bastante bien el cerebro, creo", bromea, recordando que el canal contaba por ese entonces con la figura de "padres chequeadores" que supervisaban que las películas que se emitían en el horario de protección al menor no fueran muy violentas o subidas de tono.

Mas corazón que odio
Mas corazón que odio

Un ciclo influyente

Por su parte, Peña, historiador de cine, coordinador de Malba Cine y conductor del programa Filmoteca de Canal 7 junto al crítico Roger Koza, reconoce la influencia de Sábados de Súper Acción en su pasión cinéfila. "Como espectador del ciclo desde mi infancia marcó mi cinefilia y la de mi generación. Hablamos de un tiempo en el que la TV era la principal forma de ver cine clásico en Argentina", explica.

"Las de monstruos de goma japoneses que daban temprano me impresionaban todas, porque nunca había visto nada tan demente", contó. "En un plan más serio, recuerdo haber visto los westerns con James Stewart, como Sin miedo y sin tacha; Museo de cera, con Vincent Price, y Marabunta. También una de ciencia ficción muy rara que se llamaba El poder diabólico y Las tribulaciones de un chino en China, una de aventuras de Philippe de Broca con Jean-Paul Belmondo, que era una de las pocas francesas que daban en el programa", rememoró.

La influencia cultural de las películas de Sábados Súper Acción fue incluso más allá, inspirando temas musicales como "Reptilicus" de los Twist, basado en el film danés de ciencia ficción de 1961 acerca de un reptil prehistórico. "¡Reptilicus! Te tememos noche y día/ ¡Reptilicus! Gran temor nos provocás/ Ya nadie puede detenerlo/ Y Reptilicus destruye sin compasión/Es hora de adherirse al sindicato/ Y bailar el twist del saurio campeón", cantaba Pipo Cipolatti.

Sábados de Súper Acción también configuró la visión de directores de cine como Nicanor Loreti. "Crecí en los 80 y me pasaba los sábados a la tarde mirando la tele desde que empezaba. Las películas que más recuerdo son las que tienen que ver con lo que hago, más tanas o más bizarras, como la italiana Guerrero del mundo perdido (1983), que era una especie de Mad Max, o Gymkata (1985), sobre un gimnasta que iba a unas Olimpíadas en un lugar medio raro y usaba su gimnasia para luchar contra los villanos", señaló a LA NACION el director de Kryptonita, quien también es periodista especializado en cine.

Las tribulaciones de un chino en China
Las tribulaciones de un chino en China

"De chico uno no distingue tanto lo clase B del resto, todo pasa como sin filtro, recién de grande te vas dando cuenta de la extrañeza de todo eso", afirmó. "En Sábados de Súper Acción te tiraban distintos géneros uno detrás del otro; podían dar La aventura del Poseidón, la secuela de Poseidón con Michael Caine, El guerrero del mundo perdido y después un western. Eso me influyó mucho. Esa idea de que el cine puede ser cualquier cosa, que se pueden mezclar los géneros. Me ayudó a no tenerle miedo a lo bizarro", explicó.

De monstruos, mercenarios, guerreros y naufragios

Es imposible hacer un repaso de todos los títulos que pasaron por Sábados de Súper Acción, pero se puede dar cuenta de su espíritu a través de algunas películas que solían formar parte del programa y que pueden verse en streaming acaso en continuado, para revivir el espíritu del ciclo.

  • La marca de la pantera, de Jacques Tourneur, Estados Unidos (1942): Una de las colaboraciones más famosas entre el director franco-estadounidense Jacques Tourneur y el productor de películas de terror Val Lewton para los estudios RKO, esta película lograba meterle miedo al espectador con muy poca parafernalia, apelando más bien a la iluminación y al fuera de campo. Una joven mujer serbia afincada en Nueva York, Irena (la francesa Simone Simon), que suele observar fascinada a las panteras en el zoológico, entra en una espiral de desesperación cuando se enamora de un joven ingeniero, Oliver (Kent Smith). Y es que Irena teme ser una mujer pantera, mujeres que según la leyenda de su pueblo, matan a su amado si son besadas o sienten celos. Para protegerlo, Irena mantiene una desapasionada distancia con su flamante marido, pero todo cambia cuando éste entabla una relación con su compañera de trabajo, Alice (Jane Randolph), desatando su furia felina. Martin Scorsese llegó a decir que, de alguna manera, el film de Tourneur había sido tan importante como El ciudadano para el desarrollo de un cine estadounidense más maduro. La película tuvo una secuela en 1944 llamada La maldición de la pantera, dirigida por Gunther von Fritsch y Robert Wise, y una remake titulada El beso de la pantera en 1982, dirigida por Paul Schrader y protagonizada por Nastassja Kinski. Disponible en QubitTV.

Reptilicus 1961
Reptilicus 1961

  • Reptilicus, de Poul Bang y Sidney W. Pink, Dinamarca (1961): Este reptil prehistórico con alas de murciélago y cuerpo de oruga daba más ternura que miedo, sobre todo cuando reptaba torpemente entre maquetas de Copenhague o repelía cabeceando con furia el avance de un tanque en miniatura. Sin embargo, esta producción de Dinamarca, que tuvo dos versiones, una en danés dirigida por Poul Bang y otra en inglés dirigida por Sidney W. Pink, tenía su encanto, como aquella recordada escena en la que cientos de personas huían despavoridas por un puente mientras algunas caían al agua con bicicleta y todo (y algunos extras se reían). Hay que concederle al monstruo prehistórico -que se había regenerado después de que un grupo de paleontólogos e ingenieros desenterrara su cola congelada- que era (casi) invencible: no le hacían mella los disparos de ametralladora, los misiles ni que lo sopletearan en medio de la cara. Más parecido, por su anatomía, a un dragón del Año Nuevo Chino que a un dinosaurio, era capaz de reptar, volar y nadar, aunque no se caracterizaba justamente por ser una saeta en tierra. Por eso mismo, sigue siendo un enigma la frase que lanzaba el brigadier general estadounidense a cargo del operativo para destruirlo: "¡Reptilicus está corriendo desaforado!". Disponible en QubitTV.
  • El mercenario, de Sergio Corbucci, Italia/España/Estados Unidos (1968): Para este film, Corbucci volvió a reunirse con Franco Nero, con quien ya habían rodado juntos Django, clásico que sería revisitado por Quentin Tarantino en 2012. El galán italiano de los ojos color turquesa interpretaba en esta película ambientada en tiempos de la Revolución Mexicana a un misterioso y sagaz mercenario conocido como El Polaco, que se aliaba con un torpe minero alzado en armas, Paco Román (Tony Musante), para ayudarlo a llevar cabo su propia revuelta. De ahí que Corbucci -parte de la Santísima Trinidad del spaghetti western junto a Sergio Leone y Sergio Sollima- bautizara ésta y otras películas suyas "Zapata-spaghetti-westerns" por su evidente simpatía con los movimientos de izquierda. Como era habitual en muchos westerns europeos, a éste tampoco le faltó humor: por citar tan solo un ejemplo, a El Polaco le gustaba encender sus cigarrillos pasando un fósforo por los escotes, los pies y hasta los dientes de los demás. Mención aparte para Jack Palance, quien lucía una permanente perfecta en el papel del villano, "Ricitos", y debía huir en paños menores por el desierto después de ser emboscado. Disponible en YouTube.

Tora! Tora! Tora!
Tora! Tora! Tora!

  • Tora! Tora! Tora!, de Richard Fleischer, Kinji Fukasaku y Toshio Masuda, Japón/Estados Unidos (1970): Esta superproducción bélica sobre el ataque japonés a la base estadounidense de Pearl Harbour en 1941, cuyo nombre se basa en la contraseña de los asiáticos para indicar que se había iniciado la batalla, tenía como fin mostrar una versión lo más imparcial posible de los hechos desde los dos lados de la contienda. Akira Kurosawa iba a dirigir inicialmente las escenas niponas de esta coproducción entre Estados Unidos y Japón, pero abandonó el proyecto tras diferencias con los estudios Fox. Fue reemplazado por Kinji Fukasaku, el futuro director de las dos Battle Royale, quien rodó las impactantes escenas de acción, y Toshio Masuda para las partes dramáticas. Fleischer (Conan, el destructor) se hizo cargo del rodaje estadounidense. Con un elenco de primera línea que incluyó a Martin Balsam, So Yamamura, Jason Robards, E.G.Marshall y Tasuya Mihashi, la película estaba dividida en dos partes: una primera que iba construyendo la amenaza de un posible ataque japonés, y una segunda en la que esa tensión explotaba con el impresionante operativo nipón. Las espectaculares escenas aéreas incluyeron por momentos 30 aviones en el aire al mismo tiempo y fueron reutilizadas en películas como La batalla de Midway (1976) y Australia (2008). Disponible en YouTube y Google Play.
  • La aventura del Poseidón, de Ronald Neame, Estados Unidos, 1972: Aún no había filmado ¿Y dónde está el piloto? (1980), pero al parecer Leslie Nielsen ya tenía cierta propensión a viajar en naves en problemas. En este clásico ejemplar de cine catástrofe, Nielsen interpretó al capitán del Poseidón, un enorme trasatlántico que quedaba boca abajo cuando, en pleno festejo de Año Nuevo, era golpeado por una ola gigantesca. Con las mesas del comedor convertidas en apliques de cielorraso y las lámparas de techo a la altura de los pies, los pasajeros trataban de salvar su pellejo liderados por un hombre de fe bastante autoritario (Gene Hackman). El que peor la pasaba era Ernest Borgnine en el papel de un policía bastante espabilado quien, sin embargo, era tratado como un segundón por el sabelotodo reverendo Scott. Para escapar del barco, que no solo se inundaba, sino que además se prendía fuego, los apaleados supervivientes, entre los que se encontraban también la esposa del policía (Stella Stevens), una encantadora pareja de jubilados (Shelley Winters y Jack Albertson), dos hermanos (Pamela Sue Martin y Eric Shea), un solterón (Red Buttons) y una jovencita miedosa (Carol Lynley), debían superar una especie de triatlón naval que incluía escalar un gigantesco árbol navideño, deslizarse por tuberías estrechas y bucear en salas de máquinas inundadas. Disponible en YouTube y Google Play.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.