Top Five: actores equivocados en papeles emblemáticos

Grace Kelly, por un lado y Nicole Kidman en su bipoic, por el otro. ¿El resultado? No del todo positivo.
Grace Kelly, por un lado y Nicole Kidman en su bipoic, por el otro. ¿El resultado? No del todo positivo. Fuente: Archivo - Crédito: all4women.co
¿En qué estaban pensando los responsables del casting de estas películas?; cinco intérpretes que no estuvieron a la altura de sus personajes
Milagros Amondaray
(0)
6 de junio de 2014  • 00:40

Cuando se estrenó la película Grace de Mónaco en el Festival de Cannes , los comentarios se centraron en Nicole Kidman y su irrisoria personificación de la gran Grace Kelly. Para sacar nuestras propias conclusiones debemos esperar al jueves 19, cuando el film de Oliver Dahan llegue a nuestro país. Mientras tanto, repasamos algunas actuaciones que invitaban al desafío y que se convirtieron en notorias decepciones.

*1. LINDSAY LOHAN COMO ELIZABETH TAYLOR EN LIZ AND DICK:

Lindsay Lohan como Elizabeth Taylor. Sin palabras.
Lindsay Lohan como Elizabeth Taylor. Sin palabras. Fuente: Archivo

Ni la bienvenida aparición de otra biopic sobre la relación entre Elizabeth Taylor y Richard Burton – comandada por la siempre eficaz Helena Bonham Carter – pudo hacernos olvidar de la inexplicable producción que, en teoría, implicaba el rutilante regreso de Lindsay Lohan . Lejos de permitirle a la actriz mostrar algo de ese talento que brillaba en Chicas pesadas , Liz and Dick no hizo más que reafirmar la manera en la que Lohan está abordando el cine en la actualidad: a desgano y con cierto desdén. Por lo tanto, su interpretación de Elizabeth Taylor sólo contribuyó a seguir apilando ejemplos de escenas deplorables con Lindsay como el problema principal de las mismas. Una sola cosa podría decirse a su favor: Liz and Dick funciona como placer culposo en muchos niveles, especialmente cuando a Lohan le toca despuntar su veta dramática y termina cruzándose a la otra vereda.

*2. HAYDEN CHRISTENSEN COMO BOB DYLAN EN FACTORY GIRL:

Se supone que Hayden Christensen tiene que parecerse a Bob Dylan. Mmm...
Se supone que Hayden Christensen tiene que parecerse a Bob Dylan. Mmm... Fuente: Archivo

Las películas biográficas no tienen la obligación de contar con un protagonista idéntico al objeto de su historia. Para el caso, basta recordar a Michelle Williams quien, sin parecerse demasiado a Marilyn Monroe , supo conseguir en My Week with Marilyn algo en lo que muchos actores fallan: transmitir la esencia de la persona/personaje. Por lo tanto, cuando Todd Haynes filmó I’m Not There supo que los estadios de la vida de Bob Dylan no requerían precisamente de actores que se pareciesen a él. De todas maneras, Dylan estaba indiscutiblemente presente tanto en la mirada de Heath Ledger como en la de Cate Blanchett . Distinto fue lo que sucedió con Hayden Christensen en Factory Girl – biopic sobre Edie Sedgwick, musa de Andy Warhol -, quien bajo el nombre de Billy Quinn intentó personificar a Dylan con dos o tres manierismos básicos y mal ejecutados que convirtieron a su actuación en algo tan hilarante como unidimensional.

*3. ANTHONY HOPKINS COMO ALFRED HITCHCOCK EN HITCHCOCK:

Anthony Hopkins como Alfred Hitchcock.
Anthony Hopkins como Alfred Hitchcock. Fuente: Archivo

Hitchcock es una biopic con muchísimos inconvenientes, pero el primordial acaso sea su perezosa forma de abordar ese hito en la vida del venerado realizador (la génesis de Psicosis ) , poniendo en palabras de sus personajes datos anecdóticos que podemos encontrar en cualquier retrato pormenorizado del director. Tampoco ayuda que Anthony Hopkins haya optado por una burda mimesis que recuerda bastante al procedimiento elegido por Jamie Foxx para la biopic sobre Ray Charles. En ambos casos, al estar puesto el énfasis en las similitudes físicas y gestuales, el espectador no puede evitar distraerse y perder la conexión emocional (más en Ray que en Hitchcock, al estar esta última anclada en la comedia) con el protagonista en cuestión. Por lo tanto, lo mejor del film de Sacha Gervasi es, sin dudas, Helen Mirren , quien compone a Alma Reville con una humanidad inexistente en la interpretación de Hopkins.

*4. ELIZABETH BANKS COMO LAURA BUSH EN W.:

Elizabeth Banks como Laura Bush en la innecesaria biopic W
Elizabeth Banks como Laura Bush en la innecesaria biopic W Fuente: Archivo

Muchas veces una decisión de casting para una determinada biopic va a contramano de lo que uno puede esperar y termina derivando en una grata sorpresa. Un ejemplo fue la elección de Jesse Eisenberg como Mark Zuckerberg . Hasta ese momento, el joven actor no parecía tener la suficiente notoriedad o peso como para ser dirigido por David Fincher en Red social. Sin embargo, su interpretación fue precisa y memorable. Cuando se eligió a Elizabeth Banks para personificar a Laura Bush también, de algún modo, se estaba yendo a contramano de las expectativas. Banks venía de una seguidilla de actuaciones cómicas (todas brillantes, porque así lo es ella) y repentinamente era elegida por Oliver Stone para W., la vapuleada biopic sobre George W. Bush. Al igual que lo que sucede con Josh Brolin – quien de todas maneras está mucho más suelto, y con más cintura para esta clase de desafíos -, a Banks se la ve incómoda en el papel y lo mismo se podría aplicar a otros grandes actores como Ellen Burstyn y Richard Dreyfuss, a quienes se los percibe tan desorientados como al propio realizador. "No me parecía que fuese necesario contar la historia de Bush en ese momento", declararía Brolin y hoy, seis años después de su estreno, es imposible no concordar con él.

*5. JENNIFER LOVE HEWITT COMO AUDREY HEPBURN EN THE AUDREY HEPBURN STORY:

Jennifer Love Hewitt recreando la famosa secuencia de Desayuno en Tiffany. ¿Por qué?
Jennifer Love Hewitt recreando la famosa secuencia de Desayuno en Tiffany. ¿Por qué? Fuente: Archivo

Es sencillo criticar a una actriz que quiera ponerse en la piel de cualquiera de las Hepburn. A fin de cuentas, tanto Audrey como Katharine poseían un carisma inigualable, tanto así que ni Cate Blanchett (para quien les escribe) estuvo a la altura de ese charme. Pero lo que sucedió con Jennifer Love Hewitt dista bastante de lo que pasaría con Blanchett en El aviador. En primer lugar, porque hablamos de dos actrices con rangos distintos (Blanchett tiene rango, Hewitt carece de tal cosa) y, en segundo lugar, porque donde la doble ganadora del Oscar se arriesgaba a la hora de interpretar a una verdadera estrella del cine, Hewitt se volvía tímida, como apostando a lo seguro. Así es que su actuación, más que vergonzosa como la de Lindsay Lohan, es simplemente inocua, lo cual no deja de ser imperdonable cuando de homenajear a Audrey Hepburn se trata. Viendo a Jennifer advertimos por qué fue elegida: porque su rostro posee la inocencia del de la actriz de Desayuno en Tiffany’s. Pero... ¿y el talento? Bien, gracias.

Participación. ¿Qué otras malas decisiones de casting para biopics sumarían a la lista?

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.