Uruguay ya tiene su propio ballet clásico del Quijote