Ya no me siento a gusto en este mundo, de Sundance al streaming, sin escalas

La película premiada en el festival de cine independiente ya está disponible en Netflix
Diego Batlle
(0)
3 de marzo de 2017  

Elijah Wood y Melanie Lynskey
Elijah Wood y Melanie Lynskey Crédito: Netflix

El 28 de enero último, I Don't Feel at Home in This World Anymore ganó el máximo premio de Sundance, principal festival dedicado al cine independiente estadounidense (y cada vez con más programación dedicada también a la producción internacional). Apenas un mes más tarde, Netflix estrenó esta ópera prima como director del hasta ahora actor Macon Blair con el título de Ya no me siento a gusto en este mundo.

Y no será el único título de la reciente edición de Sundance que podrá verse en la popular plataforma de streaming, ya que Netflix anunció la adquisición de una decena de películas. Algunos cinéfilos norteamericanos se quejaron de que varios de esos films no pasarán por las salas, pero para los espectadores latinoamericanos no deja de ser una buena noticia, ya que el estreno comercial en pantallas grandes de la región de este tipo de producciones es una quimera desde hace ya muchos años.

Ya no me siento a gusto en este mundo tiene como protagonista casi excluyente a Melanie Lynskey, una actriz nacida en Nueva Zelanda que pintaba para estrella cuando, en 1994, protagonizó junto a Kate Winslet la notable Criaturas celestiales, de Peter Jackson, pero que -si bien nunca dejó de trabajar en cine y televisión- no alcanzó el reconocimiento que merecía. Ahora, tras una muy buena participación en la serie Togetherness, interpretó a Ruth Kimke, una mujer de solitaria, triste y rutinaria existencia que se gana la vida como enfermera. Cada día ella acepta con resignación pequeñas humillaciones y abusos, pero cuando unos extraños ingresan en su casa y le roban algunas pertenencias (su computadora portátil y la platería de su abuela) siente que es la gota que ha rebasado su límite de paciencia y tolerancia.

Como buena ciudadana, recurre primero a la policía, pero los agentes parecen no tener el más mínimo interés en investigar un robo tan insignificante y así ella pasará directamente a la acción con la ayuda de un patético pero entusiasta vecino interpretado por Elijah Wood. Lo que sigue es una extraña combinación entre comedia negra de enredos, película de acción y excesos gore (sangre, vísceras y vómitos por doquier) con dos improbables héroes lidiando tanto con millonarios como con marginales. Los tradicionales esquemas del ojo por ojo y la venganza por mano propia atravesados por una fuerte impronta moral.

Esta atrapante película ha sido comparada con trabajos de los hermanos Coen como Educando a Arizona y Sin lugar para los débiles o con Un día de furia (con Ruth como una versión femenina del D-Fens de Michael Douglas), y algo de eso hay en la provocadora y desatada propuesta sustentada en el imponente trabajo de Lynskey, quien transmite a la perfección la carga de angustia, desesperación y frustración, pero también la convicción y terquedad de su personaje. Un debut más que promisorio para el guionista y director Macon Blair. Apunten ese nombre.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.