A los ojos. En cuarentena la estética hace foco en la mirada

Parches descongestivos y productos para engrosar pestañas y perfilar cejas se cuentan dentro de los más solicitados
Parches descongestivos y productos para engrosar pestañas y perfilar cejas se cuentan dentro de los más solicitados Fuente: LA NACION
Flavia Fernández
(0)
1 de agosto de 2020  

Como una alocada contracara del carnaval veneciano -donde las máscaras garantizaban el anonimato tapando rostro pero dejando asomar boquitas pintadas-, el Covid-19 reversionó la postal censurándonos la sonrisa. Por lo menos puertas afuera, donde la distancia y el barbijo son temas no discutibles. ¿Cómo sentirse atractiva si media cara ya no existe? La respuesta resulta obvia y es lo que está pasando: mejorando la mirada.

De manera instintiva, en un intento de beauty supervivencia, las mujeres que nunca perdieron demasiado tiempo en sus ojos empiezan a jugar con delineados, cargan pestañas a toda máscara, invierten en cremas para párpados y planean tratamientos estéticos. Bajan las ventas de los labiales mientras hay lista de espera para aplicar bótox, engrosar pestañas, perfilar cejas y todo lo que contribuya a embellecer la mirada, que es lo único que nos queda.

La voz de los expertos

"Ahora más que nunca recuerdo aquello de que los ojos son la ventana del alma. Por lo tanto en este momento, donde ellos son protagonistas absolutos, hay que cuidarlos con devoción. Esta zona reúne muchas características que pueden agregar o quitar belleza al rostro. El color de los ojos, que es tan valorado, no es suficiente ni luce si el marco no está cuidado. El acento hay que ponerlo en los párpados (que es la piel de arriba y de abajo), las famosas patas de gallo y también el entrecejo, que muy marcado produce un aspecto de enojo. Hay una gran demanda de tratamientos con ácido hialurónico y toxina botulínica ya que reúnen todo lo que se necesita en este momento: rapidez, seguridad y resultados visibles a las pocas horas", explica la cirujana plástica Griselda Seleme.

"Una fórmula detox iluminadora y antifatiga, que ataca bolsas y ojeras, es lo más requerido por lejos"

Parece que los parches descongestivos para ojos son todo un hit. Desde los más comunes que pueden verse en las góndolas de las farmacias hasta algunos más innovadores como los de Mary Kay, que son a base de hidrogel, vienen en frasco y se colocan bien fríos durante veinte minutos. Con respecto a las cremas, Cyntia Fuentes, asesora técnica de Germaine de Capuccini Argentina, confirma esta tendencia de invertir en productos que mejoran la mirada. "El Timexpert, una fórmula detox iluminadora y antifatiga, que ataca bolsas y ojeras, es lo más requerido por lejos".

Además de ser una de las maquilladoras más famosas del país, Regina Kuligovsky supo convertirse en una exitosa empresaria. Escuelas, cursos y una innovadora línea de maquillajes que lleva su nombre la pusieron en el pedestal de experta y generadora de tendencias. ¿Cómo analiza esta nueva realidad?

"Yo siempre creo que el maquillaje es para uno mismo, para vernos bien nosotras, por lo tanto no hay barbijo que pueda con esto. Hay mujeres que les dan mucho protagonismo a sus ojos, otras que lo hacen con su boca y están quienes se inclinan por resaltar la piel con productos traslúcidos, cotidianos, que llamamos invisibles. Hoy está primero la hidratación, textura y luego sí se puede comenzar a hablar de color. Con respecto a la mirada, creo que el delineado real lo dan las cejas. Las mujeres que tienen ojos claros suelen maquillarlos menos, generalmente los resaltan con sombra muy suave y máscara de pestañas porque ya existe un color en el rostro. En cambio, hay personas que sienten que le tienen que agregar tono a su mirada y, bueno, ahora con el tapaboca más todavía. Existe una gran necesidad de pintarse las pestañas, incluso de aplicar postizas. Tal vez la mujer diga: okey, no me puedo vestir demasiado pero sí puedo arreglar mejor mis ojos".

Raúl Banegas, cirujano plástico, confirma la nueva obsesión por mostrar ojos descansados y sorprende con un dato impensado. "Desde ya la mayoría de las consultas tienen que ver con la parte superior del rostro, pero también hay mucha demanda con el tema de retocar los labios. Para mí fue una sorpresa, hasta que hablando con las pacientes supe el por qué. Me dicen que, ante una posible inflamación o hematoma, el tapabocas se convierte en aliado. Entonces aprovechan".

Mientras el pedido de rutinas y cremas a domicilio duplican su demanda, la telemedicina salva mujeres (y hombres, desde ya) que viven la cuarentena al borde del ataque de nervios cada vez que se miran al espejo. "La consulta online nos permite ver al paciente, evaluar cómo se están cuidando y poder asesorarlos de acuerdo a cada tipo de piel. De esta forma se arma un plan para poner en marcha en el consultorio", explica el médico dermatólogo Christian Sánchez Saizar.

El curso sobre pestañas que la maquilladora Karina Cots hizo en los Estados Unidos se convirtió en su caballito de batalla. Nada más ideal que estos tiempos para aplicarlo en ojos que se van haciendo invisibles, especialmente en mujeres maduras que perdieron volumen y calidad. "Se llama lifting de pestañas y consiste en generar un arqueado en el propio pelo. Eso y las cejas son el servicio que más me piden. Yo venía dando clases de automaquillaje online, pero ahora que comenzamos a poder atender tengo la agenda completa con el tema de este proceso, que consiste en trabajar las pestañas con un bigudí flexible. La magia está en que las pestañas se arquean y levantan bien desde la raíz, por lo tanto luego, al maquillarlas, se amplía un montón la mirada".

Adrián Brown, diseñador de alta costura, experto en imagen y un poco poeta, no sólo volvió al consultorio (es médico dermatólogo) sino se transformó en un observador urbano que merece ser escuchado. "Desde que comenzó la pandemia me encuentro analizando las miradas porque es lo único que se ve en la calle. Y lo que descubro es una mirada poco expectante, entenebrecida. Creo que para transformar tanta desazón hay que modificar lo interior y reposar en la espera, que no es vacua. Porque todo esto en algún momento terminará; hay que conectar con la idea de que este delirio va a tener un fin, aunque no sabemos cuándo. Considero que transformar la mirada oscura en otra que contenga esperanza abre los ojos mucho más que el bótox o cualquier cosa externa que pongamos en el contorno. Y en cuanto al maquillaje hay que lograr un mirar límpido, lejos de la cosa sobrecargada. Yo no metería delineador sino todo lo contrario. Me parece que hay que trabajar para que los ojos logren suavidad y así contrarrestar el tema de no poder ver la gestualidad de la boca. No me gustaría observar mujeres con barbijo y un arriba cargado de producto. Sí, en cambio, una piel hermosa, cuidada, que acompañe una mirada de creencia y perspectiva".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.