srcset

Decoración

Arte y verde. Una familia construyó un hogar creativo para cinco en San Isidro

Elena Tavelli
Natalia Pietracupa
(0)
14 de abril de 2019  

Hace ya 10 años que la familia Lemos llegó a esta casa, cuando sus tres hijo adolescentes todavía eran chicos. Después de un tiempo viviendo en un departamento con vista al Museo Nacional de Bellas Artes, el hallazgo de un terreno en medio de las Lomas de San Isidro los impulsó a llevar el arte a uno de los rincones más verdes de la zona norte.

El verde se anuncia desde la entrada de este hogar para cinco.
El verde se anuncia desde la entrada de este hogar para cinco. Crédito: Santiago Ciuffo

Su colección de obras y objetos de diseño no sigue nombres ni tendencias, sino el instinto de aquello que primero les llamó la atención y luego avivó su memoria y curiosidad. Juan es ingeniero y tiene una constructora. Verónica es decoradora y en su blog de cocina agrega a su perfil: "Jardinera en los ratos libres y alfarera en proceso". Los dos juntos diseñaron en 2009 su mejor obra: un hogar creativo para cinco.

En el living, mesa baja de madera de lenga con libros de arte y diseño, esculturas de animales y trozos de árbol lavados por el mar.
En el living, mesa baja de madera de lenga con libros de arte y diseño, esculturas de animales y trozos de árbol lavados por el mar. Crédito: Santiago Ciuffo

Dos troncos secos de palmera, pintados de negro, cubren el vacío de una esquina para dar sensación de escala y, de paso, aportar otro detalle arty ligado a la naturaleza. Los sillones 'Diz' son del carioca Sergio Rodrigues. Además, Pintura conejo (Verónica Virasoro) y caritas de madera, de Brasil; y lámpara 'Tolomeo'.

Como en Buenos Aires la chimenea se usa poco; al pensar en su diseño, los dueños decidieron colocarle un vidrio térmico en el fondo, para evitar el hueco oscuro en la pared y agregar al espacio una visión más del exterior.

Las cortinas de lino, como los tapizados de las sillas y banquetas dobles de la mesa del comedor, son de Compañía del Comercio. El espacio integrado es amplio y luminoso, lo cual ofrece la posibilidad de usar muebles más pesados o de tonalidades más oscuras.
Las cortinas de lino, como los tapizados de las sillas y banquetas dobles de la mesa del comedor, son de Compañía del Comercio. El espacio integrado es amplio y luminoso, lo cual ofrece la posibilidad de usar muebles más pesados o de tonalidades más oscuras. Crédito: Santiago Ciuffo

Nuestra vida es más bien informal y queríamos que la casa también fuera así. Me encanta el diseño, pero tiene que ser vivible: todos los espacios y muebles se tienen que poder usar
Verónica

La intensidad de la pintura de Milo Lockett contrasta con el color natural de los tapizados de las sillas y banquetas, a cada lado de la mesa de madera de incienso (Fernando Moy). Las lámparas antiguas de opalinas blancas fueron compradas en un anticuario.
La intensidad de la pintura de Milo Lockett contrasta con el color natural de los tapizados de las sillas y banquetas, a cada lado de la mesa de madera de incienso (Fernando Moy). Las lámparas antiguas de opalinas blancas fueron compradas en un anticuario. Crédito: Santiago Ciuffo

"No compramos arte por nombre o precio, sino por lo que nos genera al verlo; después pensamos dónde ponerlo. Siempre visitamos arteBA, un disparador con mucho para ver y después ir más tranquilos a las galerías que nos gustaron".

En el hall de entrada, kakemono japonés antiguo (heredado de la abuela de Verónica) y banqueta (por encargo) tapizada en pana color durazno (De Levie). A la derecha, el estudio de la dueña de casa.
En el hall de entrada, kakemono japonés antiguo (heredado de la abuela de Verónica) y banqueta (por encargo) tapizada en pana color durazno (De Levie). A la derecha, el estudio de la dueña de casa. Crédito: Santiago Ciuffo

La mesa con rueditas, a veces utilizada como isla de trabajo, sigue la línea de acero que comienza en la campana del artefacto de cocina.
La mesa con rueditas, a veces utilizada como isla de trabajo, sigue la línea de acero que comienza en la campana del artefacto de cocina. Crédito: Santiago Ciuffo

"Me encantan los libros. En la cocina soy autodidacta, así que aprendí mucho de ellos y de ver cómo otros cocinaban. El de Ottolenghi, un chef israelí que trabaja con sabores poco tradicionales, ahora es uno de mis preferidos".

Entre el comedor, la cocina y el family, el tesoro de la dueña de casa: una biblioteca diseñada con poca profundidad para exhibir la tapa de sus libros de cocina preferidos. Ya en la cocina, las luces de estilo industrial (Griscan) hacen eco del color de la mesada de mármol.

Los cactus en cerámica, obras de la dueña de casa.
Los cactus en cerámica, obras de la dueña de casa. Crédito: Santiago Ciuffo

Sofá en L (diseño de Verónica), bien profundo, para recostarse en familia a mirar TV. Fotografía de Celine Frers, alfombra rayada (Rugit) y mesas bajas (Talleres Sustentables). Del lado del comedor diario, mesa (Eugenio Aguirre), sillas de hierro y mimbre (por encargo) y artefacto de iluminación hecho de astas (de Brasil).

Faroles tipo fanal de hierro (por encargo).
Faroles tipo fanal de hierro (por encargo). Crédito: Santiago Ciuffo

Tanto las mesas bajas como las banquetas son de madera de lapacho (diseñadas por Verónica) y están protegidas del sol de la tarde por toldos negros, presentes en ambos pisos. Las columnas están recubiertas por antiguos tablones de cancha de fútbol, hechos de madera de lapacho y acondicionados por Pablo Ledesma, para la dueña de casa, "un artista con estilo propio que no tiene miedo a romper las reglas".

Zona parrilla, banquetas Tolix y barra con calcáreos (Pablo Ledesma).
Zona parrilla, banquetas Tolix y barra con calcáreos (Pablo Ledesma). Crédito: Santiago Ciuffo

Al fondo del jardín, la mesa de madera es ideal para tomar el té a la sombra.
Al fondo del jardín, la mesa de madera es ideal para tomar el té a la sombra. Crédito: Santiago Ciuffo

Para los chicos, este también es el lugar más alejado de la casa y el elegido a la hora de juntarse con amigos hasta tarde. En la mesa, florero y vajilla de cerámica esmaltada, obras de Verónica, que encontró en la alfarería la combinación perfecta para maridar sus dos pasiones: la cocina y la decoración.

Delante del cuadro de Milo Lockett, casita de acrílico, de la artista Fabiana Barreda sobre soporte de madera de Pablo Ledesma que también diseñó el baldaquino.
Delante del cuadro de Milo Lockett, casita de acrílico, de la artista Fabiana Barreda sobre soporte de madera de Pablo Ledesma que también diseñó el baldaquino. Crédito: Santiago Ciuffo

Silla de madera, de Uruguay, y elefante (diseñado por Eames).
Silla de madera, de Uruguay, y elefante (diseñado por Eames). Crédito: Santiago Ciuffo

La pared del televisor fue pintada de negro mate para disimular la pantalla e integrarla al cuarto como un cuadro más. En ella, dos obras de Antonio Seguí.

El espacio de bacha y guardado está dividido de la zona de la bañera y box de ducha.
El espacio de bacha y guardado está dividido de la zona de la bañera y box de ducha. Crédito: Santiago Ciuffo

El revestimiento es de piedra gris de corte cuadrado.
El revestimiento es de piedra gris de corte cuadrado. Crédito: Santiago Ciuffo

En un viaje a Nueva York, la pareja visitó una muestra del artista Peter Beard y no pudo resistirse a comprar el calendario de su obra, a la salida del museo. Ya de vuelta en Buenos Aires, mandaron a enmarcar sus láminas preferidas en madera Antigua.

Cama de madera blanqueada a gris con acolchado de tusor. Vinilo de rascacielos comprado en un viaje, sillón de mimbre colgante (por encargo) y móvil inspirado en la obra de Alexander Calder (MoMA Store). Escritorio (Eugenio Aguirre).
Cama de madera blanqueada a gris con acolchado de tusor. Vinilo de rascacielos comprado en un viaje, sillón de mimbre colgante (por encargo) y móvil inspirado en la obra de Alexander Calder (MoMA Store). Escritorio (Eugenio Aguirre). Crédito: Santiago Ciuffo

"No queríamos dormitorios excesivamente grandes para los chicos, porque la idea era pasar más tiempo juntos o con amigos en los espacios comunes, y que el cuarto fuera solamente un lugar privado para hacer deberes y dormir".

Al artefacto colgante de luz lo armó Verónica con portalámparas de estilo antiguo.
Al artefacto colgante de luz lo armó Verónica con portalámparas de estilo antiguo. Crédito: Santiago Ciuffo

"Las vacaciones ideales en familia son en una playa. Los cinco surfeamos y el año pasado alquilamos una casita diminuta, pero con toda la onda, en Venice, California. Nos movimos toda la semana de la casa a la playa en bici y carver".

Cama de madera (Pablo Ledesma), escritorio flaco de tapa entelada (Talleres Sustentables) y silla Eames acompañando el color turquesa de los detalles del cuarto, que acercan el ruido de las olas del mar.

La alfombra tejida a mano fue un regalo de la bisabuela de los chicos.
La alfombra tejida a mano fue un regalo de la bisabuela de los chicos. Crédito: Santiago Ciuffo

"Nos gusta mucho viajar y que nuestros hijos conozcan el mundo desde chiquitos. Visitar otra arquitectura, probar comida diferente, descubrir colores y conocer distintas culturas te da amplitud de mente y ejercita la creatividad y la curiosidad".

Camas cuchetas de madera de demolición (Pablo Ledesma) pensadas para superponerlas y ganar espacio de juego. La cama de arriba tiene un espacio librero; las patas del escritorio, también de Ledesma, son de hierro y alguna vez fueron bancos de trabajo del ferrocarril. Entre los avioncitos que cuelgan delante del empapelado mapamundi, hay uno que era juguete de Juan cuando era chico.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.