El exitoso ejecutivo que abandonó los negocios para mudarse a una isla remota