El príncipe Harry y Meghan Markle tomaron una drástica decisión para combatir a sus críticos