El sexo y la ansiedad: recetas para liberar a hombres y mujeres

Cómo es la vida sexual de quienes sufren de ansiedad.
Cómo es la vida sexual de quienes sufren de ansiedad. Crédito: Unsplash.com
Pilar Tapia
(0)
18 de julio de 2019  • 15:51

Todas las personas experimentamos ansiedad frente a ciertas circunstancias y no hay nada raro en esto. Sin embargo, la ansiedad puede dejar de ser un sentimiento inofensivo para convertirse en un trastorno que afecta de manera negativa todos los aspectos de nuestra vida, entre ellos, el sexo.

Cuando la ansiedad pasa los límites

Las personas con trastornos de ansiedad tienen preocupaciones y miedos excesivos y persistentes sobre situaciones diarias. Suelen manifestarlos a través de episodios frecuentes de ansiedad intensa y miedo o terror que alcanzan un máximo en una cuestión de minutos (lo que conocemos como ataque de pánico).

Estos sentimientos de ansiedad y pánico interfieren con las actividades diarias, son difíciles de controlar, son desproporcionados en comparación con el peligro real y pueden durar un largo tiempo. Y lo peor es que, para evitarlos, quienes los padecen suelen aislarse y evitar ciertos lugares o situaciones.

En una vereda la ansiedad, ¿y en la otra el sexo?

" Los trastornos de ansiedad generan grandes complicaciones en la sexualidad de quienes lo padecen. Si bien un nivel estable de ansiedad es normal y esperable en la sexualidad, cuando hablamos de personas con trastorno de ansiedad estamos hablando de una preocupación excesiva, percibir como amenazantes situaciones de la vida cotidiana, imposibilidad de relajarse y vivir con tranquilidad, por ejemplo. Este tipo de personas tienen mucha dificultad para poder tener relaciones sexuales plenas porque llegan a cada encuentro sexual con muchos miedos, anticipando el fracaso o con fantasías que dificultan o imposibilitan los encuentros y que generan una gran frustración", explica la psicóloga y sexóloga Mariana Kersz, quien también dirige ClinicaDeParejas.com.

Es decir, se forma una bola de nieve, que comienza con algo mínimo, como un pensamiento intrusivo: "No voy a tener erección", "Me va a doler" y se va generando una fantasía cada vez más grande, que no da espacio a relajarse y a disfrutar del sexo.

"Quienes padecen trastornos de ansiedad tienen muchas dificultades para poder controlar situaciones de la vida cotidiana: esperar una fila de supermercado, aguardar en la fila de la estación de servicio para cargar nafta, por ejemplo. Posiblemente sea en la sexualidad donde los síntomas son más notorios, porque ante estos estados de alerta es prácticamente imposible lograr una buena erección o tiempos satisfactorios de eyaculación. Todo esto va generando niveles tan altos de frustración y surge la falta de deseo como respuesta a tanta imposibilidad", destaca la experta.

Desde el punto de vista fisiológico, también hay una explicación para la falta de deseo. Las personas que padecen de ansiedad y estrés crónicos,tienen niveles altos de cortisol que actúa suprimiendo las hormonas sexuales que afectan la libido. En consecuencia, no hay ganas de tener sexo.

5 señales de que la ansiedad podría estar afectando tu vida sexual

  1. Se pierde o no se logra una buena erección
  2. Dolor en la penetración (vaginismo) Los músculos vaginales se contraen con tanta fuerza durante la penetración que el coito se vuelve increíblemente doloroso.
  3. Anorgasmia: dificultad para lograr alcanzar el clímax
  4. Eyaculación precoz o rápida
  5. Falta de deseo, baja de la libido

¿Se puede revertir la situación? ¿Cómo?

¡No todo está perdido! Para poder resolver la ansiedad y sus efectos negativos en la sexualidad, Mariana Kersz sugiere como primera medida, realizar una consulta con un psicólogo-sexólogo.

Además, recomienda llevar a cabo ciertos hábitos que podrían servir para aliviar la ansiedad y en consecuencia, tener una vida sexual placentera.

  • Intentar mejorar la situación previamente al encuentro sexual, para evitar sumar más frustración. Hablar en pareja respecto a los miedos, en un marco de tranquilidad y contención puede proveer el alivio que se necesita para una mejor respuesta sexual.
  • Hacer actividad física puede generar que los niveles de estrés y ansiedad disminuyan, lo cual facilita los encuentros sexuales.
  • Descansar, dormir bien y tener un estilo de vida tranquilo y sin sobresaltos, permitirá que en el momento de tener relaciones sexuales se pueda disfrutar realmente de la experiencia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.