Infinity bottle. El whisky interminable

Cada vez más fans de esta bebida hacen su blend en el hogar para crear ejemplares únicos
Cada vez más fans de esta bebida hacen su blend en el hogar para crear ejemplares únicos Fuente: LA NACION
Sebastián A. Ríos
(0)
20 de abril de 2019  

Una botella de whisky que nunca se acabe. O, también, una botella de un whisky único, creado a imagen y semejanza de los gustos de su poseedor. Infinity bottle -literal y conceptualmente: botella infinita- es como han dado en llamar a una tendencia en auge entre los fanáticos del whisky, que consiste en armar en el hogar un blend a partir de distintos whiskies afines a los gustos personales, dando lugar a una receta que se va perfeccionando con el tiempo en una botella que nunca se termina.

"Para los coleccionistas, la botella infinita puede ser un modo creativo de probar el arte del blending en casa. Es una forma 'hágalo usted mismo' de cómo los productores profesionales de espirituosas mezclan artísticamente distintos barriles, estilos y añadas para crear el deseado perfil aromático", escribió Kara Newman en el último número de la revista Wine Enthusiast, y agregó: "También es una forma de dar uso a todas las botellas casi vacías que se encuentran en el fondo del estante de los licores. El objetivo es crear un blend que sea más que la suma de sus partes".

El punto de partida de esta costumbre parece ser un video de 2012 del youtuber del whisky Ralfy Mitchell, o al menos ese video parece haber sido el aliciente para que muchos otros fans de esta bebida comiencen a soñar con una botella que en su etiqueta lleve la receta magistral de su creador, para que luego sea transmitida (botella y receta) a través de las generaciones.

Esta idea no deja de ser una forma hogareña -y simplificada- de reproducir el método de elaboración del jerez (método de solera), en el que cada vez que se extrae jerez para embotellar se suma a las barricas que lo contiene una cantidad nueva de líquido, según la receta que se transmite de generación en generación y que da identidad a cada casa productora de jerez.

Hágalo usted mismo

Basta tipear en Google "infinity bottle" (o "fractional bottle" o "living bottle") para hallar videos y artículos en los que consumidores y expertos en whisky debaten en torno a la mejor forma de crear una botella infinita. El primero de los temas de discusión es qué elemento contenedor usar para realizar la mezcla. Un decantador es para muchos el más indicado, sin embargo hay quienes advierten que puede deteriorar los aromas.

"Los decantadores funcionan bien para cortos períodos, pero uno pierde aromas y sabores con el tiempo -opinó Kirsteen Campbell, master blender de Famous Grouse y Cutty Sark, en www.scotchwhisky.com-. En contraste, cualquier botella de vidrio con un buen cierre funcionará bien"

Sin embargo, la pregunta central de todo aquel que se asoma a los foros en los que se discute sobre estas botellas infinitas es con qué whisky empezar a elaborar el corte. "Hay que empezar con el whisky que realmente a uno le gusta -recomendó Joe Beatrice, fundador de Barrell Bourbon en Wine Enthusiast-. Todo el mundo tiene sus favoritos, hay que preguntarse entonces ¿qué perfil me gusta? ¿Americano de grano, un single malt escocés, whiskey irlandés? Cualquiera de todos estos es muy dominante y puede dictar el aroma principal de la botella".

Rachel Barrie, master blender de BenRiach y GlenDronach opinó al respecto (en www.scotchwhisky.com): "Un buen single malt de Speyside funciona siempre bien en el corazón de un blend: tiene fruta, tiene malta, y puede sostener aromas y combinarlos"

Una vez definido el corazón del blend -componente inicial que se recomienda represente alrededor del 60% al 70% del corte-, los expertos sugieren sumar un segundo componente que funcione como contrapeso y tienda a equilibrar la mezcla. Si uno comenzó con un Bourbon con mucho sabor a vainilla, pone como ejemplo Beatrice, quizás convenga sumar un poco de un single malt con mucho ahumado; si el comienzo fue un whiskey irlandés muy frutado, quizás funcione bien con whisky de grano especiado.

Los siguientes componentes agregarán complejidad... o no. No hay fórmulas, tampoco garantías. Por eso siempre conviene ir anotando los whiskies que se mezclan (y en qué proporciones) para ir repitiendo o cambiando el blend a gusto de su productor. Un consejo importante es tratar que la infinity bottle se mantenga un 80% llena siempre, para reducir el riesgo de oxidación que se produce con el tiempo de exposición al aire.

Otro consejo práctico: una vez hecha la mezcla, esperar unas 12 horas al menos antes de evaluarla, para que los componentes se integren. "Y no sacudan la botella para mezclar -advierte Beatrice-, hace que el whisky se enoje".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.