La descomunal falsificación de libras con la que los nazis buscaron quebrar la economía británica