srcset

Decoración

Por qué la hamaca es el objeto deco del verano

(0)
21 de enero de 2019  • 15:38

De tabla, colgante o paraguaya, las hamacas disparan pensamientos que nos remiten a sensaciones placenteras: relax, vacaciones, vuelta a la infancia. Por eso siguen siendo un clásico en patios, jardines o galerías y se usan cada vez más en las casas urbanas donde impera la necesidad de traer elementos de la vida al aire libre al interior. Es cuestión de hacerles espacio y dejarse llevar por el ir y venir.

Paraguayas

Playa privada

En su PH, el Arquitecto Roy Nussbaum y su esposa, Magalí Claro, crearon un "lounge" con la parrilla revestida en madera, una ducha, una sección de arena con reposeras y hamaca paraguaya y la piscina. "Es un oasis. Cuando llegás de la calle no te imaginás que esto puede suceder dentro del hogar, pero para nosotros es perfectamente lógico porque tiene relación directa con lo que nos gusta".

Cerca del mar

Donde haya dos postes, se puede colgar una hamaca. Siguiendo esa máxima del confort en tiempo de ocio, los dueños de esta casa completaron su generosa galería con dos hamacas en azul y blanco, los colores que predomina en este refrescante espacio. De solo verlas, en la mente se dispara un pensamiento: vacaciones.

Misión siesta

La sombra que brinda una enredadera marca el espacio perfecto para instalar la hamaca en el patio o en el jardín. La sobremesa se prolonga hasta que llegue el sueño. Si no hay árboles fuertes, conviene fijar columnas de hierro que sirvan como soporte.

Capricho

La idea del hotel 25hours Bikini Berlín es digna de ser imitada. Una hamaca al lado de la cama ¿por qué no? Ofrece una forma distinta de descanso, un ritmo que tiene el efecto pacificador de un arrullo y, en este caso, una vista incomparable.

Colgantes

Con firma

El columpio ‘Cocoon’, una profunda y confortable hamaca rojo brillante creada por los brasileños Fernando y Humberto Campana, es una de las piezas que pertenece a la línea Objets Nómades de Louis Vuitton. Con esta serie, la maison francesa invita a los diseñadores más conocidos a imaginar productos inspirados en viajes, que luego se realizan en colaboración con los artesanos creativos de la marca. En Buenos Aires, se puede ver en la flamante tienda de Patio Bullrich.

Buena vista

Ubicada en el balcón esta hamaca es una platea ideal para contemplar la vista desde la altura y también para participar de la charla en el living organizado con sillón antiguo, mesa baja y un fogón que se usó como jardín de suculentas.

En la galería

Es el lugar natural por excelencia para colgar una hamaca. El punto de apoyo no es un detalle menor: tiene que ser mullido, lo suficientemente alto como para no hundirse en el sillón y tener algo de respaldo. Se pueden usar almohadones o retazos de corderito.

¡Recreo!

En su versión de lona, esta hamaca ‘Capullo’ le pone mucha onda a la habitación de un adolescente creada por Dash y combina con el resto de la ambientación con muebles flexibles y colores atractivos.

Con un estilo más femenino el mismo recurso, pero en mimbre es protagonista en un cuarto con base neutra.

Juego de dos

Integrar elementos infantiles en el mundo adulto fue el objetivo de María Dolores Guaita, del estudio 510 cuando proyectaron este departamento en el que un padre separado recibe a su hija. Las hamacas, colgadas en la entrada del living cumplen exitosamente la misión.

De tabla

No te quedes con las ganas

"Hicimos la hamaca entre los dos. El asiento era una tabla de cortar de Juan; los pompones, parte de una cortina mía; y las sogas, las compramos en una ferretería. Los invitados se marean, pero para nosotros es el lugar de la casa para dejarse ir". Tal era el entusiasmo de los dueños de casa por tener una hamaca en el living que se animaron a hacerla juntos.

Vale doble

A falta de una, en la casa de Virginia Escribano hay dos hamacas: de colgante de mimbre en el balcón y la otra de tabla, con tirantes de macramé en el living. ¿Se usa?: sí, y no solo para balancearse, también sirve como apoyo temporal de pequeños objetos.

Consejos de experta

Sol Palou, al frente de Sol Palou Deco, comparte algunas ideas sobre la instalación y el mantenimiento de las hamacas

  • Las hamacas colgantes se pueden instalar tanto en exteriores como dentro de la casa. Las de tabla, más decorativas que funcionales, son recomendables para interiores porque se deterioran más rápido a la intemperie.
  • Para colgar una hamaca, si el techo es de placas de yeso hay que agarrar los ganchos a las guías. Si el cielo raso es suspendido, como en las galerías, se cuelga de las vigas.
  • Las sogas tienen que ser de algodón. Las cadenas van rompiendo las hamacas de mimbre.
  • Las hamacas se cuelgan a unos 45 o 50 centímetros. La idea es poder apoyar los pies con facilidad para balancearse o frenar.
  • Para colgar las hamacas paraguayas y regularlas hay que ajustar los cabos de los extremos. No conviene hacer nudos.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.