srcset

Decoración

Una casa de fin de semana compacta, funcional y con un brillante patio interno

Lucrecia Álvarez
Arq. Eugenia Cides
(0)
13 de enero de 2019  

"Te hago el proyecto pero no te hago la casa, así no nos peleamos", le dijo el arquitecto Jorge Mazzinghi a sus amigos Sol Carreras y Ginés Perea. La casa en cuestión ya tenía un terreno (de dimensiones acotadas) y un destino: sería el lugar de fin de semana de esta joven familia que muy pronto sumaría a un integrante más. Mazzinghi les presentó dos proyectos, y aunque ambos eran buenos, se impuso el que incluía patios internos que aseguraban luz, ventilación y esa conexión con la naturaleza que los dueños buscaban para sábados, domingos y feriados.

El frente de la casa en madera de guayubira: “Fue una propuesta para lograr una fachada cálida, diferente, con personalidad y muy natural”, nos explica el arquitecto Jorge Mazzinghi, a cargo del proyecto.
El frente de la casa en madera de guayubira: “Fue una propuesta para lograr una fachada cálida, diferente, con personalidad y muy natural”, nos explica el arquitecto Jorge Mazzinghi, a cargo del proyecto. Crédito: Santiago Ciuffo

La arquitecta Florentina Robles asumió la responsabilidad de la obra y muy poco después (vale decir, sin peleas), la casa estuvo lista. Para entonces, Sol ya tenía una panza de nueve meses, y decidieron mudarse para transitar los primeros días con el bebé en la flamante construcción. Al tiempo volvieron a la ciudad, donde los dos trabajan: ella, a cargo del estudio de maquillaje DUO; él, como CEO de Cool Hunter, especializados en viajes de lujo. Ahora los días de la semana pasan con la certeza de que su refugio de aire y sol los espera a unos kilómetros para recargar energía.

Cortinas de lino tamizan el sol de la tarde. Para la pared del hogar se hizo un cantero exterior donde las plantas harán lo propio, además de tapar las vistas.
Cortinas de lino tamizan el sol de la tarde. Para la pared del hogar se hizo un cantero exterior donde las plantas harán lo propio, además de tapar las vistas. Crédito: Santiago Ciuffo

En la búsqueda de una "elegancia sin pretensiones", la arquitectura redujo la variedad de materiales para lograr una estética sobria y fácil de mantener.

Sillones individuales con funda en tussor, mesita con estructura de hierro y tapa de mármol (todo de Mimi Perea) y alfombra ‘Shine’ de yute y cuero metalizado (Rapsodia Home).
Sillones individuales con funda en tussor, mesita con estructura de hierro y tapa de mármol (todo de Mimi Perea) y alfombra ‘Shine’ de yute y cuero metalizado (Rapsodia Home). Crédito: Santiago Ciuffo

En el living, sofá tapizado en lino azul. En la zona del comedor, consola de hierro y madera lustrada (Mimi Perea) con lámparas ‘Disco’ de bronce (Harturo).

La perfilería de hierro con vidrio repartido y los muebles oscuros, amplios y de líneas simples, contrastan con las paredes blancas de toda la casa para un look liviano y canchero.

Mesa de comedor (Mimi Perea), sillas vintage (Mercado de Pulgas) tapizadas en ecocuero y lámpara ‘Niza’ con luces direccionables (Flo’s Market).
Mesa de comedor (Mimi Perea), sillas vintage (Mercado de Pulgas) tapizadas en ecocuero y lámpara ‘Niza’ con luces direccionables (Flo’s Market). Crédito: Santiago Ciuffo

Proyectamos la cocina totalmente conectada al comedor y al living buscando la máxima comunicación entre los ambientes y la menor cantidad de paredes posible
Arq. Jorge Mazzinghi

En la barra de hierro pintada en tono cobrizo, trío de banquetas cobreadas con asiento de gamuza (Mimi Perea). Sobre una de ellas, chalina de lino (Petite Margot).

Las mesadas son de Silestone ‘White’ (Ragolia).
Las mesadas son de Silestone ‘White’ (Ragolia). Crédito: Santiago Ciuffo

El amoblamiento de cocina fue diseñado por la arquitecta Florentina Robles. Es un frente continuo pintado al agua con terminación mate y una isla complementaria que aloja la bacha y da apoyo a la barra desayunadora.

Como un rasgo de continuidad, los pisos de cemento alisado unifican la superficie interior de toda la casa. Aquí se usó una variante más rústica en las paredes para destacar el material.

Aunque se ve como un living, la altura de la mesa y de los bancos de la galería está adaptada para que funcione como un confortable comedor al aire libre. El florero de cerámica es de Petite Margot.
Aunque se ve como un living, la altura de la mesa y de los bancos de la galería está adaptada para que funcione como un confortable comedor al aire libre. El florero de cerámica es de Petite Margot. Crédito: Santiago Ciuffo

Amplia y abierta, la galería funciona como una expansión al exterior. Y los tubos calefactores garantizan su uso durante todo el año.

Los sillones ‘Gervasoni’ son de petiribí, igual que la mesita con base de hierro (todo de Sol Palou Deco).
Los sillones ‘Gervasoni’ son de petiribí, igual que la mesita con base de hierro (todo de Sol Palou Deco). Crédito: Santiago Ciuffo

Junto a la parrilla, la zona de comer tiene mesa y bancos de madera (Muebles Rústicos). Dos ventiladores ‘Florencia’ en ratán (Martin & Martin) se alternan con sendas lámparas colgantes (Mimi Perea).

Cuando el arquitecto nos hizo esta propuesta con dos patios nos encantó, porque es un terreno chico y eso nos permitía estar rodeados de verde
Sol Carreras

El hall de acceso, que distribuye al área pública o a la zona de los dormitorios, es un espacio moderno y muy luminoso ambientado con dúo de sillones modelo ‘Palmar’ (El Postigo) y alfombra tejida (Rapsodia Home).
El hall de acceso, que distribuye al área pública o a la zona de los dormitorios, es un espacio moderno y muy luminoso ambientado con dúo de sillones modelo ‘Palmar’ (El Postigo) y alfombra tejida (Rapsodia Home). Crédito: Santiago Ciuffo

"Los patios son una porción de naturaleza que se integra y llena los ambientes de pájaros, flores y sol. Además, contribuyen con el control térmico al generar casas frescas en verano y cálidas en invierno", explica el arquitecto.

En el dormitorio infantil, cuna ‘Sniglar’ de haya (Ikea).
En el dormitorio infantil, cuna ‘Sniglar’ de haya (Ikea). Crédito: Santiago Ciuffo

Sol quería que la cómoda, que había sido de su mamá, estuviera en el cuarto del bebé. El mueble, recuperado con un radiante amarilllo (Mimi Perea), se convirtió en la piedra fundacional de esta ambientación de delicada frescura. Junto al empapelado ‘Animalitos’ (Tinta Chini) hace un dúo infalible para una habitación de cuento.

"Estoy siempre mirando decoración en revistas y redes. Creo que pedir las cosas con una visión clara y consciente de lo que te gusta hace un gran diferencia", nos cuenta Sol.

La suite se separa de los cuartos de los chicos y el playroom para un funcionamiento más independiente.
La suite se separa de los cuartos de los chicos y el playroom para un funcionamiento más independiente. Crédito: Santiago Ciuffo

Los dueños le pidieron especialmente al arquitecto una salida al exterior desde su cuarto. "Tenemos perros y es muy cómodo despertarnos a la mañana y abrirles directamente".

El ambiente tiene mesitas de luz y cama (todo de Mimi Perea) vestida con sábanas y acolchado en tonos neutros con un destello de amarillo. Ventilador de ratán (Martin & Martin) y lámpara de mesa vintage (Harturo). En el antebaño, mueble colgante (El Postigo).

En el baño, detalles que suman: el barral de hierro se encargó especialmente para rematar el clima del espacio. Además, se sumó una cortina de algodón (Arredo) y contenedor de alambre (Organizza).
En el baño, detalles que suman: el barral de hierro se encargó especialmente para rematar el clima del espacio. Además, se sumó una cortina de algodón (Arredo) y contenedor de alambre (Organizza). Crédito: Santiago Ciuffo

Esta nota es parte de nuestra edición de enero.
Esta nota es parte de nuestra edición de enero. Crédito: Santiago Ciuffo

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.