A pesar de las dudas, Lavagna lanzó su candidatura y apuntó contra Cristina y Macri

Roberto Lavagna avanza hacia el escenario frente a dirigentes de su partido político
Roberto Lavagna avanza hacia el escenario frente a dirigentes de su partido político Crédito: Prensa Consenso 19
Mariano Obarrio
(0)
6 de junio de 2019  

El exministro de Economía Roberto Lavagna lanzó anoche su precandidatura presidencial por Consenso 19, al inaugurar su principal local de campaña, prometió bajar impuestos si resulta elegido y criticó a su par de Alternativa Federal Sergio Massa al decir que "sin coherencia la política se convierte en acrobacia".

En un acto en la nueva sede de Cerrito y Paraguay, frente a unas 3500 personas, la mayoría fuera del local, Lavagna señaló que los "objetivos básicos de su gobierno" serán: "Reforzar la democracia republicana, poner en marcha la economía y la estimulación temprana de los niños, con un programa continuado de alimentación infantil y educación".

Lavagna rechaza ir a una PASO con cualquier candidato de Alternativa Federal, según confirmaron a LA NACION altas fuentes de su fuerza, pero no descarta por completo llevar como candidata a gobernadora a María Eugenia Vidal , de Cambiemos, y vería con buenos ojos que el diputado radical Martín Lousteau sea candidato a jefe de gobierno porteño por Consenso 19. Para ese cargo, también compiten Marco Lavagna, su hijo, y el socialista Roy Cortina, además hay conversaciones con el presidente de San Lorenzo, Matías Lammens.

Entre los invitados al nuevo búnker, se destacaron dirigentes de diversos partidos, pero no estaban sus principales socios políticos: el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, del socialismo, ni la titular de GEN, Margarita Stolbizer. Tampoco participaron los radicales disidentes que acompañan al candidato. El mitin fue organizado por el jefe del sindicato gastronómico, Luis Barrionuevo, y la mesa sindical peronista. Estaban Hilda "Chiche" Duhalde, Jorge Vanossi, Julio Bárbaro, Carlos Campolongo, Santiago Montoya, Pascual Albanese y los representantes de la mesa diplomática Roberto García Moritán y Jorge Pereyra de Olazabal, que trabajan en un equipo dirigido por Archibaldo Lanús y Abel Posse.

Además, estaba el entorno de Lavagna en pleno, conformado por Rodolfo Gil, Carlos Hourbeigt, Marco Lavagna, Armando Torres y Alejandro "Topo" Rodríguez, entre otros. El acto abrió con liturgia peronista de algunas huestes sindicales presentes como gastronómicos y textiles. El exministro aseguró que era "blanco de toda clase de operaciones políticas" contra su candidatura. Y planteó su primera definición para marcar contraste con el resto de los candidatos de Alternativa Federal, Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Miguel Pichetto. "Lo dijimos desde el primer día: no estamos con Macri ni con Cristina. Ambos lados de la grieta creen que somos un peligro para su poder", dijo. El precandidato considera entre sus íntimos que "Massa negocia con el kirchnerismo", mientras que Pichetto, Urtubey y el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, "se sacan fotos con Macri que yo no me saco". En el búnker sorprendieron ayer las críticas del jefe del bloque del PJ del Senado, Pichetto, que acusó a Lavagna de haber "desintegrado el espacio de Alternativa Federal". "Son cosas de Alternativa Federal, no es mi problema", dijo Lavagna ayer entre sus íntimos.

En el capítulo de las propuestas anunció que bajará a "cero por ciento los impuestos a las ganancias a las pymes, y a los jóvenes emprendedores, con la única condición de que reinviertan y creen trabajo". En sus críticas indirectas a Massa, Lavagna dijo que "sin coherencia la política se convierte en acrobacia y necesitamos menos acróbatas y más responsables". Pidió "armonizar políticas de consumo, inversión y exportaciones". Y prometió que hará foco en tres objetivos para la niñez: "Estimulación temprana, nutrición infantil y educación y sanidad" .

En el búnker de Lavagna, muy cerca del candidato, señalaron a LA NACION que la posible fusión con la candidatura de Vidal por ahora no la descartan. "No lo estudiamos", dijeron.

Sin teleprompter

El candidato atravesó una situación incómoda cuando en medio de su discurso se apagó el teleprompter. De esa forma, se interrumpió el texto que le servía como guía para sus palabras. Entonces, en tono de broma, recriminó a sus técnicos: "Ahora se desconectó el aparatito, yo les dije que me traía el papel, pero...". Luego sacó un papel de su bolsillo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.