Alberto Fernández conversó con el nuevo presidente del BID para dar vuelta la página tras la dura disputa

Alberto Fernández
Alberto Fernández
Santiago Dapelo
Rafael Mathus Ruiz
(0)
15 de septiembre de 2020  • 18:01

El presidente Alberto Fernández habló con el flamante presidente electo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver-Carone, el primer norteamericano que ocupará ese sillón los 61 años de historia del organismo, en un primer contacto para dejar atrás la puja por el timón del organismo, que tensó la relación bilateral con Washington.

Según confirmaron fuentes oficiales a LA NACION , durante la conversación que se realizó el sábado, que duró unos 10 minutos, Fernández y Claver-Carone hablaron de la agenda para mitigar el impacto de la pandemia del coronavirus que lleva adelante la Argentina, y de los proyectos que el Gobierno tiene con el BID , como por ejemplo el financiamiento del túnel de Agua Negra, para unir San Juan y Coquimbo, en Chile, al que se refirió hoy el Presidente. La Argentina es el principal receptor del financiamiento del BID en la región.

No hubo ninguna mención a las diferencias previas a la votación en la que fue electo Claver-Carone, en la cual obtuvo el respaldo de 30 países, que reúnen el 66,8% del capital del banco: 23 naciones de América, incluidos Estados Unidos y Canadá, y siete del resto del mundo. Hubo cinco abstenciones de América latina, la Argentina, Chile, México, Perú y Trinidad y Tobago, a los que se sumaron los socios de la Unión Europea. En total, las abstenciones sumaron el 31,23% del poder de voto del board.

"Fue una conversación institucional, hay mucho para hacer para adelante", confió uno de los hombres de confianza del jefe del Estado. Es que la propuesta de Claver-Carone, principal asesor para América latina del presidente Donald Trump, había generado rechazo en la región y Europa, y también en Washington. La Argentina -que mantuvo latente hasta último momento la posibilidad de nominar a Gustavo Béliz-, Chile, Costa Rica y México intentaron postergar la votación. Pero esa movida fracasó luego de que Costa Rica decidió respaldar finalmente a Claver-Carone, y el gobierno de Andrés Manuel López Obrador de México se mostró reacio a bloquear la elección.

El primer contacto telefónico fue el primer paso para dar vuelta la página y comenzar a trazar una agenda para el futuro

La designación de Claver-Carone, hijo del exilio cubano, dejó a la vista la debilidad y las fracturas de América latina, incapaz de encontrar un candidato de consenso por las divisiones ideológicas entre los países de la región. El funcionarios trumpista llegó con el objetivo de intentar frenar el avance de China en América latina, y prometió que ampliará el capital del banco para elevar los préstamos a la región. Antes de la elección, y al anunciar que desistía de la nominación de Béliz, secretario de Asuntos Estratégicos, el gobierno de Alberto Fernández dijo que que el banco no debía convertirse en "una herramienta de intervencionismo diplomático".

El primer contacto telefónico fue el primer paso para dar vuelta la página y comenzar a trazar una agenda para el futuro. La prioridad principal del gobierno de Alberto Fernández será renegociar la devolución de los casi US$44.000 millones que tomó la administración de Mauricio Macri en el Fondo Monetario Internacional (FMI). Claver-Carone, quien era director en el Fondo cuando se aprobó ese acuerdo, jugará un papel en el respaldo que brinde la Casa Blanca al gobierno de Fernández.

Si bien no hubo menciones a las tensiones que ocurrieron, en la Casa Rosada advirtieron que la entronización de Claver-Carone no cayó bien en la región. "Nadie está contento con un norteamericano en la presidencia del BID. Ahora va a tener que trabajar para reconstruir las relaciones internas", graficaron fuentes oficiales.

La disputa por la presidencia del BID había sumado un nuevo foco de tensión con Estados Unidos en un momento delicado por la elección presidencial entre Trump y el candidato demócrata, Joe Biden, que definirá el futuro de la Casa Blanca, vital en la renegociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Pero en Washington dudan que pueda llegar a descarrilar la relación bilateral con la Argentina, clave para el futuro de la economía.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.