Arzobispo de Córdoba: la Argentina sufre un virus peor que el Covid-19, "el de la corrupción"

Ñañez ayer condenó la corrupción en la Argentina.
Ñañez ayer condenó la corrupción en la Argentina. Crédito: Gentileza
Gabriela Origlia
(0)
20 de julio de 2020  • 22:15

CÓRDOBA.- El arzobispo de Córdoba, Carlos Ñáñez, que la Argentina sufre "un virus tan o más grave que el coronavirus: el virus de la corrupción". Pocas veces Ñañez, de 73 años y con 21 como arzobispo en esta provincia, deja mensajes fuertes en sus evangelizaciones. Cultiva un perfil bajo y evita pronunciarse públicamente sobre temas políticos o económicos.

"En nuestra Argentina, desde hace ya muchos años, padecemos otro virus tan o más grave que el coronavirus: el virus de la corrupción", afirmó en su homilía de este domingo, y agregó: "La corrupción hace llamar bien al mal y mal al bien, animando al que cede a ese vicio a obrar en consecuencia. El profeta Isaías ya denunciaba este mismo mal en el antiguo Israel. ¡Por tanto no somos originales!".

En sus homilías, se refiere seguido a la pobreza, a la que suele calificar de un "escándalo". En diciembre, cuando Alberto Fernández y Mauricio Macri compartieron una misa, afirmó que se trataba de un "gesto muy importante". La relación de Ñañez con el Papa Francisco es distante, aunque se conocen desde inicios de los '90.

Hace tres años, en el Tedeum del 25 de Mayo en la catedral cordobesa, había hablado de la corrupción. "Hay que rechazar la corrupción, en cualquiera de sus formas", dijo entonces. "Es un flagelo que perjudica y afecta a todos, pero sobre todo a los más débiles", añadió frente al gobernador Juan Schiaretti.

En su prédica de este domingo, sostuvo que, "por momentos, pareciera que no hay disposición de luchar contra el virus de la corrupción. Es como si nos afectara la ceguera o la sordera, de la que hablaba Jesús el domingo pasado, citando también al profeta Isaías".

Ñañez insistió en que para luchar contra la corrupción debe haber una "decidida y constante reacción personal: no transar con la mentira, no pactar con el mal, no aceptar los 'escándalos' de los que habla Jesús. No aprobar lo que es incorrecto, ilegal, no festejar de ningún modo al que obra de esa manera. Más bien, se trata de 'ahogar el mal en abundancia de bien', como decía Juan Pablo II en su visita a Córdoba en abril de 1987".

El arzobispo recomendó "una decidida voluntad personal y social de oponerse a la corrupción", sin buscar "sacar ventajas" de ella. Pidió "forjar entre todos un clima común que impulse y anime a vivir en la verdad y a practicar el bien, tanto en las cosas pequeñas como en las grandes e importantes".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.