Coronavirus en la Argentina: la Corte bonaerense prepara un fallo contra la salida masiva de presos

Los jueces del máximo tribunal de la provincia trabajan en una sentencia sobre las prisiones domiciliarias en tiempos de coronavirus que se conocería el viernes o los primeros días de la semana próxima
Los jueces del máximo tribunal de la provincia trabajan en una sentencia sobre las prisiones domiciliarias en tiempos de coronavirus que se conocería el viernes o los primeros días de la semana próxima Fuente: LA NACION
Hernán Cappiello
(0)
7 de mayo de 2020  • 09:25

La Suprema Corte de Justicia bonaerense trabaja en una sentencia que se conocería el viernes o en las primeras horas de la semana próxima, en la que analizan revocar el hábeas corpus mediante el cual un juez, con fundamento en el coronavirus, concedió arrestos domiciliarios masivos a detenidos en la provincia, lo que provocó alarma social y protestas de la oposición y hasta de funcionarios de la coalición gobernante.

El lunes pasado, el máximo tribunal bonaerense resolvió admitir el caso, que llegó a su estudio por la apelación del fiscal ante la Casación Carlos Altuve. El fiscal trata de revertir la sentencia que había dictado el juez Víctor Violini, de la Casación bonaerense. El expediente está avanzando a toda velocidad y esta mañana el defensor de Casación Mario Coriolano pidió que se rechace el recurso del fiscal, pero sugirió que sea cada juez el que resuelva en cada caso. "Casación no dispuso ninguna liberación, cada juez debe evaluar, si [el delito] es leve o no leve [requisito del fallo de Violini para autorizar las domiciliarias]. Y si el riesgo epidemeológico es tal para alguna medida morigeradora", dijo Coriolano a LA NACION.

Al admitir el recurso, los jueces supremos de la provincia dispusieron suspender nuevas excarcelaciones y le imprimieron una velocidad nunca vista al expediente, evidencia de la preocupación del tribunal por dictar un fallo cuanto antes y dar una señal para poner orden en la cuestión.

Tras admitir el caso, la Suprema Corte le dio una hora a Violini para que le diera el expediente, y 24 horas al procurador bonaerense, Gerardo Conte Grand, y al defensor Coriolano para que dieran su punto de vista sobre el fallo. El martes, Conte Grand respondió. Pidió revocar el fallo porque dijo que al decidir Violini pasó por encima el principio del "juez natural"; que la clasificación entre delitos leves y graves que utilizó el juez para determinar cuándo corresponde la prisión domiciliaria o no, no está en la ley, y que es "grave" concederle un beneficio a una persona que está detenida "de modo automático" y por el solo hecho de que a futuro el Poder Ejecutivo lo incorpore en un listado.

Con el dictamen del procurador y el memorial que presentó hoy el defensor, la Suprema Corte ya está en condiciones de resolver el fondo del asunto.

Los jueces están en acuerdo virtual permanente, cuya validez convalidaron y pueden dictar sentencia con firma digital. Los seis jueces están trabajando con ideas similares y buscan dictar un fallo unánime, para exhibir un frente común ante el problema. En ese sentido se están buscando los consensos necesarios y complejos en un tribunal colegiado de seis integrantes.

Con estos tiempos, los jueces trabajan para dictar sentencia el viernes o en las primeras horas de la próxima semana. Se analiza revocar el hábeas corpus de Violini y disponer que cada juez tome decisiones en cada causa informando a las víctimas. Una ONG de víctimas, Usina de Justicia, le pidió a la Suprema Corte que dé marcha atrás con las libertades y que disponga las capturas de los presos que gozaron de arresto domiciliario hasta ahora por el fallo de Violini. Pero esa tarea es de los fiscales de cada caso, que ante un fallo de la Corte que revoque el hábeas corpus pueden instar a los jueces a que vuelvan a detener a los imputados.

La Suprema Corte dejaría de lado la clasificación que hizo Violini entre delitos leves y graves para otorgar arrestos domiciliarios automáticos a los acusados de delitos leves incluidos en los grupos de riesgo y disponer que se analicen los casos de los delitos graves. Los jueces de la Corte evitarían esta distinción que no está establecida en ninguna norma y trabajarían sobre cuestiones sanitarias generales para preservar la salud de los detenidos.

Los tiempos apremian y los jueces se reúnen todos los días, pero el asunto tiene además aspectos técnicos de tipo jurídico que requieren un análisis más sesudo. "No creo que desaprovechen los días del fin de semana para poder trabajar", dijo un conocedor de los tiempos del tribunal. Sobre todo, considerando que la Corte estaría sentando un precedente delicado, que fija una doctrina legal que se proyecta en futuros casos.

Además, la Corte hará sus máximos esfuerzos por tener un texto consensuado por todos los magistrados, lo que llevaría todavía más tiempo, aunque la voluntad es dar una respuesta rápida ante la inquietud social que generó la situación.

Con la colaboración de María José Lucesole.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.