Coronavirus en la Argentina: el misterioso destino de los 10 respiradores donados por China que no pueden usarse para el Covid-19

El Gobierno dice haberlos derivado para uso académico a cuatro provincias: pero dos lo niegan y las otras no dan información
El Gobierno dice haberlos derivado para uso académico a cuatro provincias: pero dos lo niegan y las otras no dan información Fuente: LA NACION
Iván Ruiz
Delfina Arambillet
(0)
21 de junio de 2020  • 18:59

El martes 31 de marzo llegaron al país diez respiradores desde China. Los había donado la empresa Alibaba como parte de la colaboración para el sistema sanitario que había comprometido China con el gobierno argentino para hacer frente a la pandemia de Covid-19. Ese día, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) autorizó su ingreso con una aclaración: no está permitido su uso en la atención de pacientes. Entonces, a pedido del Ministerio de Salud de la Nación, la aprobación fue solo para "uso académico".

¿A dónde se enviaron? Dos meses y medio después, su destino es todo un misterio. Desde el Ministerio de Salud, a cargo de Ginés González García, indicaron que fueron repartidos por lo menos a cuatro jurisdicciones. Córdoba y la Ciudad de Buenos Aires, dos de esos distritos, respondieron a LA NACION que no los habían recibido. Tucumán y la provincia de Buenos Aires nunca respondieron las consultas de este medio.

No hay más rastros de esos equipos, que llegaron al país entre el 26 de marzo y el 2 de abril a través de despachos dirigidos a la Embajada de China con otras 157.000 unidades de insumos esenciales, entre barbijos, camisolines de protección y kits de diagnóstico para el nuevo coronavirus.

Como parte de ese lote de donaciones chinas, la Fundación Alibaba y la Fundación Jack Ma enviaron estos respiradores Bipap marca Suzhou Yuyue Medical Technology Co Ltd, modelos YH-720/720s/720st, YH-725/725S/725ST, YH-730/730S/730ST, YH-820/820S/820ST. Son dispositivos más económicos que los ventiladores para asistir a los pacientes de manera invasiva, cuyo precio en medio de la pandemia puede superar los US$10.000 y sus principales proveedores en el mercado internacional también son chinos.

"Se deja constancia de que el presente insumo [los respiradores bipap] no será utilizado para fines sanitarios, sino que será destinado para fines académicos, ya que el producto no cumple con las condiciones necesarias", aclaró el Instituto Nacional de Productos Médicos (INPM) de la Anmat, en un documento al que pudo acceder LA NACION a través de un pedido de acceso a la información pública.

La autorización fue remitida de manera digital a la Dirección General de Aduana. Tras "inventariar" los productos, el Ministerio de Salud definió a qué provincias entregarlos. Ese envío, según se aseguraron en ese ministerio, se hizo con la indicación sobre las limitaciones de su uso. La Anmat cedió la responsabilidad a la Dirección Nacional de Relaciones Internacionales de la cartera sanitaria.

Los equipos e insumos chinos ingresaron al país a través de Ezeiza
Los equipos e insumos chinos ingresaron al país a través de Ezeiza Fuente: LA NACION

"Los respiradores Bipap son para realizar ventilación no invasiva, es decir, cuando el paciente no necesita una intubación orotraqueal", explicó Rosa Reina, presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI). "En esta pandemia está muy discutida su utilización debido a que generan mucha aerosolización, lo que aumenta mucho el riesgo de diseminación del virus. En general, se aconseja no utilizarlos. La SATI tiene en su página web una recomendación de no utilizarlos", indicó a LA NACION.

Esos dispositivos no fueron la única donación de insumos médicos recibidas desde China. Entre el 26 de marzo y el 2 de abril llegaron al país 50.000 barbijos N95, 105.000 barbijos descartables, 2000 antiparras marca Hangzhou Shanyou Medical Equipment Co y 1000 kits diagnóstico de Covid-19 por la técnica de PCR-RT marca Shanghai ZJ Bio-Tech Co Ltd. Todo fue donado por la provincia de Hangzhou, de acuerdo con la respuesta del Ministerio de Salud al pedido de información pública.

Pese a las insistentes consultas, este medio no pudo conocer cuál fue el destino de los respiradores -en este caso con la prohibición de uso en pacientes de la Anmat- ni de los otros 157.000 insumos chinos dentro del sistema sanitario. Tampoco el uso que finalmente se les está dando.

La embajada de China en la Argentina -que delegó la distribución de insumo al Gobierno- aseguró que, también, fueron donados a otras áreas del Estado argentino 400 termómetros a distancia y 13.000 trajes de protección. El total de las donaciones chinas a la Argentina suman entre US$350.000 y 400.000, de acuerdo con el cálculo que hizo este medio en base a los precios de mercado. Un número que, según remarcan desde la Casa Rosada, está muy lejos del que desembolsó el Estado para la compra de insumos chinos en esta pandemia.

En marzo, cuando llegaron esos insumos de destino incierto, la relación del gobierno argentino con China aún atravesaba un momento idílico, pero la desconfianza creció con la llegada de las primeras donaciones, que no cumplían con la calidad que les habían indicado. En la Casa Rosada todavía recuerdan que China ya estaba camino a superar lo más grave de la pandemia cuando Alberto Fernández le envió una carta a su par Xi Jinping para pedirle ayuda con la crisis sanitaria.

El pedido original de la Argentina tenía un número concreto: 1500 respiradores artificiales. La carta de respuesta del presidente chino, que entregó personalmente el embajador de China en Buenos Aires, aseguraba una ayuda del gigante asiático. Pero, tres meses después, solo ingresaron estos diez respiradores BiPap, que, de acuerdo con las autoridades locales no están autorizadas para tratar pacientes con Covid-19. Los respiradores, como ya ocurrió con los 170.000 test rápidos chinos defectuosos que donó la empresa argentina Petroquímica Cuyo, podrían ser los ejemplos más claros de esa decepción.

Con la colaboración de Fabiola Czubaj

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.