Coronavirus: China, el gran beneficiado por las compras argentinas

Las compras fueron más positivas que las donaciones
Las compras fueron más positivas que las donaciones Fuente: Télam
Iván Ruiz
Delfina Arambillet
(0)
19 de julio de 2020  • 08:53

Alta capacidad productiva, precios competitivos y, sobre todo, disponibilidad para entregar insumos cuando la Argentina atravesaba el momento de mayor incertidumbre ante la llegada de la pandemia. A pesar de las quejas sobre la calidad de algunos productos, esas fueron las razones que permiten entender por qué los barbijos quirúrgicos, los guantes y las cofias chinas pueden encontrarse en cualquier hospital del conurbano bonaerense. Como ocurre en buena parte del mundo, China se convirtió en el principal proveedor de la Argentina durante la crisis sanitaria.

Los vuelos de Aerolíneas Argentinas que despegaron rumbo a Shanghai trajeron a la Argentina los más básicos e indispensables insumos para contener el coronavirus. El Estado desembolsó, tanto a nivel nacional como de la provincia de Buenos Aires, 12 millones de dólares en estas compras a empresas chinas, según informó el Ministerio de Salud, ante un pedido de la información pública realizado por LA NACION.

Las compras a empresas chinas ya se ubican entre los gastos más altos que hizo el Estado para equipar el sistema público de salud. Más de la mitad de los desembolsos fueron para China Sinopharm, que vendió más de tres millones de barbijos quirúrgicos (54 centavos de dólar por unidad) y 300.000 overoles de protección médica hidrorepelente (22 dólares cada uno). En total, las compras para China Sinopharm superaron los 8,2 millones de dólares, según los datos oficiales.

Las contrataciones directas para esta empresa se hicieron bajo la supervisión de un programa de las Naciones Unidas que ejecuta la provincia de Buenos Aires, según fuentes oficiales. Estas dos adquisiciones ubican a China Sinopharm como la compañía que más fondos públicos recibió por insumos contra el nuevo coronavirus, detrás de las dos fabricantes cordobesas de respiradores artificiales. El proveedor chino es, además, una de las compañías que avanza con la vacuna contra el Covid-19.

El Estado desembolsó otros 2,3 millones de dólares para la compra de barbijos quirúrgicos y del tipo N95, más overoles de protección, antiparras y guantes de látex a la empresa china Shenzen SED Industry. Esta contratación directa se hizo con fondos de un préstamo del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, según los datos oficiales. Otras empresas proveedoras chinas son Shanghai All Foreign Trading (600.000 dólares), INTCO (400.000 dólares) y Bestluck Enterprise Limited (238.000 dólares).

Fuente: LA NACION

Las relaciones del Gobierno con China empezaron de la mejor manera: Alberto Fernández recibió en marzo al embajador de ese país, Zou Xiaoli, y le entregó una carta para su par chino, con el fin de solicitarle una donación de 1500 respiradores artificiales. Pero nunca llegaron. La desproporción entre compras del lado argentino y donaciones chinas despertaron malestar en la Casa Rosada. La llegada de los primeros productos -que no era de la calidad deseada- también generó disconformidad, confiaron fuentes oficiales.

Sin embargo, el Gobierno le tocó las puertas a China cuando la pandemia ya había comenzado en toda la región y la respuesta -destacan fuentes oficiales- fue con la celeridad necesaria para un momento de incertidumbre. Los respiradores artificiales y los test prácticamente no se compraron en China, pero sí otros productos indispensables para convivir con el coronavirus como los barbijos, los mamelucos y los guantes. Los proveedores locales -agregan- no son capaces de producir de a millones.

En el Ministerio de Salud confiaron a LA NACION que las contrataciones a China continuarán con la misma metodología realizada hasta el momento. Tanto el Estado nacional como las provincias ejecutarán las contrataciones y, mientras los vuelos comerciales estén restringidos, los aviones chárter de Aerolíneas Argentinas serán los encargados del flete hasta Ezeiza.

Los vuelos

A esos 12 millones de dólares que ya desembolsó el Gobierno en estos primeros 32 vuelos que se realizaron a China hay que sumarle otros gastos, correspondientes a los costos operativos de Aerolíneas Argentinas. "El valor por servicio asciende a 500.000 dólares. Estas operaciones llevan un total de 55 horas aproximadamente y otras seis horas más de trabajo en el aeropuerto de Shanghai para la estiba de los materiales médicos. Las tripulaciones de estos vuelos están compuestas por 17 personas entre pilotos, técnicos aeronáuticos, despachantes y personal operativo", detalló el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, en su informe ante el Senado.

Estas primeras compras del Estado a China mostraron, además, la dispersión de precios entre productos iguales. Un ejemplo pueden ser los barbijos, cuyo mismo producto fue comprado a tres empresas distintas con diferentes precios. Incluso, en algunas ocasiones, a valores más alto de lo que el propio Estado pagó a proveedores locales.

Más allá de las compras, Aerolíneas Argentinas subió a sus aviones donaciones que hicieron empresarios argentinos que se canalizaron a través de la Cruz Roja Argentina. Fueron insumos médicos por $48 millones, según las estimaciones de mercado realizadas por LA NACION. Incluyeron desde medio millón de barbijos y 100.000 termómetros no corporales hasta antiparras y guantes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.