Coronavirus en la Argentina: el kirchnerismo busca blindar en el Congreso los superpoderes presupuestarios de Santiago Cafiero

El decreto de Alberto Fernández habilita al jefe de Gabinete a resignar partidas del presupuesto para enfrentar la pandemia sin el aval del Congreso
El decreto de Alberto Fernández habilita al jefe de Gabinete a resignar partidas del presupuesto para enfrentar la pandemia sin el aval del Congreso Fuente: Archivo
Gustavo Ybarra
(0)
17 de mayo de 2020  • 19:50

En medio de la pandemia de coronavirus , que obliga al Congreso a funcionar de manera virtual, y a pesar de las quejas de casi todo el arco opositor, el kirchnerismo buscará blindar el decreto de necesidad y urgencia del presidente Alberto Fernández que le otorga amplios poderes al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para disponer de partidas presupuestarias sin la debida aprobación del Poder Legislativo.

Apenas una semana después de que fuera dictado, el oficialista Frente de Todos incluyó el DNU 457/20 en el temario de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo , que se reunirá mañana a partir de las 17, con el propósito de aplicar su mayoría y darle dictamen favorable.

"Esto es una clara señal del aprovechamiento perverso de la pandemia que hace el oficialismo", sentenció en diálogo con LA NACION el jefe del bloque de senadores de Juntos por el Cambio e integrante de la comisión bicameral, Luis Naidenoff (UCR-Formosa).

En el oficialismo, en tanto, imperaba ayer un notable silencio de sus principales referentes en la comisión que debe analizar la legalidad de los DNU y que preside el diputado hiperkirchnerista Marcos Cleri (Santa Fe).

"Parece que vamos a la guerra nomás", fue la gráfica y escueta definición de un legislador del Frente de Todos, que prefirió el anonimato, ante la consulta de este diario sobre si el oficialismo le dará despacho al polémico decreto.

El DNU fue dictado el pasado 10 de mayo y elimina los límites que se habían incluido en la ley de Administración Financiera a la posibilidad que tiene el jefe de Gabinete de reasignar partidas presupuestarias sin el aval del Congreso.

Sancionada con el presupuesto 2017, durante el gobierno de Mauricio Macri, el manejo discrecional de partidas se limitó a un 5% del total presupuestado y a un 15% para cada finalidad. Ahora, con el argumento de la emergencia generada por la pandemia de coronavirus, Alberto Fernández eliminó por decreto esas restricciones.

La medida generó una ola de protestas de la oposición y la consecuente respuesta de Cafiero, quien justificó la decisión en la emergencia sanitaria. "En momentos extraordinarios, necesitamos un Estado activo y flexible para poder proteger a todos los que habitan este territorio", dijo.

"Me otorgaron facultades para transferir dinero de una partida a otra únicamente cuando estas modificaciones estén relacionadas con la emergencia sanitaria y para destinar los fondos reservados de la AFI a políticas nutricionales, educativas y de salud", agregó.

A poco más de cinco meses de haber asumido, Fernández sigue sin presentar un proyecto de presupuesto nacional luego de haberse negado a aceptar el redactado por la administración macrista. Las prioridades del Gobierno parecen circular por otro carril: el inminente envío de la reforma judicial al Congreso así parece demostrarlo.

Además de las críticas, los bloques de Juntos por el Cambio de ambas cámaras legislativas presentaron sendos proyectos destinados a derogar el decreto 457/20.

"Es un DNU que nos está diciendo que en la emergencia sanitaria lo que van a hacer es meter la emergencia institucional; eso es muy grave, porque la lucha contra la pandemia no tiene nada que ver con tomarse las atribuciones de otro poder", denunció el presidente del bloque de diputados de Juntos por el Cambio, Mario Negri (UCR-Córdoba).

El tratamiento del DNU en la bicameral en tan poco tiempo busca convertirse en un gesto de fortaleza política por parte del oficialismo. Es que con la amplia mayoría que tiene en el Senado, 42 sobre 72 miembros, el Frente de Todos tiene la llave para blindar todos los decretos de necesidad y urgencia ya que, según la ley vigente, se requiere del rechazo de ambas cámaras para poder derogarlos.

De hecho, el oficialismo ya le dio estabilidad legal a una veintena de DNU dictados durannte la pandemia al aprobarlos en el Senado en la sesión del miércoles pasado, la primera en modo remoto.

La Cámara alta tiene previsto volver a sesionar este jueves con un temario acotado a proyectos que ya cuentan con la aprobación de la Cámara de Diputados y vinculados a la pandemia de coronavirus.

La limitación temática fue establecida en el decreto que reguló las sesiones virtuales en la Cámara alta. Esta restricción sería, por ahora, la única barrera que le impide al Gobierno sancionar proyectos de trascendencia política, como la reforma judicial, mientras dure la emergencia sanitaria.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.