En una cena reservada, los radicales decidieron sostener Cambiemos pero sin descartar una PASO

Los dirigentes de la UCR, Enrique Nosiglia y Emiliano Yacobitti se retiran del restaurante Plaza Mayor del centro de la capital, luego de reunirse con otros dirigentes de su partido
Los dirigentes de la UCR, Enrique Nosiglia y Emiliano Yacobitti se retiran del restaurante Plaza Mayor del centro de la capital, luego de reunirse con otros dirigentes de su partido Fuente: LA NACION - Crédito: Enrique García Medina
Maia Jastreblansky
(0)
16 de mayo de 2019  • 14:59

Sostener Cambiemos y fijar, por escrito, que habrá una toma de decisiones más plural dentro de la coalición oficialista. En esos dos puntos acordaron por unanimidad todos los popes del radicalismo anoche, durante una cena en la marisquería Plaza Mayor. Una masa crítica de la UCR, sin embargo, también avanzó sobre otra tesis: que Cambiemos necesita ampliar su base de sustentación política y que para ello sería necesario habilitar una PASO en la categoría a presidente.

Cómo ampliar Cambiemos, con quiénes y cuándo hacerlo son aspectos donde los radicales aún muestran divergencias de cara a la convención nacional de la UCR, según pudo reconstruir LA NACION en diálogo con los distintos comensales de la cena partidaria de anoche.

Una parte importante del radicalismo consideró que será necesario habilitar una interna que compita en las PASO con Macri, mientras que otros referentes pidieron en cambio poner el foco en la "gobernabilidad" del día después de las elecciones. En el medio, hubo reproches elegantes contra Cornejo, que es quien viene siendo más explícito en su estrategia. Es que, algunos radicales creen que mostrar públicamente las cartas, es una señal de debilidad.

De estos temas discutieron entre paellas, rabas, arroces y otros platos españoles ayer por la noche los jefes de interbloque legislativos Mario Negri (Diputados) y Luis Naidenoff (Senado); los gobernadores Alfredo Cornejo (Mendoza) y Gerardo Morales (Jujuy); el vicegobernador bonaerense Daniel Salvador; el diputado José Cano, el senador Angel Rozas y los referentes nacionales Ernesto Sanz y Enrique "Coti" Nosiglia, entre otros.

El encargado de redactar un primer borrador de un documento -que se hará circular antes de la convención que tendrá lugar el lunes 27 de mayo- será Cornejo. La elección no es menor: el gobernador y presidente del partido volvió a irrumpir ayer con rimbombantes declaraciones cuando dijo que "no hay que descartar que Macri no sea candidato". "Cornejo no rechaza que la candidatura de Macri sea el plan A. Lo que dice es que es necesario una apertura política, y mejorar la oferta y eso puede ser con una PASO. Y hay muchos que coinciden con Alfredo aunque no lo digan", señalaron cerca del mendocino el día después de la cena partidaria.

El sector que hoy muestra intereses coincidentes con Cornejo es el de Nosiglia. Coti se convirtió en los últimos meses en uno de los interlocutores más frecuentes con la Casa Rosada, pero al mismo tiempo es el principal sostén de la figura de Martín Lousteau.

Uno de los referentes radicales más propensos a sumar dirigentes a Cambiemos manifestó: "Todos estamos de acuerdo en que es necesario abrir. Primero nos tenemos que mostrar predispuestos a una apertura y después ver quiénes quieren venir, no solo para ganar las elecciones sino en aras de la gobernabilidad posterior". Y agregó: "¿Quiénes? Pueden ser (Miguel) Pichetto , (Roberto) Lavagna o Martín (Lousteau)... veremos quiénes están dispuestos. Algunos radicales lo pueden decir y otros no, por el lugar institucional que ocupan, pero todos dicen puertas adentro consideran que esto es así".

En Pro por ahora rechazan de plano la posibilidad de que Macri habilite una interna. "El que gobierna en un distrito define la estrategia, esa es la regla no escrita que tenemos", recuerdan en Casa Rosada. Y aseguran que no hay una masa crítica dentro de la convención dispuesta a modificar la identidad de Cambiemos. "Es la opinión de una persona", dicen sobre las declaraciones públicas de Cornejo.

Más cercano a la Casa Rosada, un diputado radical dijo a LA NACION horas después de la cena en Plaza Mayor: "Hay que institucionalizar Cambiemos y fijar mecanismos de toma de decisiones y de políticas públicas, reconociendo que no es el mismo Cambiemos que en Gualeguaychú". Consideró que "hay que estar abierto a que Cambiemos se sume quien quiera", pero puso sus reparos por el manejo público de la estrategia. "El tema de ampliar es con quiénes. No se puede invitar por los diarios y menos si nos dicen que con nosotros no van ni a la esquina. Si no hay certeza del resultado, la apertura se exhibe como una debilidad, no como una fortaleza", analizó.

"Lo más importante es garantizar la gobernabilidad para el día después. No hay alquimias electorales probables", acotó otro diputado en la misma línea.

Nadie sin embargo rechazó de plano la idea de una PASO. "Los radicales estamos a favor de una herramienta como la PASO ¿O acaso cómo fue en el 2015? La interna puede contener a mucha gente", dijo con sorna un diputado del norte que mantiene buen vínculo con Balcarce 50.

Este jueves, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, recibía en la Casa Rosada a Negri. Tras las heridas que dejó la elección de Córdoba, en la Casa Rosada le pedirán al jefe del interbloque de Cambiemos que rearme a la coalición en esa provincia. "Mario deberá ser magnánimo y abrirle los brazos a Mestre", reflexionaban cerca del diputado.

El sábado, en tanto, tendrá lugar la convención bonaerense de la UCR. En ese caso Salvador ya garantizó la firma de más de 50 convencionales para suscribir la permanencia en Cambiemos. En Pro esperan que la instancia bonaerense fije un antecedente para el encuentro nacional. "Tener una amplia mayoría de convencionales alineados en la provincia es llegar un gol arriba en la convención nacional", evaluaba un referente de Pro ayer. En el macrismo observan que un sector del radicalismo quiere incidir sobre el resultado de la convención bonaerense para que sea más permeable a una apertura.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.