La Coalición Cívica debate su futuro luego del alejamiento de Elisa Carrió de la política

Elisa Carrió
Elisa Carrió
El partido tendrá 14 diputados, que serán claves para las votaciones
Maia Jastreblansky
(0)
30 de octubre de 2019  

Elisa Carrió estaba relajada, como liberada. En la mesa había brochettes, sándwiches de bondiola y ensaladas. Cada uno había llevado algo para comer o para tomar. Fue una cena a la canasta el lunes a la noche, en su casa de Exaltación de la Cruz. Hubo momentos emotivos, chascarrillos y también algún planteo tenso. Ella, que siempre atrajo a todas las luces, les anunció q ue bajaba el telón de la política. Y los "lilitos" escucharon sus motivos.

La salida de Lilita de la vida política activa, de la conducción partidaria y del Congreso plantea múltiples desafíos para su partido. Será la Coalición Cívica (CC) sin Carrió, aunque probablemente ella siga orbitando entre sus dirigentes.

La emancipación de los referentes se había iniciado hace tiempo. Lilita venía compartiendo la mesa de decisiones con Maximiliano Ferraro (presidente de la CC) y con Maricel Etchecoin (presidenta de la asamblea del partido).

A partir de ahora, la conducción partidaria quedará en manos de los últimos dos. Se espera que el exvicejefe de Gabinete Mario Quintana, que cultivó una buena sintonía con Lilita por coincidencias filosóficas, siga oficiando de nexo con el resto de Juntos por el Cambio.

Tras la elección, el bloque de la CC en Diputados tendrá 14 bancas. Es uno de los números más altos que logró el partido en su historia, superado por la bancada que obtuvieron con los comicios de 2007, cuando Carrió compitió con Cristina Kirchner por la presidencia, salió segunda y cosechó 19 escaños.

Sin Carrió, el partido ya no deberá explicar su pirotecnia verbal. Pero tendrá un reto en términos de poder de negociación y visibilidad.

Ayer, Lilita formalizó su renuncia a la banca de Diputados, con una carta al presidente de la Cámara, Emilio Monzó, en la que comunicó su decisión "irrevocable" de dejar el Parlamento a partir del 1º de marzo. El bloque de diputados y diputados electos de la CC luego se reunió y designó a Ferraro presidente de la bancada.

"Ahora tenemos un desafío, una responsabilidad y una oportunidad", dijo Ferraro a LA NACION.

La CC ayer ratificó su intención de seguir como socia de Pro y del radicalismo. "Como parte fundamental de Juntos por el Cambio, nos comprometemos a la unidad del espacio y la representación del mandato popular de los diez millones de argentinos en estas elecciones", señalaron los diputados de la CC en un comunicado.

Los motivos

La salida de Carrió de la política -que el lunes reveló en diálogo con LA NACION y otros medios en la Casa Rosada- tomó por desprevenidos a muchos de los referentes de su espacio. Lo veían venir, pero no en esta instancia.

Lilita le explicó a su entorno los factores que precipitaron su decisión. Les dijo que su principal objetivo, "garantizar la república", está cumplido, porque un presidente no peronista terminará su mandato y saldrá del gobierno con un apoyo que deja a Juntos por el Cambio como primera minoría en Diputados. "Ella entiende que el domingo nos votaron por los valores a los que siempre adscribió", agregó uno de sus históricos colaboradores.

Carrió, en tanto, reconoció con su salida que su estilo frontal y directo podría generar cortocircuitos con la discusión que, inevitablemente se abrirá entre los socios de Juntos por el Cambio.

En la CC creen que debe cambiar la fisonomía de la conducción de la alianza. "Tiene que darse la institucionalización de Juntos por el Cambio como algo colegiado. No desconocemos que Mauricio Macri va a ser un ex presidente, pero los liderazgos los decide la sociedad", dijo uno de los lilitos históricos.

Un diputado de la bancada agregó: "Hay muchos liderazgos". Una primera alerta para la Casa Rosada, que comenzó a perfilar a Macri como el futuro líder de la oposición.

La diputada saliente, en tanto, sigue con atención una causa por presunto espionaje donde están investigados funcionarios de la AFIP con quien ella tuvo relación. "No me voy a someter a un desafuero. Si me vienen a buscar, quiero estar sin privilegios", les manifestó el lunes por la noche a los "lilitos".

Carrió, por último, consideró frente a sus íntimos que la esperaría una convivencia hostil en la Cámara. "Se vienen tiempos difíciles y ella podría ser muy combatida por algunos", resumió uno de sus colaboradores históricos. En la CC aseguran que no dejarán su rol "perro guardián". Un lilito de la primera hora resumió: "El 40% de la Argentina no quiere los viejos atropellos del kirchnerismo. No dejar de ser firmes no es incompatible con un vínculo más maduro".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.