Elecciones 2019. Las inundaciones dejaron su huella en La Matanza, un bastión del peronismo

El municipio bonaerense más populoso sufrió un temporal hace diez días que aún dejó secuelas
El municipio bonaerense más populoso sufrió un temporal hace diez días que aún dejó secuelas Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sanchez
Belisario Sangiorgio
(0)
28 de octubre de 2019  • 03:39

Las tormentas y las posteriores inundaciones que asolaron La Matanza hace poco más de diez días dejaron huellas mucho más profundas que las marcas de una crecida implacable en las paredes de las humildes casas o el agua estancada en las calles de tierra. La actual intendenta, Verónica Magario, se consagraba anoche vicegobernadora de Axel Kicillof. Y el municipio más populoso de la provincia más poblada de la Argentina confirmaba su fama de bastión peronista inexpugnable.

En las PASO, la fórmula kirchnerista cosechó en este distrito el 52% de los sufragios. Según los datos provisionales, la dupla presidencial del Frente de Todos cosechó ahora casi el 65%, al igual que el candidato a la jefatura comunal, Fernando Espinoza, muy lejos de su rival de Cambiemos, el actual ministro de Educación Alejandro Finocchiaro, que solo reunió el 21% de las voluntades.

La Matanza, pese a las inundaciones, e inmune a las críticas que le atribuyen administraciones demagógicas despreocupadas del progreso o la mejora de la infraestructura, es peronista. Y los vecinos votaron con el bolsillo, aunque no ahorraron críticas.

Los vecinos de La Matanza se acercaron a votar a pesar de las inundaciones de hace diez días
Los vecinos de La Matanza se acercaron a votar a pesar de las inundaciones de hace diez días Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sanchez

"Las inundaciones fueron muy decepcionantes. En La Matanza, los funcionarios no invierten en otra cosa más allá del metrobús, los colchones o frazadas que reparten entre los vecinos. Voy a votar a Cristina Kirchner, pero decidí cortar la boleta", dijo Ariadna, una estudiante de 20 años, al salir de la Escuela Nº 202, del barrio Puente Ezcurra.

Allí, Mario, un chofer de camiones de 42 años, montó una mesa con una tabla y dos caballetes para donar ropa para los afectados por las inundaciones. Lo hizo junto a sus compañeros de una iglesia evangélica. "Yo nací en este barrio. Acá el laburante ayuda al laburante. Hay muchas necesidades y el agua llegó hasta donde nunca había llegado, nos arrastraba; los vecinos ya se acostumbraron y es ese el sentimiento con el que vienen a votar", dijo.

En un barrio más castigado, al que los vecinos llaman "Nicole", la furia se manifestó desde temprano. Mientras la lluvia amagaba con regresar durante las primeras horas de votación, cientos de personas llegaban a la Escuela General Básica Nº 210. Los remises informales cobraban $25 por acercar a las personas hasta los colegios. Las unidades básicas estaban abiertas y activas; en cada centro de votación había al menos dos parrillas que vendían choripanes por 60 pesos. La presencia de la Gendarmería y de la policía bonaerense en este rincón de Virrey del Pino garantizaba el desarrollo normal de los comicios.

La escuela N°210, en el barrio "Nicole", en La Matanza
La escuela N°210, en el barrio "Nicole", en La Matanza Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sanchez

Un albañil, Ricardo, dijo: "Esperamos un cambio, algo mejor. El macrismo se va. Pero sus funcionarios dejan un desastre por apoyar solo a las personas que tienen plata. En La Matanza Cambiemos no mueve nada".

Sebastián, de 23 años, llegó a la Escuela Nº 210 en su moto. "Voto en blanco. No me convence ningún candidato. Estoy seguro de que las inundaciones hicieron que muchas personas recapacitaran acerca de su voto, sobre todo a nivel local. Esta es una zona abandonada". Igual se expresó Ignacio Quiroga, de 35 años, que cuidaba los autos estacionados en la puerta de la escuela a cambio de unas monedas. Dijo que votaría al peronismo, pero aclaró: "No me importa quién gobierne, durante cuánto tiempo ni por qué. Yo lo que quiero es trabajo. Alrededor de esta escuela hay muchas personas que terminaron afectadas por las inundaciones; todavía están padeciendo las consecuencias. Y eso influye en las elecciones".

Nadia, docente de Filosofía de 31 años, conoce a la juventud local porque trabaja en escuelas de la zona. Afirmó que muchos de sus alumnos están preocupados porque intuyen que quizá deban dejar de ir al colegio para trabajar. Sobre los comicios de ayer, dijo: "Vengo con el mismo espíritu de siempre. Contenta, consciente. Ni enojada ni frustrada. Mi voto no está definido por el día a día. No elijo por una inundación, sino por las políticas de Estado. Por la gestión. Voté a Macri en 2015, aunque ahora me avergüence decirlo. Creo en Cristina Fernández y voy a votarla. Pero, llegado el caso, podría elegir una fórmula que no sea peronista".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.